Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top

Un pasaje en clave de tango

La cortada San Ignacio es histórica en Boedo, donde la propiedad alcanza buenas cotizaciones

San Ignacio

Barrio del tango más puro, del arte más genuino, del fútbol de Los Gauchos de Boedo y de Los Frozosos de Almagro. Boedo, el único caso en el que un barrio de la Ciudad toma el nombre de la calle que lo caracteriza. El lugar de las esquinas más famosas como San Juan y Boedo, y como San Ignacio y la mencionada avenida.
Precisamente, el pasaje San Ignacio, inmortalizado en la milonga "Cortada de San Ignacio", nace en Boedo y tiene un recorrido de apenas cien metros para desembocar en Colombres.
Es muy atractivo y pintoresco, y si no que lo diga el cartel del café Margot: Boedo y San Ignacio, en esta tradicional esquina en la década del 40 se inventó el sándwich de pavita. También dicha esquina fue bautizada como "Esquina Escultor Francisco Reyes (1915-1988)", en homenaje al laureado plástico, que fue un distinguido vecino de Boedo.
La arteria es típicamente barrial con casas de dos plantas, transitada pero a su vez muy tranquila, y es, según las inmobiliarias, la más residencial de la zona, en San Ignacio los valores aumentan de 10 a 20 por ciento.

Buscado por la demanda

Para Jorge Gailus, titular de Gailus Propiedades "el pasaje es uno de los más buscados por la proximidad con el centro de Boedo. Es traquilo, pero hay pocas casas en venta. En la cortada valdría entre un 15 y un 20 por ciento más que en otra calle, y lo que hay en oferta se vende enseguida. Hoy, un departamento en San Ignacio está entre 50 y 55 mil pesos. Este es un lugar histórico, en los bares de la avenida se reunían escritores y poetas".
Esta inmobiliaria ofrece a espaldas de San Ignacio, en Carlos Calvo entre Boedo y Colombres, semipisos de tres ambientes con dos baños, cochera, de 77 metros, a un valor entre 140 y 150 mil pesos a estrenar.
En los años más recientes, el pasaje fue escenario de las primeras exposiciones de escultura "a cielo abierto" que se realizaron en Buenos Aires.
Sin duda, este lugar que ya tiene 98 años es parte de la cuna cultural de Boedo. Cuenta la historia que la calle se llamó antaño Camio, que era un vecino que tenía fábreica de ladrillos, luego llegando a la década del 20 tomó el nombre de San Ignacio.
"Acá está la cultura de Boedo. En la esquina del pasaje se dirimían las peleas de los viejos cuchilleros, este lugar es histórico, allí habló por primera vez al público Alfredo Palacios. Todos los partidos cerraban su campaña en San Ignacio y Boedo.

Es la calle más codiciada del barrio, por su historia y porque es un pasaje en pleno centro. El metro cuadrado puede costar 1500 pesos, como simbolismo tenemos a San Juan y Boedo con Homero Manzi, pero como residencial está la cortada de San Ignacio", explicó Héctor González, que además de ser titular de González Propiedades es el presidente de la Asociación Amigos del Barrio de Boedo.
González, que nació en la cortada y habla con conocimiento de causa, tiene a la venta una casa de 5 dormitorios con cochera con 300 metros en desnivel y pileta a 150 mil dólares. También ofrece otra a 120 mil dólares a reciclar, antigua, de 230 metros.
Llegando a la esquina del pasaje sobre la calle Colombres se encuentra La Casa Balear, que ya lleva 100 años de vida y es el club de los mallorquines.
Pero San Ignacio fue también tribuna oficial de los corsos de Boedo, las comparsas hacían su entrada por Colombres, y muchos afirman que eran en su momento los mejores corsos de la ciudad de Buenos Aires.
El territorio que hoy corresponde a Boedo fue en su origen ocupado por hornos de ladrillo, tambos, molinos panaderos, algunas pulperías y almacenes, y a inicios de siglo cafetines con tango y la presencia de malevos y también poetas.
Así es San Ignacio, esto es Boedo, el barrio que fue cuna de los primeros teatros independientes, de origen proletario. El de las salas cinematográficas, muchas dedicadas al teatro o a la música, como Los Andes, Bristol, Moderno, Mitre y Cuyo, hoy ya desaparecidos.
San Ignacio, la cortada inmortalizada en la milonga que lleva su nombre, con letra de Carmelo Volpe y la voz del maestro Horacio Salgán.
En fin, un lugar para vivir junto al tango, la poesía y la bohemia del barrio de Boedo.

Juan Fernández Mugica, 16 de julio de 2002

Publicado en La Nación

 

Indice de Lugares

Abasto

Adrogué

Almagro

Barracas

Barrio Norte

Belgrano

Boedo

Caballito

Canning

Castelar

Chacarita

Coghlan

Colegiales

Congreso

Flores

General

Ituzaingó

La Lucila

Lomas de Zamora

Martínez

Mataderos

Microcentro

Monserrat

Munro

Nueva Pompeya

Nuñez

Olivos

Once

Palermo

Parque Avellaneda

Parque Chacabuco

Parque Chas

Parque Patricios

Puerto Madero

Quilmes

Recoleta

Retiro

Saavedra

San Isidro

San Nicolás

San Telmo

Tigre

Tribunales

Vicente López

Villa del Parque

Villa Devoto

Villa Urquiza

Zonas de Veraneo