Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top

Con un pie en Buenos Aires

Animada por los precios posdevaluación aumentó la demanda de productores del interior

La zona con epicentro en Coronel Díaz y Santa fe es la más requerida por aquellos que quieren un lugar para visitar la ciudad varias veces al año


"Si en la zona de Alto Palermo hubiera una torre de 100 pisos de departamentos chicos, este año se habría vendido todo." Mas allá del entusiasmo de alguno de los operadores consulados, los testimonios coinciden en que noviembre, diciembre, enero y febrero marcaron un pico de la demanda de departamentos chicos por la afluencia de gente del interior.
No se trata de algo que dé un vuelco significativo al mercado, pero comparado con 2002, particularmente alicaído por la crisis, la demanda creció un 30/35 por ciento.
Impulsados por una comercialización más favorable en novillos y granos como la soja y el trigo, y por precios de los inmuebles que se sitúan a un 50 por ciento de los que eran habituales a fines de 2001, no pocos pobladores de las provincias se vieron tentados de hacer pie en Buenos Aires. No sólo recorrieron la oferta con cierta decisión, sino que apuntaron esta vez a departamento algo más grandes.
Si hasta hace un par de años los más buscados eran uno y dos ambientes destinados a los jóvenes que venían a estudiar a la Capital, en esta oportunidad se interesaron por unidades de dos dormitorios con dependencias. De esta manera, quedan cubiertas las necesidades de los estudiantes y también la de los padres, que podrían venir a Buenos Aires varias veces al año.
Quienes más notaron la diferencia fueron los operadores que tenían material en oferta en el área más buscada: Barrio Norte, las cercanías de Coronel Díaz y Santa Fe, Azcuénaga y Paraguay hasta Las Heras, y cuadras cercanas a las facultades. En todos los casos se puso el acento en tramos iluminados, razonablemente seguros y con buenos accesos. El rango de valores fluctuó entre 30.000 y 65.000 dólares.
"El área cercana a Alto Palermo tiene un magnetismo especial para la gente del interior. Hace unos días vino un matrimonio de Pigüé para comprar y se me ocurrió mostrarles un departamento que habíamos vendido hacía algunos días, para que lo tuvieran como modelo de lo que buscaban. Se trataba de un dos ambientes en Austria, a tres cuadras del shopping, por el que el comprador había pagado 28.000 dólares. Se entusiasmaron tanto que pidieron que le transmitiéramos al nuevo dueño -que todavía no había escriturado- una oferta de 34.000 porque era la zona que más les gustaba. Finalmente, se quedaron con el departamento", cuenta Jorge Toselli.
Explica que este año se observó claramente una distinción en la demanda. Los comerciantes de ciudades de las provincias apuntaron a departamentos de dos ambientes, como máximo. En cambio, aquellos que tenían alguna explotación agropecuaria, se decidieron por departamentos más grandes. "Este año -dijeron- se nos dieron dos cosas: mejores precios en los novillos y en los granos. Esta situación no sabemos si se repetirá y nos da la oportunidad de tener una propiedad en Buenos Aires". Asegura Toselli que la diferencia pasó este año por una decisión muy firme de concretar. "La gente del interior vino directamente a comprar, no a ver qué pasa."

Esquinas porteñas, a pasos del centro comercial, preferidas de los que llegan del interior. Tener todo a mano, cuestión esencial

Conceptos muy parecidos expresó Armando Pepe. "La soja anduvo muy bien y los chacareros compraron propiedades hasta tres ambientes, a diferencia de los años anteriores." Comenta que esto incrementó la presión sobre los departamentos chicos, que venían con valores más sostenidos por la falta de oferta. "Algunos propietarios se entusiasmaron por este interés y pretendieron cotizaciones mayores, lo que complicó las negociaciones."
Agrega que también en los últimos días se notó la presencia de europeos preocupados por la inminencia de la guerra e impulsados también por precios muy favorables para los que tienen las divisas en mano. "Pero ahora vienen con otra mentalidad, no en la búsqueda de precios demasiado bajos como ocurrió después de la devaluación."
Insiste en que si en la zona de Santa Fe y Coronel Díaz hubiera más departamentos, se hubieran vendido o alquilado todos. "La gente del interior busca zonas con todos los servicios, restaurantes, confiterías, y con muchos medios de transporte."
Rafael Baigún, por su parte, confirma que la presencia del interior se dio más que lo que era habitual. "No todo es compra; también se mantiene el mercado del alquiler para estudiantes, donde se dan valores más acomodados de los que se obtenían el año último."
Agrega que en el caso de las mujeres se da mucha importancia a los accesos y a la seguridad en el entorno del edificio. "En esta oportunidad también fueron buscados los tres ambientes con dependencias, para las futuras visitas de los padres."
Coinciden en que la decisión está hoy favorecida por los precios. "Si antes debían hacer una inversión de 50.000 dólares, hoy no insumen más de 30.000 y entonces se animan a comprar".
César Sturla, de Bullrich, si bien en un segmento más alto de valores, confirma esta tendencia. "Es natural que frente a la chatura del dólar decidan invertir en activos fijos porque lo más probable es que los departamentos suban si el dólar se mantiene estable." En relación con el tema de los precios, aseguró que se muestran más sostenidos en buenas ubicaciones. "En relación con el tema de los precios, aseguró que se muestran más sostenidos en buenas ubicaciones. "En general han mejorado las expectativas del mercado y se registran más operaciones que marcan una diferencia sobre el anterior mercado recesivo."
También Gerardo Waisman, de Town House, que comercializa un edificio en Melo al 2500, con unidades tres y cuatro ambientes y dependencias, comenta que ese han hecho algunas ventas a productores. "Nos han comprado para sus hijos, pero con la idea de venir ellos también a Buenos Aires".
Asegura que se deciden rápido y negocian las operaciones menos tiempo que el porteño. "Son más directos. En el caso de Melo, se trata de unidades que antes de la crisis se cotizaban a 1800 dólares el metro cuadrado y que hoy promedian los 1000/1200. Aunque los interesados no sean agroexportadores configuran uno de los sectores a los que ahora les va algo mejor y pueden hacer una diferencia comprando en Buenos Aires."

Rafael Giménez, 15 de marzo de 2003

Publicado en La Nación

Indice de Lugares

Abasto

Adrogué

Almagro

Barracas

Barrio Norte

Belgrano

Boedo

Caballito

Canning

Castelar

Chacarita

Coghlan

Colegiales

Congreso

Flores

General

Ituzaingó

La Lucila

Lomas de Zamora

Martínez

Mataderos

Microcentro

Monserrat

Munro

Nueva Pompeya

Nuñez

Olivos

Once

Palermo

Parque Avellaneda

Parque Chacabuco

Parque Chas

Parque Patricios

Puerto Madero

Quilmes

Recoleta

Retiro

Saavedra

San Isidro

San Nicolás

San Telmo

Tigre

Tribunales

Vicente López

Villa del Parque

Villa Devoto

Villa Urquiza

Zonas de Veraneo