Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top

Mendoza
En exposición

Se multiplican las obras en zonas cotizadas como la Quinta Sección y se anuncian más inversiones en los próximos meses. Chalets y pisos, en primer plano
 

Viviendas con parque, las preferidas


MENDOZA.- Quizá porque aún es difícil acceder a créditos convenientes para la compra de casas y departamentos destinados a la clase media, el sector del mercado inmobiliario local que más avanza es el de chalets y pisos de gran categoría.
Tradicionales por su estilo constructivo y la fuerte inversión en diseño arquitectónico con terminaciones de alta calidad, los barrios conocidos como Quinta y Sexta Sección concentran una parte importante de las operaciones inmobiliarias de mayor precio.
Su vecindad con el imponente parque General San Martín, la limitada habilitación de comercios y el ambiente de distinción son desde hace años los atributos que los convirtieron en la zona más cotizada de la ciudad.
El crecimiento inmobiliario de la zona hizo que muy pocos terrenos queden disponibles, y los últimos que fueron construidos se destinaron a departamentos con pisos o semipisos de gran categoría.
Los precios de mercado vigentes oscilan entre 300.0000 y 450.000 pesos para un chalet de la Quinta Sección, con tres dormitorios, dependencias de servicio, parque, piscina, doble cochera, en una superficie de unos 250 metros cuadrados cubiertos.
En el caso de un piso o semipiso con tres dormitorios, dependencias de servicio, el precio ronda los 350.000 pesos.
Los alquileres de chalets en la misma zona tienen un valor de entre 2200 y 2500 pesos, y los departamentos, entre 1700 y 2000 pesos.
Las propiedades de categoría en el barrio de la Sexta Sección se consiguen a precios más económicos.
Para Santiago Debé, vicepresidente de la Cámara Inmobiliaria de Mendoza, "la reactivación de ese sector vino de la mano de la recuperación económica de la provincia, que se vio especialmente reflejada en la industria vitivinícola, el turismo, la hotelería y la gastronomía".
Agrega Debé: "Hay interés por construir casas y chalets de categoría y bien ubicados, pese a que el metro cuadrado en Mendoza cuesta más que en otras plazas, como Córdoba y Buenos Aires, por la necesidad de reforzar los cimientos con más hierro y cemento según las normas antisísmicas".

Buen nivel
  
Un caso emblemático del interés en propiedades para compradores de nivel adquisitivo medio-alto es el edificio Dhaulagiri, de reciente inauguración en la esquina de Emilio Civit y Martínez de Rosas, una de las áreas de mayor refinamiento urbano de toda la ciudad.
La inversora Ares SA, de capitales españoles, invirtió 600.000 dólares para construir cuatro pisos con superficies de entre 170 y 240 metros cuadrados cubiertos cada uno, con terminaciones de jerarquía: piso de parquet, baños en suite, y carpintería de madera y aluminio de primera calidad.
El precio de venta de cada departamento rondan entre 500.000 y 700.000 pesos.
Pero Ares no se queda quieto y va por más. Su responsable en Mendoza, Sergio Salas, cuenta a LA NACION que "la compañía invertirá 6 millones de dólares para construir cuatro torres que albergarán 100 departamentos de 2 y 3 dormitorios, con cierre de seguridad y parquización entre los edificios, piscina, business center, quinchos y salón de reuniones. La edificación comenzará en marzo próximo en un amplio terreno de la esquina de Boulogne sur-Mer y Jorge Calle de la Sexta Sección".
El propietario de la firma, el español Joaquín Molins Gil, es una suerte de mecenas de andinistas mendocinos que realizaron dos expediciones al Himalaya y por eso decidió ponerles nombre de montañas a sus dos emprendimientos. Dhaulagiri al primero y Karakorum al segundo.


Exigencias
  
Para Oscar Virgilito, gerente de la inmobiliaria local, Echenique y Bravo: "Las pretensiones de los compradores de casas de categoría radican en que la propiedad cuente con parque o jardín amplio, y detalles que la distingan, como pisos de calidad y carpintería de cedro o bien aluminio.
"La antigüedad de las viviendas es otro factor que puede incidir en la toma de decisiones. Diez años es un período de uso óptimo, mientras que las casas de 30 años, aunque recicladas, atraen menos. El año de construcción es un punto en el que compradores foráneos ponen especial acento", indica Virgilito.
En cuanto a la forma de cerrar el negocio, comenta que la mayoría de las operaciones se realizan al contado y asegura que es muy baja la proporción de casos con financiación mediante créditos hipotecarios. "La gente sigue teniendo mucha desconfianza. No se anima a tomar créditos por cifras altas de las cuotas y el plazo de pago", informa.
En la misma línea, el operador inmobiliario Santiago Debé considera que condiciones más flexibles para el financiamiento bancario son una asignatura pendiente en el país. "Si bien las tasas están en un nivel similar al de la época de la convertibilidad, los plazos de pago se redujeron por lo menos en diez años y en consecuencia la cuota se torna muy elevada. A pesar de tener un buen ingreso, una familia no alcanza a calificar para obtener el crédito", define.

Sergio Dimaría Corresponsal de LA NACION, 12 de noviembre de 2005
Publicado en La Nación

Indice de Lugares

Abasto

Adrogué

Almagro

Barracas

Barrio Norte

Belgrano

Boedo

Caballito

Canning

Castelar

Chacarita

Coghlan

Colegiales

Congreso

Flores

General

Ituzaingó

La Lucila

Lomas de Zamora

Martínez

Mataderos

Microcentro

Monserrat

Munro

Nueva Pompeya

Nuñez

Olivos

Once

Palermo

Parque Avellaneda

Parque Chacabuco

Parque Chas

Parque Patricios

Puerto Madero

Quilmes

Recoleta

Retiro

Saavedra

San Isidro

San Nicolás

San Telmo

Tigre

Tribunales

Vicente López

Villa del Parque

Villa Devoto

Villa Urquiza

Zonas de Veraneo