Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top

Ladrillos de soja

La gran rentabilidad agropecuaria se volcó este año en complejos de torres y en unas 300 obras en la ciudad de Rosario


ROSARIO.- El crecimiento de la construcción se nota a simple vista en la ciudad, que está cambiando su fisonomía de la mano de fuertes inversiones que provienen, fundamentalmente, del sector agropecuario.
Según datos oficiales, actualmente hay más de 300 proyectos en marcha que están distribuidos en todo el radio urbano en distintos niveles de terminación.
Los operadores inmobiliarios destacan que son, precisamente, los emprendimientos destinados a un target medio los que dominan la escena local, mientras que la zona ribereña es la que concentra las cotizaciones más altas, que llegan hasta los 2000 dólares el metro cuadrado.
Guillermo Gustafsson, de la inmobiliaria homónima, opina que en 2006 se consolidó el fuerte incremento de la construcción, cuyos fondos provienen principalmente de los elevados rindes de la actividad agropecuaria de la zona, aunque también de inversores que buscan una mayor rentabilidad que la que puede ofrecer el sector financiero.
"Nosotros decimos que el rosarino redescubrió el río Paraná, y la zona en la que se observan los desarrollos más interesantes está en las inmediaciones del parque España y otras áreas cercanas. Los desarrolladores llegan a pagar más de 1500 dólares el metro cuadrado de terreno para edificar", comentó.
Las nuevas torres se ubican en sitios privilegiados con buenas vistas, y la zona elegida es la ribera céntrica. Ahí, los departamentos se cotizan entre un 50 y un 80 por ciento más que en el resto del macrocentro, delimitado por los bulevares Oroño y Pellegrini.
Para el presidente de la Cámara de Empresas Inmobiliarias de Rosario, Alejandro Juri, los precios de venta se mantienen estables. Explicó que por la importante cantidad de departamentos que están en venta se está observando, en algunos casos, algunas correcciones que tienden a disminuir la cotización final.
"Podemos hablar de un piso de 800 dólares por metro cuadrado para departamentos a estrenar, siempre según la zona y las características constructivas. Otro aspecto que caracteriza el mercado son los altos costos de los terrenos", añade Juri.
Otras firmas destacan que casi el ciento por ciento de las inversiones proviene de los propios rosarinos, aunque en los últimos meses se nota la llegada de inversores de otras ciudades, en su gran mayoría de la Capital, que esperan una mayor rentabilidad debido a que los valores de los terrenos son menores en el interior.
Los emprendimientos sobresalientes están ubicados en Puerto Norte, una zona en pleno proceso de urbanización. Allí, la firma Aldo Latucca y Asociados proyecta la construcción de dos torres de 17.000 metros cuadrados, que tendrán 130 metros de altura y 45 pisos cada una, lo que totalizará unos 200 departamentos con vista abierta al río.
Otro de los proyectos en marcha es Aqualina, una torre de máximo confort que fue diseñada por Mario Roberto Alvarez. El emprendimiento se levanta en las inmediaciones del Monumento Nacional a la Bandera y frente al río.
El edificio, que tendrá 39 pisos, contará con piscina cubierta, solárium con jacuzzi, sala de relax, sauna y gimnasio. Poseerá, además, tres ascensores de alta velocidad, escalera principal presurizada para casos de incendio, más escalera de escape metálica, y estará sobre la fachada oeste.

Torres que se recortan contra el río


El estacionamiento tendrá capacidad para 72 automóviles, y el sistema de ingreso será mediante una lectora de tarjetas magnéticas, que admitirá únicamente los vehículos autorizados. Pero también se observan inversiones de Alfredo Coto, que está gestionando la construcción de cuatro torres en el barrio Martin, donde funcionaba una yerbatera, para lo cual, según datos del Concejo Municipal, convocó al estudio de Mario Roberto Alvarez. Se supo que en uno de los terrenos se levantará un hotel, y en el otro se construirán tres torres, separadas por espacios verdes.
"La realidad es que el 90 por ciento de los edificios que se construyen está en manos de inversores, y en algún momento tendrán que salir en venta o alquiler. Por lo tanto, suponemos que habrá una oferta que tranquilizará los precios actuales", comenta a LA NACION Guillermo Gustafsson, un operador del medio. Es que el llamado auge de la construcción es alimentado mayoritariamente por los recursos que provienen del campo, organizados en fideicomisos u otras sociedades ad hoc. Para las empresas consultadas, es la soja transformada en ladrillos, como si se tratara de un ahorro que se aleja de los bancos y se ampara en los metros cuadrados.
En cuanto a las locaciones, tras un año difícil debido al notable incremento de la oferta, los precios se estabilizaron. "En las últimas semanas se volvió a ver carteles de alquiler que hacía un tiempo no aparecían", confia Juri.
"Un departamento monoambiente se ofrece entre 350 y 400 pesos; los de un dormitorio, entre los 400 y 550 pesos, y los de dos dormitorios, entre 500 y 700 pesos, siempre dependiendo de las características y el estado del inmueble", precisó.
El directivo también destacó el incremento en la colocación de los créditos hipotecarios a pesar de que todavía están lejos de los niveles de la década del noventa.
"Lamentablemente, la línea de créditos para inquilinos, que fue lanzada con bombos y platillos, estuvo lejos de las expectativas que despertó en la gente", concluye.


Precios que se duplican... en valor soja
  
Entre 2002 y 2006 se duplicó la cantidad de quintales de soja necesarios para comprar un departamento de uno o dos ambientes en la ciudad de Rosario, según un estudio del Instituto de Investigaciones Económicas de la Fundación Libertad.
El informe advierte, además, que "el doble efecto de una caída de precio de la oleaginosa y el aumento de las propiedades podría derivar en una desaceleración de la actividad de la construcción".
El resultado es que, más allá de que el quintal de soja medido en dólares se encuentra más caro que en 2002, hace cuatro años se requerían cerca de 1180 quintales de soja para comprar un departamento de un dormitorio, mientras que en 2006 se necesitan 2237.
El fenómeno es observado atentamente por los operadores. Para Juri, el nivel de operaciones se mantendrá, ya que existen factores que siguen presentes, como los precios estables.
El directivo también destacó la importante fiscalización impositiva de las operaciones de compra y venta. "Esto ha generado preocupación en el sector, porque el mercado inmobiliario es muy sensible ante estas señales, y las evidencias que están llegando desde la AFIP pueden causar un impacto negativo", opina.

Walter Gasparetti, 16 de diciembre de 2006
Publicado en La Nación

Indice de Lugares

Abasto

Adrogué

Almagro

Barracas

Barrio Norte

Belgrano

Boedo

Caballito

Canning

Castelar

Chacarita

Coghlan

Colegiales

Congreso

Flores

General

Ituzaingó

La Lucila

Lomas de Zamora

Martínez

Mataderos

Microcentro

Monserrat

Munro

Nueva Pompeya

Nuñez

Olivos

Once

Palermo

Parque Avellaneda

Parque Chacabuco

Parque Chas

Parque Patricios

Puerto Madero

Quilmes

Recoleta

Retiro

Saavedra

San Isidro

San Nicolás

San Telmo

Tigre

Tribunales

Vicente López

Villa del Parque

Villa Devoto

Villa Urquiza

Zonas de Veraneo