Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top

Pinamar no para de crecer

Frente a la escasez de lotes para grandes complejos, se multiplican ahora las propuestas de viviendas unifamiliares


Desde que Jorge Bunge fundó la ciudad de Pinamar pasaron más de 60 años. En este tiempo no sólo creció a pasos agigantados, sino que además se consolidó como uno de los lugares más elegidos por los argentinos a la hora de veranear. En esa ciudad de diseño moderno e innovador para la época, y donde el master plan original parecía prever la creación de un balneario que contemplaría el equilibrio perfecto entre el verde y el mar, se vive un auge de la construcción.
Poco después de su inauguración, el 14 de enero de 1943, en esas tierras propiedad de Valeria Guerrero, donde los médanos se manifestaban como pequeñas obras de ingeniería capaces de convertirse en una barrera natural para el mar, pocos eran los que se animaban a soñar con un desarrollo como el que actualmente está viviendo la ciudad.
"Hoy se puede decir que aquí se está experimentando un fenómeno de construcción, que nos ubicó en 2005 como la ciudad con mayor crecimiento. Se construyeron unos 450 emprendimientos entre unifamiliares y multifamiliares alcanzando los 123.000 m2 construidos, cifra que casi igualó el registro de 2003, temporada considerada como un récord en construcciones", explica Ana Mones Ruiz, de la inmobiliaria homónima.
En la actualidad, Pinamar se encuentra detrás de Buenos Aires, "pero paradójicamente aquí nunca se amesetó el ritmo de construcción", asegura.
Elsa Canale de Shaw, uno de los referentes de Pinamar SA, agrega: "La ciudad pareció transformarse a una gran velocidad en los últimos tiempos, al ritmo de las nuevas obras. Para resumir podría decirse que la ciudad creció en forma constante en los últimos cuatro años".
Mones Ruiz, docente devenida inmobiliaria, recuerda su llegada al lugar hace poco más de 30 años. "Por entonces la ciudad tenía 1500 habitantes y los veraneantes -familias enteras- solían alquilar los departamentos y las casas durante toda la temporada. Hoy esa realidad cambió y con la inestabilidad laboral comenzaron a fraccionar sus vacaciones y hasta limitar su estada."
Según los expertos, la ciudad poco a poco fue cambiando su fisonomía, pero nunca su target. "El público que viene a Pinamar es el que quiere descansar, pero al mismo tiempo busca poder entretenerse con las amplísimas actividades culturales y deportivas que la ciudad ofrece. Aquí vienen muchas familias con hijos de edades variadas y cada uno parece encontrar su espacio", explica Canale de Shaw.
Según los expertos en el tema, 2007 augura una muy buena temporada. "Por lo que se observa en la ciudad parece haber más turistas que el año último, el volumen de autos en las calles y la ocupación de los negocios así lo reflejan. Según parece ésta será una muy próspera temporada", dice Federico Peuvrel, de Nieto Lamas Propiedades.
La búsqueda de alquileres de temporada suele estar dirigida a las unidades más amplias. "Las preferencias del público son, en primer lugar, los departamentos de tres dormitorios con dependencia de servicio, en las cercanías del centro", cuenta Mones Ruiz.
Los operadores sostienen que la mayoría de las operaciones se concreta mediante Internet. "El 90 por ciento de los contratos de alquiler se hace mediante la Red, ya que muchos que suelen pasar sus vacaciones aquí vienen de muy lejos y es difícil que puedan cerrar contratos personalmente. Esta herramienta cambió la metodología de la comercialización", dice Pauvrel.
Las estadísticas revelan que la gente de Buenos Aires prefiere utilizar la consulta por Internet sólo para hacer un diagnóstico preliminar de la propiedad que le interesa.
En esta temporada, los valores experimentaron un alza de entre el 10 y el 15 por ciento en relación con el mismo período de 2005.
"Hoy se puede encontrar unidades de un dormitorio, sin cochera, en 3500 pesos mensuales. Mientras que los valores para la segunda quincena de enero rondan los 2000 pesos. En cuanto a las casas se podría decir que están casi todas alquiladas, con precios que arrancan desde los 8000 hasta los 20.000 pesos. El segundo mes del año se presenta como más accesible, con valores que alcanzan el 60 por ciento de los de enero", sostiene Peuvrel.
A pesar de este incremento en los valores, la demanda es muy alta y para el actual mes sólo quedan disponibles departamentos de pequeñas dimensiones.
Las estadísticas extraoficiales revelan que la mayoría de los departamentos que están en alquiler fueron arrendados por 15 días y que cada vez son menos los que lo hacen por todo el mes.
Una opción no menos importante del negocio inmobiliario es la compra-venta, operaciones que se hacen fuertes poco después de marzo.
"Una vez terminado el verano comienzan las ventas, ya que antes resulta complicado visitar las propiedades porque se encuentran ocupadas", dice Pauvrel.
En este tipo de inmuebles, los valores para los departamentos, la mayoría de ellos antiguos, de un dormitorio, sin cochera, van desde los 36.000 hasta los 42.000 dólares.
"Si siguen subiendo los valores difícilmente la gente seguirá eligiendo a Pinamar como lugar para tener su casa de veraneo", previene Peuvrel. Según Mones Ruiz, las propiedades a estrenar son las que más aceptación tienen.

Los nuevos proyectos están por toda la ciudad

Alto target
  
La ciudad, que en una época fue uno de los lugares preferidos por la clase alta argentina para edificar sus casas de veraneo, hoy parece ser el paraíso de los inversores, los que a la hora de elegir suelen optar por los complejos multifamiliares.
"Buscan construir emprendimientos para más de una familia, es decir, edificios de departamentos, dúplex y hasta hoteles, pero en muchos casos esto resulta complicado por la falta de espacios amplios. Agotada esta instancia, buscan los terrenos unifamiliares, que rondan entre los 120 y 130 m2", comenta Mones Ruiz.
Otra de las variables que condicionan la decisión de los inversores es el alza en el valor de los terrenos.
"Hace 4 o 5 meses los lotes se cotizaban desde 28.000 hasta 32.000 dólares, es decir, a más de 500 dólares el metro cuadrado. Hoy es difícil encontrar un terreno por menos de los 40.000 dólares. Antes se podía hacer una casa con una ganancia de 15.000 dólares, pero hoy no hay casi márgenes de rentabilidad para el profesional que encara una obra, algo que si no se modifica terminará por desalentar estas inversiones", concluye Peuvrel.

Leandro Murciego, 6 de enero de 2007
Publicado en La Nación

Indice de Lugares

Abasto

Adrogué

Almagro

Barracas

Barrio Norte

Belgrano

Boedo

Caballito

Canning

Castelar

Chacarita

Coghlan

Colegiales

Congreso

Flores

General

Ituzaingó

La Lucila

Lomas de Zamora

Martínez

Mataderos

Microcentro

Monserrat

Munro

Nueva Pompeya

Nuñez

Olivos

Once

Palermo

Parque Avellaneda

Parque Chacabuco

Parque Chas

Parque Patricios

Puerto Madero

Quilmes

Recoleta

Retiro

Saavedra

San Isidro

San Nicolás

San Telmo

Tigre

Tribunales

Vicente López

Villa del Parque

Villa Devoto

Villa Urquiza

Zonas de Veraneo