Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top

Siempre único, Palermo Chico

Jóvenes con alto poder adquisitivo compran casonas de estilo desde 800.000 dólares, para remodelar; crece la demanda de extranjeros que quieren instalarse en uno de los barrios más elegantes de Buenos Aires
 

El mercado inmobiliario está más activo hoy en Palermo Chico que en otras épocas. Al recorrer sus sinuosas y bien forestadas calles, obra de Carlos Thays, se observa más de una docena de carteles de diferentes firmas que ofrecen casas y departamentos en venta o alquiler en una de las zonas más exclusivas de Buenos Aires. Por lo que se observa, a la venta de viejas casas para reciclar y a las ya remodeladas, sumado a los pocos departamentos que existen, se le agregan las nuevas construcciones y uno de los últimos terrenos que quedan libres.
Explican los inmobiliarios que cíclicamente se activa la venta de propiedades en estas cuadras refinadas, delimitadas por Tagle, Libertador, Salguero, Juez Tedín, según la información turística del gobierno de la Ciudad; aunque la oferta y la demanda se manejan con más lentitud que el resto.
Este fenómeno ocurre por distintos motivos; el primero es que muchas de estas casas se encuentran sin mantenimiento y se ofrecen a un público joven a un valor interesante de mercado porque son ideales para reciclar.
Además, hay una incipiente migración del barrio hacia emprendimientos de máxima categoría que se levantaron en la zona, como el caso de Grand Bourg y Torres de Gelly, o el que ya empieza a atraer la atención: Le Parc Figueroa Alcorta. También, en los últimos meses se incorporó un nuevo factor: los extranjeros, beneficiados por la relación cambiaria, entusiasmados por comprar en uno de los lugares más elegantes de Buenos Aires.
"Palermo Chico siempre fue un reducto muy privado; es como vivir en un mini San Isidro, a cinco minutos del Centro", define Fernando Cancel, de la firma Kantai. Explica que las casas de 8,66 por 27 metros, de 4 dormitorios, se compran por 600.000 u 800.000 dólares, y se reciclan. "Les colocan ascensor y las dejan a nuevo, con lo que el comprador hace una inversión total arriba del millón de dólares; pero una vez recicladas salen a la venta entre el millón y medio y los dos millones."
Dice Cancel que se han construido en la zona algunos edificios de primer nivel. "Esos proyectos pueden quitarle compradores a Palermo Chico, ya que hicieron mucho hincapié en la seguridad y el público los prefiere porque accede a más metros y, en definitiva, están a dos o tres cuadras del barrio."
En este target, las operaciones se toman su tiempo. "Hay casas que tardan uno o dos años en venderse; las que ofrecemos para arreglar parten de 750.000 dólares; una vivienda hecha a nuevo está cerca de dos millones. El valor radica en la ubicación, que es única, el terreno, el estado y los metros construidos."
Para Tomás Montoreano, director de la inmobiliaria FAM, "los que quieren vivir aquí son empresarios, familias tradicionales con sus hijos, y algunos embajadores y directivos de grandes firmas. La venta es constante, muchos han comprado casas en malas condiciones y las han reciclado, luego las venden y hacen un buen negocio, aunque hoy no es tan factible".
Agrega que algunas se desocupan progresivamente por sucesiones y herencias. "Hay varias casas y departamentos en esa situación."
Coincide en que es un barrio donde las operaciones son más lentas que en otros por la gran categoría y cotización de los inmuebles,
En los últimos tiempos se construyeron tres nuevos emprendimientos, lo cual es mucho para este lugar. "Las dos cuadras más buscadas son Ombú y Mariscal Ramón Castilla. Allí, un lote de 430 metros, con una casa tradicional con jardín, pileta y 5 dormitorios se vende en un millón y medio de dólares. El promedio de los lotes ronda los 2500 a 3500 dólares el metro cuadrado".
La nueva arquitectura ha llegado a este microclima porteño, no sólo edificios de departamentos con unidades premium y amenities diferenciales, sino que se están construyendo oficinas de altísima calidad.
La firma Achával-Cornejo fue la encargada de comercializar Barrio Chico y San Martín de Tours 3157. Leonor Achával sostiene: "El primero, en San Martín de Tours y Ocampo, cuenta con tres pisos con 21 unidades tipo loft de 50 metros con terraza, parrilla, y otras más grandes, de 120 metros. La demanda está conformada por un público joven y de mediana edad, que regresa de los barrios cerrados por los problemas del tránsito. Otros, además, buscan invertir. Se vendió entre 1800 y 2300 dólares el metro."
El otro edificio es el de San Martín de Tours y Martín Coronado. Son diez departamentos de 220 a 280 metros cuadrados, de dos y tres dormitorios, algunos con pileta propia y el metro rondará entre 2500 y 3000 dólares. Es el único edificio nuevo en el barrio.
"Respecto de las casas que están en venta -continúa Achával-, hay mucho recambio, con gente más joven que busca este lugar y recicla la propiedad. Se retiran algunos matrimonios de 70 años debido a que no les resulta práctico mantener su vivienda y se mudan a edificios con seguridad. Esas casas se cotizan entre 800.000 y 3 millones de dólares."
Uno de los últimos terrenos libres está en la calle Juez Tedín y se encuentra en venta; allí sólo se puede construir una casa.
Pablo Casares, titular de la inmobiliaria que lleva su nombre, dice: "El terreno está en oferta y tenemos varios interesados. Palermo Chico tiene hoy un movimiento sólido y fuerte que, como siempre, es restringido. Generalmente es mayor la demanda que la oferta, con valores promedio en los 3000 dólares el metro. Los interesados son profesionales, industriales y últimamente mucha gente del exterior; es un mercado muy específico que se va tonificando".

Carteles de venta en una zona que se cotiza internacionalmente



Barrio parque con el sello de Thays

Cuentan los vecinos que el barrio tuvo origen en la década del 20, cuando estos predios hoy tan cotizados eran baldíos y de los más económicos de la Capital Federal. Luego, algunos empresarios del ferrocarril inglés hicieron casas de estilo Tudor, muchas de las cuales existen aún, y las alquilaban.
Palermo Chico es hoy una de las zonas más lujosas de la ciudad. En Figueroa Alcorta, entre Tagle y San Martín de Tours, se despliega un destacado conjunto de petits hoteles y mansiones. En el siglo XIX fue lugar de citas galantes, y allí cantó Carlos Gardel. En 1912 fue diseñado como barrio parque -que es la denominación que utilizan muchos, especialmente para designar la zona de casas entre Figueroa Alcorta, Tagle, las vías y Salguero-, diseñada por Carlos Thays, que cumple su sueño de crear un barrio de calles curvas y diagonales, poblado de vegetación, con especies autóctonas. Se construyeron edificios clásicos y modernos, actual sede de representaciones diplomáticas.
Uno de los edificios más emblemáticos, ocupado en sus inicios por la empresa Chrysler, es el Palacio Alcorta, que data de 1927. Se encuentra en la intersección con Ortiz de Ocampo. Luego fue convertido en un interesante complejo, con lofts, restaurante y multiespacios para fiestas y eventos, además de unidades en venta y alquiler.

Juan Fernández Mugica, 21 de julio de 2007
Publicado en La Nación

Indice de Lugares

Abasto

Adrogué

Almagro

Barracas

Barrio Norte

Belgrano

Boedo

Caballito

Canning

Castelar

Chacarita

Coghlan

Colegiales

Congreso

Flores

General

Ituzaingó

La Lucila

Lomas de Zamora

Martínez

Mataderos

Microcentro

Monserrat

Munro

Nueva Pompeya

Nuñez

Olivos

Once

Palermo

Parque Avellaneda

Parque Chacabuco

Parque Chas

Parque Patricios

Puerto Madero

Quilmes

Recoleta

Retiro

Saavedra

San Isidro

San Nicolás

San Telmo

Tigre

Tribunales

Vicente López

Villa del Parque

Villa Devoto

Villa Urquiza

Zonas de Veraneo