Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top

Avenida residencial
El privilegio de vivir en Libertador

Con edificios únicos en Buenos Aires, una vista excepcional y buena iluminación, esta emblemática avenida sigue ocupando el primer puesto en la demanda de target alto
 

Aunque Borges la juzgara eterna como el agua y el aire, nada hay fijo y permanente en Buenos Aires. Sobre todo desde el punto de vista inmobiliario. Por eso a nadie asombra el ascenso a la categoría fashion del barrio de Palermo, lejos ya de los patios y las glicinas de Carriego. O el descenso en la estima de calles o esquinas que cedieron status al flamante Puerto Madero.
Sin embargo, en medio de este vendaval de cambios, hay una avenida a la que nada ni nadie ha logrado quitarle el cetro. La frase "vivir en Libertador" conserva la misma fuerza y significado de siempre. Quien la pronuncia sabe, hoy lo mismo que antes, que alude a la culminación del prestigio aristocrático.
"La Avenida del Libertador está en el primer puesto en lo que a target se refiere", corrobora Mariano Oppel, presidente de Oppel SA.
En esta casi interminable arteria, sólo superada en extensión por Rivadavia, la gente de alto poder adquisitivo busca, observa Oppel, tres cosas: "Buenas vistas, calidad y distinción". Ello sucede sobre todo en el tramo que va desde Retiro hasta Belgrano.
Según este broker, los valores en general se mantienen estables, aunque la demanda supera con creces la oferta.
"Libertador -comenta- se cotiza por la calidad de sus construcciones, tan alta que se trata de un bien escaso."
Los que buscan vivir allí lo hacen porque optan por una arquitectura tradicional en la que la yesería o los mármoles alcanzan a veces una perfección que no se encuentra en cualquier parte.
"Para los clientes, la atracción de estos edificios es tanta que renuncian gustosos a los servicios o comodidades de construcciones más modernas", refiere.
Lo mismo, agrega, sucede en París: "Nadie busca una nueva torre con infraestructura cuando quiere estar en la Avenue Montaigne, en los bajos de Champs-Elysées".
Por su parte, Gabriela Goldszer, directora de Ocampo Propiedades, no duda tampoco de que la Avenida Libertador se mantiene firme como icono de prestigio social.
Coincide en que la gente, de nivel socioeconómico es ABC1, busca construcciones de categoría, con balcones aterrazados, vistas, seguridad, accesibilidad: "Los edificios frente a los rosedales, los bosques de Palermo, plaza Alemania, el hipódromo de Palermo, gozan de excelentes vistas al verde y en los pisos superiores al río, lo que es altamente valorado por la demanda".
En cuanto a los precios, refiere que los valores del m2 terminado oscilan entre 1800 y 3000 dólares, en función de la ubicación, el estado de la unidad, las vistas y la categoría del edificio.
En cuanto a terrenos, observa: "Ya no quedan muchos sobre la avenida y la incidencia no baja de 1000 dólares por m2. No hubo grandes variaciones desde el año pasado. La venta es sostenida, teniendo en cuenta que no hay mucha oferta".


Valores altos

Según refiere Mario Gómez, director de Toribio Achaval, los que compran en Avenida del Libertador son principalmente usuarios finales: "No existe un gran mercado de inversores para estos pisos importantes, salvo los que tienen perfil de rentistas que alquilan estos pisos a importantes empresas para alquilárselos a ejecutivos. También hay cierta demanda de extranjeros, que lo usan como pied à terre en Buenos Aires".
Considera, asimismo, que la venta en este segmento es firme y sigue en ascenso.
Al dar un ejemplo de las tendencias, refiere que Toribio Achaval comercializa en estos momentos un piso de 340 m² en Libertador al 5100 por 1.224.000 dólares. Otro, en Libertador al 2600, de 300 m2, vale 660.000 dólares. En tanto, un semipiso, al 4500 de la avenida, con 133,64 m2, vale 250.000 dólares.
Opina, en definitiva, que se trata de una demanda muy exigente en cuanto a calidad, vistas y características de los departamentos. Coincide con los otros al observar que, ante la escasez de edificios con amenities son muchos los que están dispuestos a resignar servicios con tal de vivir en Avenida del Libertador.
En opinión de Fabián Bergier, de Obras y Emprendimientos Tizado Belgrano SRL, el mercado de esta arteria atraviesa hoy "un muy buen momento, en especial las zonas donde Libertador no tenía una demanda importante".
"Este año, y creemos que el que viene también, tuvimos una demanda importante de inversores -agrega- tanto para reventa como para renta ya que Libertador es muy tentador para este segmento de compradores."
Para Jorge Toselli, presidente de J T Inmobiliaria, el mercado en la Avenida Libertador, en el tramo que se extiende desde Retiro hasta Belgrano, está sustentado sobre la base de proyectos de gran magnitud, con importante nivel de infraestructura o edificios de corte clásico, muy bien mantenidos y con estilo más bien europeizante.
"Su target objetivo -juzga Toselli- se compone de compradores selectivos, que aspiran a hacer valer al máximo su dinero. En un momento como el actual, con cierto nivel de decaimiento en las ventas, aparecen como excepción, revitalizando no todo el mercado, sino el más selecto y con ubicaciones top 2 ."
Comenta que los compradores buscan la avenida en sus tramos más tradicionales y distinguidos: entre Libertad y Callao; entre Coronel Díaz y Lafinur; entre Olleros y Juramento. Lo que más se vende, dice, son los pisos de superficie intermedia, en el orden de los 150 m2, al frente, con condiciones óptimas de asoleamiento y las mejores visuales.
Según Roberto Ledo, de Bullrich Propiedades, en las zonas más exclusivas hay valores superiores a 4000 dólares por m2 y hasta 1800 o 2000 dólares por m2 a la altura de Belgrano cruzando el túnel, y "con respecto a la incidencia de la tierra es casi inexistente, pero superarían los 1300 dólares por m2, hasta 600 dólares en el último tramo mencionado.

Amplia, verde y distinguida



De punta a punta

Comenzando desde General Paz hasta Retiro hay varias tramos sobre Libertador. Núñez se destaca por la presencia de importantes torres con amenities. En zonas como La Imprenta, que ya está consolidada en viviendas, se formó un nuevo polo de edificios de categoría. A la altura de la calle Congreso y adentrándose en Belgrano se empiezan a destacar edificios de oficinas. A la altura de Juramento comenzaron algunas obras de estudios y departamentos apto profesional. Desde Olleros hacia Palermo nuevamente se advierte la primacía de edificios tradicionales de categoría.
En la zona de Recoleta, los departamentos están entre los 2000 y los 2500 dólares para usados, y entre los 2800 y los 3500 dólares a estrenar. En la franja de Libertador a la altura de Palermo los precios en usados oscilan entre 2200 hasta 2700 dólares y en departamentos a estrenar, entre 2800 y 3500 dólares. Para el tramo de Belgrano, los precios en usados cotizan entre 1900 y 2300 dólares y para unidades a estrenar, entre 2400 y 3000 dólares.

Bartolomé Vedia Olivera, 24 de noviembre de 2007
Publicado en La Nación

Indice de Lugares

Abasto

Adrogué

Almagro

Barracas

Barrio Norte

Belgrano

Boedo

Caballito

Canning

Castelar

Chacarita

Coghlan

Colegiales

Congreso

Flores

General

Ituzaingó

La Lucila

Lomas de Zamora

Martínez

Mataderos

Microcentro

Monserrat

Munro

Nueva Pompeya

Nuñez

Olivos

Once

Palermo

Parque Avellaneda

Parque Chacabuco

Parque Chas

Parque Patricios

Puerto Madero

Quilmes

Recoleta

Retiro

Saavedra

San Isidro

San Nicolás

San Telmo

Tigre

Tribunales

Vicente López

Villa del Parque

Villa Devoto

Villa Urquiza

Zonas de Veraneo