Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top

Primeras marcas en la costa atlántica

Los nuevos espacios se suman a los centros comerciales y ya escasea la oferta de tierra para construir más emprendimientos
 

CARILO. - A esta ciudad no la intimida ni el haz de chispas que lanza la hoja de la amoladora que mella una barra de hierro ni la nube de aserrín que deja escapar la sierra, implacable en el corte en escuadra de un sólido deck de madera. El impactante Paseo Innsbruck está en su etapa final. Y aun cuando la mayoría de sus locales no tiene mercadería en la vidriera, los turistas se filtran entre los obreros para otear las instalaciones del flamante complejo comercial del balneario.
Esta y otras inversiones similares concretadas aquí durante el último año encontraron muy buena respuesta en el mercado. Marcas de renombre se aseguraron un lugar de preferencia en estos nuevos espacios que Cariló suma a su centro comercial, ahora casi sin tierras disponibles para nuevos emprendimientos del rubro.
A la par de Innsbruck, se renovó y amplió la denominada Feria del Bosque, distinguida por el diseño en distintos niveles, ahora envuelta en suaves tonos de verde.
El fenómeno no es exclusivo de Cariló. También Pinamar y Mar del Plata disfrutan de una fuerte demanda de locales, sobre todo en los principales paseos céntricos, allí donde turistas y lugareños establecen sus circuitos de compras y escalas gastronómicas.
En cada uno de estos destinos de playa, que vivieron muy buenos momentos en el verano anterior, se refleja la permanencia de marcas en sus locales tradicionales. A la hora de renovar contratos, los ajustes aplicados oscilan entre un 15 y un 20 por ciento.
El Paseo Innsbruck está a punto de alcanzar el final de obra. Algunos de los locales ya están activos desde hace varias semanas. Por ejemplo, el frente que ocupa la firma de indumentaria Soho. "Está todo alquilado", dijo a LA NACION el empresario Fernando Estévez, que junto a dos socios afrontó la inversión en este nuevo complejo comercial.
Son siete locales que en su mayoría alquilaron firmas de ropa, La Martina y Kosiuko, por ejemplo, y una isla con dos espacios gastronómicos que compartán el café Innsbruck (tradicional en Pinamar) y el restaurante Tulumei. También el Paseo del Bosque creció en espacio y calidad de imagen. Ahora acompaña con un diseño renovado, mayor comodidad para el tránsito de los clientes, y locales más cómodos y vistosos.
Aunque pocos confirman valores, se puede asegurar que los alquileres de locales pequeños en Cariló oscilan entre 20.000 y 60.000 pesos anuales. Y un restaurante, por ejemplo, se aseguró un espacio sobre la céntrica calle Divisadero por 120.000 pesos.
"Los locales que teníamos disponibles se alquilaron pronto", confirmó Silvia Melgarejo, responsable de la inmobiliaria Constructora del Bosque.
A la demanda de locales comerciales se suma la de espacios destinados a promoción. Las automotrices asoman en primera fila. Aquí se aseguran un lugar Audi, Volkswagen y Peugeot, y hay rumores sobre el desembarco de Mercedes Benz en un punto estratégico del centro comercial.


Pinamar, todo el año

A tono con el perfil que buscan imponer a la costa distintos sectores vinculados con el desarrollo turístico, por Pinamar asoman los primeros resultados a favor para dotar al balneario de locales abiertos no sólo en temporada.
"En 2008 habrá comercios funcionando todo el año", dijo Jorge Guariniello, administrador del Paseo Pinamar Plaza, uno de los rincones favoritos del turismo a la hora de los paseos y las compras.
Los operadores inmobiliarios consultados señalan que es muy buena la demanda de locales para esta temporada, con alto porcentaje de firmas que repiten espacios que ya ocuparon la temporada anterior. Para esta semana se aguarda un gran despliegue para aggiornar vidrieras y alistarse para el arribo de los primeros grupos de veraneantes. Guariniello explicó a LA NACION que el paseo que administra, propiedad de Pinamar SA, el 80% de las marcas renovó su contrato. Son 16 locales y otros tantas góndolas o stands, también con capacidad completa. Allí se paga entre 45.000 y 60.000 pesos al año. "Todos se comprometieron a tener puertas abiertas todo el año", recalcó.
Los pronósticos para la temporada próxima a comenzar son alentadores. La demanda de alquileres de casas y departamentos aporta buenas señales. Aunque aún hay mucha disponibilidad de plazas. "A esta altura, para enero hay un 60 a 65% de ocupación asegurada", contó Eugenio Hoffman, responsable de la inmobiliaria que lleva su apellido. El grueso de los pedidos se concentra en la segunda quincena de 2008.

Las obras se apuran ante la proximidad de la temporada



Más ofertas

Así como el fenómeno de la construcción permitió el desarrollo de decenas de torres de departamentos, muchas de ellas destinadas a clientes ABC 1, también el mercado inmobiliario encontró un nicho rentable en los espacios comerciales para Mar del Plata.
Una recorrida por las principales avenidas y calles, aquellas que concentran al grueso de las marcas, permite advertir la transformación de fachadas. Tanto inmuebles que tenían uso familiar como viejos galpones en desuso se transforman en series de locales. El grueso de las propuestas cierra contratos de alquiler por 24 meses. En las zonas más buscadas está prácticamente todo cubierto.


Espacios en Sierra de los Padres

La inversión marplatense en espacios destinados al comercio no se observa tanto en cercanías del mar, sino, mucho más, en su extremo oeste. En Sierra de los Padres, un paraje al que se llega luego de 20 minutos de viaje por la autovía 226, es notable el desarrollo de galerías y paseos con un diseño comparable al de balnearios como Cariló y Mar de las Pampas.
En la base se estrena Paso de las Cabras, con 38 locales que se suman a casi un centenar que se habilitaron por allí en el transcurso de los últimos dos años.
Otro impulso interesante se visualiza en la cumbre, la favorita de los operadores de servicios gastronómicos. Allí la ocupación es casi completa y se prevén nuevas inversiones para acompañar la creciente demanda.
Evidentemente, los comercios están ganado terreno en Sierra de los Padres.

La temporada estival se prepara con nuevos comercios



Cotizan en alza las ubicaciones estratégicas

Pescados, mariscos y alfajores signaron durante años el menú de los turistas. La elección se dirimía entre cuatro o cinco nombres de restaurantes del puerto, o alguna parrilla tradicional. En los últimos tiempos el escenario gastronómico cambió de la mano de una intensa actividad que logró dar forma a una oferta de todo el año para el turismo.
Por eso no sorprende que restaurantes y bares estén al tope de las inversiones que se han volcado por estas playas a la hora de desembarcar en emprendimientos comerciales.
Frente al mar e incluso dentro de los balnearios, los restaurantes mantienen puertas abiertas de enero a diciembre, alentados por fines de semana que no necesitan de un feriado adicional para ver las mesas repletas de comensales, muchos de ellos de paso por la ciudad.
"Mar del Plata logró en gastronomía un nivel, variedad y categoría de propuestas que no se encuentra en otro lugar del país. Es uno de los rubros que más creció y demandó locales", comenta Miguel Angel Donsini, presidente del Colegio de Martilleros y Corredores Públicos de Mar del Plata.
En la calle Güemes casi no hay lugares libres. Y los comercios menores comienzan a resignar sus espacios por costos de alquileres que sí pueden asumir firmas o cadenas con respaldo nacional. También se cotizan en alza algunas de sus transversales como Garay, Castelli y Rawson. Por allí se instalaron grandes marcas. Por ejemplo, Arredo. Y se construyen más locales en el Paseo Dumbledor II.
Por la zona, alquilar un local pequeño por 36 meses puede rondar los 4000 pesos mensuales.
Mayor oferta, pero menos respuesta logran los espacios nuevos que se estrenan sobre la calle Olavarría, paralela inmediata de Güemes hacia la terminal de ómnibus. Allí todavía hay mucha disponibilidad y al sector le cuesta integrarse al circuito de compras.
La zona céntrica también exhibe alta ocupación de locales. Y si bien no hay nuevos espacios, sí se ven inversiones en remodelaciones y mejoras.
Sobre la avenida Juan B. Justo hay nuevos locales, elegidos por las fábricas de tejidos de punto y outlets de primeras marcas. Por lo menos dos complejos de entre cuatro y seis locales se estrenarán para esta temporada. Varios de esos inmuebles, todavía en obra, ya lucen el cartel de alquilado.

Darío Palavecino, 3 de diciembre de 2007
Publicado en La Nación

Indice de Lugares

Abasto

Adrogué

Almagro

Barracas

Barrio Norte

Belgrano

Boedo

Caballito

Canning

Castelar

Chacarita

Coghlan

Colegiales

Congreso

Flores

General

Ituzaingó

La Lucila

Lomas de Zamora

Martínez

Mataderos

Microcentro

Monserrat

Munro

Nueva Pompeya

Nuñez

Olivos

Once

Palermo

Parque Avellaneda

Parque Chacabuco

Parque Chas

Parque Patricios

Puerto Madero

Quilmes

Recoleta

Retiro

Saavedra

San Isidro

San Nicolás

San Telmo

Tigre

Tribunales

Vicente López

Villa del Parque

Villa Devoto

Villa Urquiza

Zonas de Veraneo