Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top

Mar del Plata, expectante

Las obras de nuevos edificios en esa ciudad avanzan a menor ritmo en un marco más restrictivo; cautela de la demanda en alquileres de verano
 

MAR DEL PLATA.- Incertidumbre. Ninguna palabra refleja mejor el panorama inmobiliario de la costa atlántica. Que, por cierto, no difiere demasiado de cualquier otro destino del país, tan impactado por la crisis económica y financiera internacional como cualquiera de estas playas bonaerenses.
En la zona se construye lo que estaba en marcha, ahora y en la mayoría de los casos a ritmo más moderado. Se evalúan y demoran proyectos que estaban por plasmarse en cimientos de nuevas unidades, y a horas nomás de los momentos pico de la temporada estival, el alquiler de propiedades de veraneo registra una baja de hasta un 30%, según los balnearios, con respecto a las confirmaciones registradas en igual época del año anterior.
El escenario preocupa, pero no sorprende a nadie. Los operadores reconocen que el mercado venía golpeado desde el segundo trimestre del año, cuando la crisis del campo comenzó a impactar sobre la economía nacional. Y que tuvo su golpe de gracia con el más reciente temblor de las principales bolsas del mundo, que empieza a acercar sus olas, por ahora con la fuerza de una tibia marejada, pero con el riesgo cierto de convertirse en un temporal que puede causar daños mayores.
Quizá la mayor esperanza esté puesta en el poderío siempre vigente de los ladrillos como oportunidad de inversión y puesta a salvo de capitales. En el sector inmobiliario aseguran que ante esta incertidumbre, los bienes raíces son los que mejor garantizan mantenerse a salvo de pérdidas y la oportunidad de lograr alguna rentabilidad. Mar del Plata había tenido en los últimos tres años un fenomenal desarrollo de la construcción, en particular sobre el frente costero, donde proliferaron los edificios con servicios premium. Un fenómeno que se expandió hacia el resto del casco urbano, donde crecieron las edificaciones al mismo ritmo que las ventas de esos flamantes departamentos.
Pero el fenómeno encontró una pausa. Sobre la costa, porque casi no quedan huecos, por lo menos en el área más pretendida, comprendida entre el Golf Club Mar del Plata y la avenida Libertad. Y, ahora, por las dudas, pensando en los inversores, que tienen capitales disponibles, pero están en plena lectura del escenario económico para definir sus jugadas.
Las últimas torres en marcha, inauguradas o próximas a obtener el final de obra, son la premiada Vistas de Playa Grande y Sea View, en Playa Grande. Muy cerca avanza el Playa Chica Residence; se anuncia el Biscayne Beach, a metros de avenida Colón y la costa, y despierta un nuevo frente, el de Open Beach, sobre el acceso norte, entre las avenidas Libertad y Constitución. En el otro extremo, frente al complejo de Punta Mogotes, revivió el histórico Hotel Sasso, un cuatro estrellas remozado que ahora está en manos del gremio gastronómico.
"Desde octubre el mercado entró en una meseta y se advierte en él una retracción importante", cuenta a LA NACIÓN Alejandro Acámpora, titular de la inmobiliaria que lleva su nombre y vicepresidente de la Cámara Inmobiliaria de la provincia de Buenos Aires.
Habla de un escenario "cauto y tranquilo", tanto en el requerimiento como en la intención de venta de propiedades. Y asegura que aunque la zona no recibe inversiones directas de sectores vinculados con la actividad sojera, de alta rentabilidad en los últimos años, igual sintió el impacto que este año disparó la crisis del campo.
Aun así su colega Guillermo Barrera, que tiene su inmobiliaria en Playa Grande, habla de un 2008 con balance positivo, a pesar de la caída advertida en los últimos meses. "Hay una pausa, pero confiamos en el rendimiento que siempre tiene el ladrillo para los inversores", dijo a LA NACION.
Pero quien tiene efectivo lo sabe hacer valer y rendir. Ante una oferta tan amplia, quien está decidido a comprar sabe cómo mejorar los precios exigidos. "Se están logrando ventas a valores del 5 al 8% por debajo de los exigidos por los propietarios", explicó Acámpora.



Valores

Venta

  • Monoambiente: desde US$ 30.000
  • Un dormitorio: desde US$ 45.000
  • Dos dormitorios: desde US$ 60.000

Alquiler (enero)

  • Monoambiente: desde $ 2000
  • Un dormitorio: desde $ 2800
  • Dos dormitorios: desde $ 3800

Son sólo valores de referencia y dependen de la ubicación y características de cada inmueble


Alquileres

Golpea los dedos contra el escritorio, uno tras otro, una y otra vez, como quien intenta una secuencia de notas en un piano inexistente. Pasan los clientes, preguntan, comparan y se van sin definir. La situación que vive el encargado de esta inmobiliaria céntrica marplatense se repite en otras de la ciudad. Y de otros destinos de la costa. Porque la temporada está encima, en marcha ya, pero el mercado no responde acorde con las expectativas que se habían generado. Este año, se había logrado en la mayoría de los balnearios el objetivo de controlar los precios para evitar excesos, que habían provocado resultados nefastos en temporadas anteriores. Pero la crisis económica global se encargó esta vez de ser la que altera el ritmo de los mercados de alquileres de verano. Cuando faltan pocos días para que comience enero, los operadores reconocen reservas inferiores de entre un 20 y un 30% respecto del año pasado. Sólo en las últimas horas, en medio de un mar de consultas, se advirtió un mejor escenario, con mayores concreciones, pero todavía lejos de lo esperado. "El mayor movimiento se dio antes y pocos días después del fin de semana largo de octubre, pero después todo se frenó", reconoce Alejandro Acámpora. Se vislumbran otras tendencias. Por ejemplo, estadas más cortas, que oscilan entre siete y diez días. Pocos son los contratos por quincena o mes completo. Y asoma como un hecho el fenómeno del turismo espontáneo, con viajeros que llegarán a destino sin reservas, seguros de hallar una amplia oferta de propiedades que podrán contratar a valores inferiores a los que se pedían en las semanas anteriores.

Darío Palavecino, 27 de diciembre de 2008
Publicado en La Nación

Indice de Lugares

Abasto

Adrogué

Almagro

Barracas

Barrio Norte

Belgrano

Boedo

Caballito

Canning

Castelar

Chacarita

Coghlan

Colegiales

Congreso

Flores

General

Ituzaingó

La Lucila

Lomas de Zamora

Martínez

Mataderos

Microcentro

Monserrat

Munro

Nueva Pompeya

Nuñez

Olivos

Once

Palermo

Parque Avellaneda

Parque Chacabuco

Parque Chas

Parque Patricios

Puerto Madero

Quilmes

Recoleta

Retiro

Saavedra

San Isidro

San Nicolás

San Telmo

Tigre

Tribunales

Vicente López

Villa del Parque

Villa Devoto

Villa Urquiza

Zonas de Veraneo