Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top

Sierra de los Padres
Un refugio marplatense

Auge comercial a 20 km de esta ciudad de la costa, donde inversores generan varios centros que atraen a las primeras marcas
 

Madera y piedra en el Paseo de la Cumbre

SIERRA DE LOS PADRES.- Es la escapada de fin de semana favorita de los marplatenses durante casi todo el año. También la visita obligada de los turistas tanto en temporada baja como en pleno verano, en especial cuando el sol no acompaña para estar en la playa. Y hasta se convirtió, en una tendencia reciente y en ascenso, en un espacio para instalarse durante las vacaciones y donde disfrutar de la tranquilidad que puede brindar esta mágica conjunción de sierra, bosques y servicios de categoría.
El comercio y los inversores no tardaron en ver este comportamiento del público y pronto, a mediados de esta década, se lanzaron a generar espacios para dar respuestas a las necesidades de los visitantes. Y en los últimos dos años tomaron forma nuevos complejos y paseos nutridos de vistosos locales que reciben a diario a las miles de personas que pasan y pasean por Sierra de los Padres, coqueto paraje y barrio residencial a casi 20 kilómetros de Mar del Plata.
Es uno de los sectores del distrito de General Pueyrredón con mayor desarrollo inmobiliario en los últimos 20 años. En los albores de este despegue era un bellísimo paisaje apenas modificado por un reducido caserío, que había encontrado allí un lugar ideal en el que el Golf Club era su atracción principal.
La doble mano que hoy exhibe la ruta 226 aceleró el vínculo entre los marplatenses en Sierra de los Padres, que primero adoptaron a este paraje como un paseo que no ofrecía más que una excelente vista que se podía disfrutar sin necesidad de bajar del automóvil, salvo por la tentación de algunos restaurantes que dominaban la cumbre con vista al valle. Luego, la venta de lotes creció y con ella las construcciones, la mayoría de categoría y con un fuerte predominio de los espacios verdes. Y pronto asomaron los primeros locales.
Durante la última mitad de esta década le llegó el turno a los paseos comerciales que vinieron de la mano de los inversores. Primero desembarcaron en el centro instalado a pasos del arco de acceso al barrio. Allí, donde ya existía el Paseo del Cedro, pionero, se empezaron a sumar otros como el de la Sierra y La Aldea, también Pinar y más tarde Paso de Cabras. "Hubo un momento cercano en el tiempo en que llegaron muchos interesados en construir locales y generar más espacios para el comercio", explica la martillera Graciela Arenal, que lleva 28 años en este barrio y desde 2000 tiene su oficina de ventas en el Paseo del Cedro.
Es testigo tanto de este crecimiento como el de la población estable de Sierra de los Padres. Hoy ya son más de 1200 las familias que tienen allí residencia permanente en algunas de las 2000 casas edificadas.
Los habitantes son, en su mayoría, marplatenses que se mudaron en busca de tranquilidad a esta suerte de barrio privado con puertas abiertas. El lugar tiene servicios educativos y de salud, y tan o más importante, una ruta que permite llegar al centro de Mar del Plata en media hora.
También comenzaron a invertir allí otros que no eran de la zona, pero quedaron impactados por la geografía. Hay familias de la Capital que se instalaron aquí y el jefe de familia va y viene los fines de semana. Y otros directamente mudaron todo porque cambiaron de negocio o los pueden seguir desde aquí, vía teléfono e Internet, sin inconvenientes.

También hay obras en construcción



Oferta limitada

"Tiene proyección todavía para crecer en espacios comerciales, aunque está limitada porque la zona destinada para eso casi está cubierta", explica Arenal.
Lo último en cuanto a inversiones es el paseo que se construyó en la cumbre, un complejo de locales con vista al valle levantado con troncos al mejor estilo Cariló o Mar de las Pampas.
Alquilar un local estándar en Sierra de los Padres puede costar de 800 a 1500 pesos, según su tamaño y la ubicación a la calle o interior. Los contratos en su mayoría tienen algún ajuste que ronda entre el 10 y 20%, según el acuerdo alcanzado entre las partes.
Aunque los espacios instalados en la cumbre generaron gran atracción, porque es un lugar de recalada asegurada de parte de los visitantes, los que están en la base también mantiene buen valor con clientes más seguros. "Arriba va mucha gente de paseo, con termo y mate, pero abajo se ve más gente de la zona en busca de materiales para sus casas", explicaron en uno de los paseos.
Lorena Agüero se instaló hace casi dos años en Avatar, una tienda de diseño, en Paso de Cabras, a metros del arco de acceso. Y acaba de alquilar su segundo lugar para ampliar la oferta con productos de iluminación. "La Sierra tiene una gran clientela de todo el año durante los fines de semana", insiste para justificar su apuesta. Y considera que aún se puede potenciar mucho más. "Hay que generar ideas porque hay mucha gente y buena parte de ella es de buen poder adquisitivo", dice y se ilusiona, por ejemplo, con alguna muestra de arte y diseño. Actualmente asoman algunos locales en venta. Los valores arrancan en 20.000 dólares y crecen, siempre según tamaño y ubicación, hasta 50.000 dólares. "El interés por ocupar los locales se mantiene y si se va un inquilino siempre aparece otro comerciante que está buscando su lugar en Sierra de los Padres", explica Pablo Carbonell, de la inmobiliaria Elba Pezzuti.
A fines de 2009, por ejemplo, hubo una mudanza de algunos comercios que estaban en la base y buscaron mejor suerte en la cumbre. Para algunos fue un acierto. Otros se chocaron con esa realidad de mucha gente que viene sólo para ver y muy poco predispuesta para comprar.
Sí, en cambio, parece que la gastronomía encontró un buen lugar en el punto más alto de Sierra de los Padres. Allí comenzaron las propuestas turísticas con algunas parrillas, pero el mercado creció y se diversificó. Ahora se levantó un bar celta.

La variedad de rubros y la prolijidad, dos ventajas del lugar



Gastronomía en alza

El crecimiento de la zona es notorio; no sólo hay que limitarse a los paseos comerciales y la cantidad de viviendas. En el camino de casi 3000 metros que une la ruta 226 con el inicio del área comercial se percibe un amplio despegue de propuestas vinculadas con la gastronomía y los cultivos de la zona. Aparecen parrillas rodeadas de parque y hasta piscina para sus clientes. También crecieron las inversiones en entretenimientos. Lo que comenzó con el Zoológico El Paraíso continuó con parques recreativos y empresas familiares de fabricación de productos regionales que se ofrecen, además, como paseos turísticos.
El otro impulso llegó en el rubro cabañas. Con público interesado en instalarse en Sierra de los Padres durante escapadas y vacaciones, es permanente la aparición de nuevos complejos. Los servicios son de categoría y tratan de elegir las alturas desde donde se ofrecen las mejores vistas del paraje.


Darío Palavecino, 8 de febrero de 2010
Publicado en La Nación

Indice de Lugares

Abasto

Adrogué

Almagro

Barracas

Barrio Norte

Belgrano

Boedo

Caballito

Canning

Castelar

Chacarita

Coghlan

Colegiales

Congreso

Flores

General

Ituzaingó

La Lucila

Lomas de Zamora

Martínez

Mataderos

Microcentro

Monserrat

Munro

Nueva Pompeya

Nuñez

Olivos

Once

Palermo

Parque Avellaneda

Parque Chacabuco

Parque Chas

Parque Patricios

Puerto Madero

Quilmes

Recoleta

Retiro

Saavedra

San Isidro

San Nicolás

San Telmo

Tigre

Tribunales

Vicente López

Villa del Parque

Villa Devoto

Villa Urquiza

Zonas de Veraneo