Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top

Cuando se privilegia la intimidad y el relax

Todos los secretos necesarios a la hora de decorar el dormitorio principal

Dormitorio en estilo africano. Cabecera de guindo lustrado tapizada con corderoy búlgaro (M.P.)

El dormitorio es el ambiente más íntimo de la casa. Aunque se relaciona por excelencia con los momentos de relax y distensión, también es verdad que en la actualidad puede cumplir otras funciones: como escritorio o espacio para ver televisión. Por esta causa es importante tener en cuenta una regla de oro válida para cualquier sector del hogar: ante todo hay que considerar qué destino cumplirá.
Además está vinculado con otro aspecto igualmente fundamental: el espacio disponible. A partir de la confluencia de estos dos criterios, funcionalidad y espacio, se puede decidir qué cantidad y tipo de muebles se incluirán. El espacio determina si se incorporan todos los muebles del juego de dormitorio (cama, mesas de luz, cómoda) o sólo algunos de ellos. Si la habitación es grande, también se puede contar con un área destinada a la lectura o la belleza.

Versión moderna (Gris Dimensión)

En el primer caso, es recomendable ubicar en un rincón un sillón acompañado por un puf y una lámpara de pie. En la segunda opción, la cómoda puede ser empleada como tocador. Lo ideal es contar con un espejo con buena iluminación. Para lograrla conviene un modelo que incluya luz en el contorno, ya que brinda la luminosidad necesaria. Otro elemento que no puede faltar si se dispone de suficiente espacio es un perchero valet.

Pared de esterilla y mesa de luz en caña de Malaca (M.P.)

Por lo general, los objetos más utilizados se ubican cerca de la cama, por eso resultan imprescindibles las mesitas de luz o los estantes.
Conviene destinar un lugar para guardar la ropa de cama que no se está utilizando. Resultan ideales los cestos de mimbre, las cajas o los baúles, ya que pueden desplazarse con facilidad y sirven al mismo tiempo de asientos. Además quedan de maravillas a los pies de la cama.
A la hora de elegir los muebles es importante tener presente qué estilo se quiere brindar a la habitación. Por eso es fundamental armonizar con la ambientación general de la casa.

Lo que marca la tendencia

Lámpara de opalina (Cat Ballou)

La madera continúa con su reinado. Esto se debe a que es sumamente cálida y acogedora, por lo que es ideal para crear un buen clima.
La luz, las telas, los colores, los espejos, son otros de los elementos por tener en cuenta a la hora de diseñar.
Si de modas se trata, la tendencia sigue privilegiando la onda net. Sus características son claras y precisas: líneas rectas y puras, superficies lisas y materiales nobles. Predominan las camas bajas. Los respaldos también lo son, igual que las patas, que varían respecto de su espesor. Por lo general se acompañan con mesas de luz de similares características: despojadas, con sólo un estante y un cajón.
Respecto de las maderas, se puede hallar tanto tonos oscuros como claros: reinan la de wengué y la de haya. Estos muebles se complementan muy bien con ambientes grandes, ya que además se caracterizan por sus buenas dimensiones. Si el tamaño de la habitación lo permite, se puede incluir una banqueta a los pies de la cama que tenga la misma altura que ésta. Sin embargo, si el espacio es pequeño también se puede incorporar enseres que cumplan esas funciones, ya que pueden ser reemplazados por otros: por ejemplo, estantes amurados como mesas de luz, formados por una o dos tablas del tamaño requerido. Esto otorgará una sensación de mayor amplitud.

Cama en cuero (Cat Ballou)

Si se opta por darle un aire campestre, las variantes son muchas. Por ejemplo, esa impronta se brinda por medio de camas confeccionadas con respaldos entretejidos en cuero y mesas de luz con patas tipo tijera. Algunas de estas opciones se vinculan con el estilo campo y necesitan cierto espacio. Por ejemplo, camas en madera de pino tea reciclada con dosel. Sobre la estructura se colocan telas que no es obligatorio desplegar, pero que brindan gran calidez. Las mesas de luz son de campaña. Están compuestas por tres cajones laterales, una puerta que hace las veces de botinero y una superficie de apoyo. ¿Las cómodas? Muebles sin patas y con cinco cajones.

Se destaca la tetera de hierro (Gris Dimensión)

En cambio, para generar un ambiente divertido, no hay que dejar de lado las camas elaboradas en metal. Se puede encontrar modelos cuyos respaldos están confeccionados con tubos de formas ondulantes, suaves y orgánicas. ¿La iluminación ideal? Lámparas estilo Tiffany en la mesa de luz que acompañan esos suaves movimientos y brindan un agradable espectro de colores.

Respaldos originales

Original respaldo realizado en caño retorcido (Natan)

Si la opción elegida es un sommier, existe una amplia variedad de respaldos, desde los confeccionados en madera hasta los entelados o de caña. En el caso de preferir no incorporarlos, los almohadones cumplirán la misma función. De diferentes tamaños, con fundas de distintas texturas y de múltiples formas, los reemplazan de una manera cálida y especial. También se puede optar por elaborarlo uno mismo. Sólo se necesitan almohadones chatos y rectangulares. La tarea consistirá en hacerles presillas por las que pasarán los barrales. Se amuran estos últimos a la pared sosteniendo los almohadones.

Juego de líneas divertidas (Natan)

 

Roxana García, 1 de agosto de 2002

Publicado en La Nación

 

Indice de Novedades