Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top

Nace un nuevo Caminito

Magallanes, con impulso inmobiliario

Magallanes ahora atrae a turistas interesados en la cultura y los paisajes urbanos

Luego de la devaluación, el impulso del turismo receptivo se hizo sentir y aquellas zonas propicias para su desarrollo hoy viven una renovación. La Boca es uno de los barrios preferidos por los turistas, puesto que ofrece distintas propuestas artísticas, además de un tradicional paisaje urbano.
En este contexto, Magallanes se presenta como la calle de los artistas, una denominación que le dieron los mismos vecinos ante su incesante llegada en distintas disciplinas y que eligen este lugar tanto para vivir como para instalar sus estudios, ateliers y galerías.

Los conventillos se transforman para una nueva función: la exposición de obras de arte y productos artesanales.

"Esta calle es uno de los brazos naturales que surgen del epicentro turístico de la Vuelta de Rocha, así como Caminito, Iberlucea y Pedro de Mendoza", explica Mariano Manikis, de la inmobiliaria Arkis.
El principal atractivo que posee la zona son los conventillos, viejas casas de inquilinato que hablan de la inmigración en nuestro país. En una de esas casonas vivió el famoso artista Benito Quinquela Martín. "Hoy, la modalidad es la de reciclar los conventillos, adaptar los baños y convertir los cuartos, generalmente de 4x4 metros, en estudios o ateliers, e incluso en viviendas", comenta Alfredo Barbetto, de la inmobiliaria La Llave.

La calle se caracteriza por sus casas bajas de madera con techos y paredes de zinc, y con fachadas exteriores pintadas de diversos y vistosos colores.
Magallanes representa nuestra historia colectiva. Además de Benito Quinquela Martín se radicaron los artistas Fortunato Lacámera, Alfredo Lazzari, entre otros, lo que motivó al Gobierno de la Ciudad, mediante la Subsecretaría de Patrimonio Cultural, a impulsar la restauración de edificios.
A cargo de la arquitecta María Arias Incollá, se buscó rescatar la triple esencia de la calle; el valor social, arquitectónico y documental.
El trabajo de la Dirección de Patrimonio se basó en el cateo de las fachadas para la posterior conformación de una auténtica paleta de colores. Por medio de un proyecto mixto entre vecinos, empresas y el Gobierno de la Ciudad, se pintaron algunas fachadas, con los mismos colores de hace más de un siglo.

Un lugar para bohemios

Está claro el impulso de Magallanes en los primeros cien metros. Sin embargo, los operadores afirman que están dadas las condiciones para que se extienda una o dos cuadras. "Ya tuvimos consultas para la instalación de ateliers y centros culturales en esa calle al 900 -comenta Barbetto-. Generalmente a las propiedades las adquieren inversores, que luego subalquilan a los artistas", agrega.
Además del arte, hay interés en el rubro gastronómico. Los cafés y restaurantes, así como los almacenes con productos regionales también hacen de la patria.
La tipología de las propiedades es homogénea. "Son lotes de 8,66 x 30, con construcciones de material o de madera y chapa, según la antigüedad, que oscilan en los 150 metros cubiertos", aclara Manikis.

 

Sebastián Stupenengo, 9 de septiembre de 2002

Publicado en La Nación

 

Indice de Novedades