Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top

Barras de bar, esos lugares de encuentro

Innovadoras o clásicas, vuelven a cobrar protagonismo en el hogar

Depurada versión en cemento alisado con pileta incorporada (M. V. de las Carreras)

Protagonistas por excelencia, las barras de bar en los hogares tienen un encanto especial. Son el soporte materializado de encuentros de pareja con amigos y se constituyen como uno de los deseos más anhelados por los hombres de la casa. Sin embargo, parecería que su incorporación resulta un tanto dificultosa, debido fundamentalmente a la necesidad de espacio que requieren. Las dimensiones actuales a veces no permiten que el sueño de una barra propia se concrete.

El clásico estilo inglés

Pero a pesar de todo, existen varias posibilidades para permitir que su instalación se realice. Ante todo es necesario conocer cuáles son las dimensiones ideales en estos enseres, qué particularidades precisan y dónde no conviene ubicarlos. Después será sólo cuestión de elegir el modelo preferido.

El detalle: caras de piratas y marineros

"Por lo general, las barras son ubicadas en los rincones de un ambiente o intentando aprovechar los lugares libres debajo de escaleras. Pero es un error disponerlas allí porque no brindan comodidad. La mayoría está mal colocada y esto se debe a que no quieren que ocupe demasiado espacio en el sector", afirma Gustavo Boccazzi. Es importante tener en cuenta que estos enseres tienen como principal característica el protagonismo del que gozan al ser incorporadas. En un ambiente en el que se la incluya, será considerada la reina y se destacará mucho más que, por ejemplo, el más llamativo juego de muebles.

Una cuestión de dimensiones

¿Cuáles son las medidas ideales? Debe constar de dos superficies de apoyo: una, para los invitados y otra, más baja, para el que prepare los tragos. La medida estándar de la primera ronda 1,10 m de alto; mientras que para la segunda se estila 0,90 m de alto. La razón de este desnivel es que permite trabajar con libertad al anfitrión sin que el invitado lo vea. Los diversos productos que utilice en la preparación de las bebidas pueden desplegarse en su mesada y no tiene que preocuparse por preservar el orden mientras los emplea.

Modelo de estilo rústico, realizado en pino tea (Gustavo Bocazzi)

Respecto de los materiales adecuados para las mesadas, los más difundidos son el granito, el mármol y la madera. Los dos primeros cuentan con la ventaja de permitir una rápida higiene.
Otro aspecto importante es la profundidad. Los especialistas recomiendan que tenga un buen vuelo de tapa, es decir que la mesada sobresalga por lo menos 30 cm. Las ventajas son evidentes: permite sentarse de cara a la barra, no de costado. En síntesis, se gana en comodidad. Respecto del interior, conviene tener en cuenta que es tan importante como la estética. Casi todas las barras incluyen un cajón para guardar utensilios. Además viven con estantes en los que se disponen las botellas acostadas. Lo más recomendable es que haya divisiones de 10 cm de ancho x 10 cm de alto, con cunas de madera o hierro.

Mesa bar alta con pie de aluminio y tapa en madera (Urano)

Todas las opciones

Una de ellas puede realizarse en caso de que la casa esté en proceso de reciclado o inicio de una pequeña reforma para incorporar una barra. ¿En qué consiste? Simplemente en construirla con los materiales de la obra. Puede terminarse con ladrillo a la vista o darle un acabado rústico, mediterráneo y pintada en blanco. La opción tradicional es, por supuesto, las elaboradas en madera. Existen confeccionadas en algarrobo, cedro y pino. Para las casas estilo country son ideales las rústicas, en madera de pino tea. Los más innovadores pueden incorporar las confeccionadas en productos hasta hace poco inimaginables. Valgan como ejemplo las de aluminio. Resultan adecuadas en ambientaciones depuradas, tipo minimalista.
En materia de complementos, los más importantes son las banquetas. Los especialistas recomiendan que sean con respaldo pensando en la comodidad de los que estén disfrutando de un trago. Para ambientes informales valen sin respaldo. Conviene que la diferencia de altura entre la mesada de la barra y el asiento de la banqueta sea de 30 cm. Bodeguitas, toneles o estantes son otros elementos que sirven para crear un clima adecuado.

Canilla cromada (M. V. de las Carreras)

En la actualidad, los pocos metros disponibles muchas veces han impedido la incorporación de las barras de bar en los hogares. Sin embargo, lejos de caer en desuso, los especialistas afirman que se han reciclado. ¨Se emplean mucho porque resultan sumamente útiles. En donde no hay tantos metros disponibles, las antiguas barras de bar se han transformado en los prácticos desayunadores. También sirven como divisores de ambientes. En el interior, separan o conectan, por ejemplo, la cocina y el comedor diario. En exteriores, entre la parrilla y el quincho¨, afirma Gustavo Boccazzi.

Todo en acero y vidrio (Steel & Glass)

De una manera u otra, refuncionalizada o no, lo cierto es que la barra brinda una sensación de informalidad, distensión y un espacio para el diálogo que es necesario preservar.

Roxana García, 12 de septiembre de 2002

Publicado en La Nación

 

Indice de Novedades