Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top

Precios que se acomodan

En el interior, la crisis repercutió fuerte en el sector; hoy la tendencia se revierte lentamente

La temporada exitosa que se anuncia para el verano incentivará a muchos a decidirse por comprar propiedades

"Fue un año muy difícil para el mercado inmobiliario, pero el balance final luego de un primer trimestre realmente dramático ha sido positivo. Salvo algunas provincias que no mostraron ningún signo de recuperación, creemos que el año termina mucho mejor de lo que todos imaginamos durante los primeros meses de la crisis."
La reflexión pertenece a Santiago Debé, presidente de la Cámara Inmobiliaria de Mendoza, que estuvo presente en la última asamblea general, organizada el viernes 20 del actual por la Federación Inmobiliaria de la República Argentina (FIRA), donde también fue nombrado secretario general. En el encuentro, que se realizó en la nueva sede de la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA), participaron más de 28 cámaras de todo el país, que representaron a las provincias de Santa Fe, Córdoba, Chubut, Corrientes, Chaco, Entre Ríos, Buenos Aires y Tucumán, entre otras.
Horacio Oignio, de la firma homónima y con más de 15 años más críticos para la provincia, pero augura expectativas más críticos para la provincia, pero augura expectativas más favorables sobre el año 2003. "Las ventas estuvieron bastante paralizadas, pero dentro de este contexto, el segmento con mayor dinamismo es el que reúne a los departamentos demandados por un público estudiantil, muy característico en nuestra ciudad. Se trata de propiedades de uno y dos dormitorios, de categoría estándar y que oscilan entre los 30.000 y 70.000 pesos. Todo lo que sea de primera categoría, y que esté por arriba de los 200.000 pesos. Todo lo que sea de primera categoría, y que esté por arriba de los 200.000 pesos, no tuvo ningún tipo de movimiento. Además, se debe tener en cuenta que todavía hay un stock importante de unidades por estrenar, construidas durante 1999 y 2000. En general, son edificios en torre y con superficies que, a veces, superan los 120 metros cuadrados."

Crecimiento paulatino

Panorama inmobiliario del interior del pais

Para el ingeniero Eliseo Pérez Olivera, de Pérez Olivera Propiedades, una inmobiliaria que trabaja en la provincia de San Juan hace 55 años, "el panorama del primer trimestre del año fue desolador, principalmente por las medidas que tomó el Gobierno que imposibilitaban la compra y venta de inmuebles. Luego, en los momentos en que se pudo sacar dinero del corralito, buena parte de esos fondos se destinó a la compra de inmuebles, en especial de departamentos chicos y bien ubicados", asegura.
Para Pérez Olivera, eso provocó una situación de euforia muy particular, "que dio lugar a situaciones tan absurdas como que dos inversores se disputaran la compra de una propiedad según quién la había visto primero", recuerda casi con ironía.
En cuanto a los valores, el operador menciona que en muchas de las provincias, a diferencia de lo que ocurrió en la Capital, los valores en dólares bajaron en un porcentaje mayor. "Si en Buenos Aires sufrieron una reducción entre 40 y 50 por ciento, aquí la baja en dólares rondó entre el 60 y hasta casi el 65 por ciento", asegura.

Por la pesificación

Hay que destacar que en la mayoría de las capitales consultadas, los operadores inmobiliarios coinciden en que el mercado del interior está totalmente pesificado.
"Estamos convencidos de que hay que utilizar el peso en la cotización de los inmuebles -enfatiza Debé-. Tanto en alquiler como en venta, los precios están pesificados, y aquí en Mendoza no se hacen contratos en dólares (salvo algún local muy importante) ni se incluye ningún tipo de cláusula indexatoria. En este momento, los alquileres han tenido una leve recuperación. Y con respecto a la venta, la franja que más demanda tiene abarca desde 40.000 hasta 70.000 pesos."

Mendoza, ahora marca un repunte

Por su parte, Oignio agrega: "En Corrientes, los alquileres de los locales se pesificaron uno a uno, pero como aun así tampoco se podían alquilar, los propietarios aceptaron aplicar descuentos, que alcanzaron hasta un 30 o 40 por ciento".
En tanto, desde el Chaco, Raúl Antonio Sironi, presidente de la Cámara Inmobiliaria que representa a dicha provincia, comenta que la cercanía de un nuevo año, como es habitual en esta etapa, plantea algunas incógnitas. "Pero la gente confía en que los valores de venta subirán, y por eso muchos han decidido retirar las propiedades del mercado". De hecho, el operador afirma que ya hubo una leve recuperación en los precios, y una propiedad que a principios de año pasó de costar 50.000 dólares a 50.000 pesos; hoy, en el Chaco como en el resto de las provincias mencionadas, se cotiza alrededor de 70.000 pesos.
Sironi agrega que "los lotes han tenido bastante movimiento, porque hoy se puede construir una casa con un valor promedio de 600/700 pesos por metro cuadrado. Sin embargo, por las características de esta ciudad, los terrenos céntricos están caros, y un lote de 10 por 30 metros se cotiza en 100 dólares por metro cuadrado."
Frente a la realidad de ingresos en pesos y cotizaciones en dólares en los destinos turísticos extranjeros, la costa atlántica bonaerense volvió a recuperar el protagonismo de otros tiempos. Por eso en Mar del Plata y en el resto de los centros de veraneo preferidos por los argentinos, como Pinamar, Cariló o Miramar, la demanda de propiedades es muy superior respecto del año último, y sin duda esta temporada promete ser histórica.
"Para la primera quincena de enero está casi todo alquilado, y creemos que para la segunda, en un par de días más, ya no habrá ningún lugar disponible -cuenta entusiasmado Jorge Costagliola, de la firma Cos-Mar Propiedades-. Se recuperó una gran cantidad de público que antes se iba al exterior, que no sólo han decidido alquilar un departamento por la temporada, sino que también se verán tentados a comprar cuando ésta finalice."
Una unidad de un dormitorio, en buena ubicación y estado, se cotiza entre 9000 y 15.000 dólares, y los valores promedio de los chalets oscilan hoy entre los 60.000 y 80.000 dólares. "Aquí el dólar todavía sigue funcionando como moneda de referencia en la cotización de los inmuebles, y aunque algunos operadores hacemos varios intentos por expresar los valores en pesos, todavía no es una tendencia fuerte."
La crisis financiera, entre muchas otras cosas, marcó una revalorización de la propiedad como una elección más segura a la hora de invertir. "A largo plazo, un inmueble bien construido y bien ubicado, siempre es una inversión confiable y segura", concluye Costagliola.

Soledad Vallejos, 28 de diciembre 2002

Publicado en La Nación

 

 

Indice de Novedades