Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top


Esa libertad transgresora del loft

Estilo atractivo para profesionales jóvenes, que valoran los grandes espacios en desnivel

Una de las propuestas mas recientes en Palermo

Se pusieron de moda en la década del 70 en Nueva Cork. En ese momento, todo neoyorquino que fuera amante de la bohemia y con cierto poder adquisitivo aspiraba a vivir en uno de ellos. Allí nació un nuevo estilo de vivienda: el loft. La libertad, la trasgresión y la espaciosidad estaban asociadas a un concepto de vida novedoso y distinto.
En Buenos Aires, a fines de la década del ochenta comenzó la construcción de este tipo de viviendas. Un claro ejemplo es el proyecto urbanístico de Puerto Madero. Allí, los lofts encontraron desarrollo en los depósitos portuarios de arquitectura inglesa de principios de siglo. También se destacan, entre otros, los Silos de Borrego, los que se hicieron en el Palacio Alcorta, y los de Darwin, que popularizaron la oferta de este estilo en la ciudad, y donde se realizó Casa FOA Lofts en 1989. El reciclado de fábricas, silos, casas antiguas o de los espacios abandonados fueron el punto de partida.
Hoy, su oferta sigue cosechando buenos dividendos y existen algunos proyectos en ejecución. Es el público entre 20 y 35 años el que los busca para vivir solo o con su pareja.

También se privilegian las salidas a terrazas que aseguran luminosidad

"Estas construcciones se dividen en dos: los tradicionales, con un gran espacio abierto y donde los dormitorios balconean a la recepción, con cocina americana; y los actuales, que son más independientes y completos tipo departamento en dúplex, con los dormitorios que dan a patios internos, terrazas o a aire y luz, con lavadero. En su mayoría los compra la gente joven. El loft no es una mercadería estándar, pero las perspectivas comerciales son buenas. El metro cuadrado depende del barrio y puede variar entre los 800 y 1200 dólares. Ultimamente no se ha construido mucho, pero existen algunos proyectos que se están haciendo", dijo el arquitecto Horacio Berberian, gerente de la inmobiliaria Sheik.
Esta firma ofrece lofts en el barrio de Palermo SOHO, en Costa Rica entre Malabia y Armenia, en un edificio que era de la Italo Argentina, que se remodeló, de 150 metros cuadrados, con un dormitorio en alto hacia el patio interno, baño completo a 130.000 dólares. También tiene en venta en los Silos de Dorrego (Humberto Primo, entre Balcarce y Defensa), lofts entre 130 y 140 metros con dormitorio independiente y balcón aterrazado a 140.000 dólares.

Uno de los clásicos en este estilo: la propuesta del Palacio Alcorta

Las plantas de los lofts son semejantes entre si: espacios alargados, provistos de grandes ventanales y estructura puesta de manifiesto en la obra (hierro de fundición). Todos estos elementos se identifican con el concepto original.
Para Juan Badino, titular de Forcadell-Juan Badino Propiedades, "hoy no hay mucha oferta de este tipo de inmuebles ya construidos, pero existen proyectos para hacer. Muchos los buscan en barrios como Las Cañitas, Palermo, Núñez, que tienen buen nivel de demanda de gente sola o matrimonios jóvenes, que los prefieren a un departamento. Los precios de los nuevos en buenas zonas rondan los 1000 a 1200 dólares; en cambio, en la zona sur, como Barracas, el que demanda un loft lo elige porque es más barato que un departamento. En ese barrio estamos armando un proyecto cultural con venta de viviendas, serán 120 lofts de entre 60 y 80 metros y el metro rondará los 300/400 dólares, en un edificio en el que habrá un centro cultural y las unidades tendrán salida a jardín propio".

El dormitorio balconea sobre el living

Desde el comienzo, se propuso la planta libre como característica distintiva de los diseños. La tipología original de esta construcción fue adoptada como esquema de base para la edificación de viviendas nuevas. Por eso muchos arquitectos, a la hora de diseñar, parten de este concepto y proponen plantas libres de doble altura y espacios integrados de características parecidas a los lofts verdaderos.
Otra de las inmobiliarias que tienen en venta estas unidades es Achával Cornejo. Leonor Achával explica que "los lofts de Puerto Madero en los docks oscilan entre 1300 y 1400 dólares el metro y tienen entre 70 y 160 metros. La demanda es ágil y comercial, en un 80 por ciento son oficinas. En el Palacio Alcorta, el metro varía entre 2000 y 2200 dólares, en unidades de 100 a 120 metros, algunas con pileta propia, con todos los servicios en el edificio. Los buscan personas desestructuradas, solas o en pareja, en cierta etapa de la vida, recién separados o jóvenes con su primera vivienda."
Una de las precursoras en la comercialización en la ciudad de Buenos Aires fue la inmobiliaria Giesso. Uno de sus titulares, el arquitecto Fernando Giesso, dijo que "la demanda de estas unidades sigue estable, hay mucha reventa. Los profesionales los buscan para instalar su oficina o estudio. Nosotros empezamos en 1988 con el edificio de la fábrica Canale, luego construimos en Colegiales, reciclamos una hilandería en Darwin, y allí se realizó la primera Casa FOA lofts en 1989.
"Desde ese momento, estas construcciones se empezaron a popularizar y cambió la tendencia en viviendas. En San Telmo, los lofts comparten la demanda con los PH y los departamentos antiguos. Tenemos allí lofts de 50 metros por 32.000 dólares; los de 300 metros se cotizan a 140.000".

Propone además superficies para aprovechar el sol

Artistas y estudiantes eligen este tipo de viviendas en la búsqueda de un amplio espacio para poder vivir y trabajar en el mismo sitio. No les importa tanto la intimidad del ambiente como la libertad de circular en una planta en la que todo está al alcance de la mano.
Por eso no es extraño ver estas plantas libres convertidas en talleres y en estudios de profesionales.
"Tenemos en ejecución algunos proyectos de lofts en Palermo Chico con el reciclado de una casa y en el Bajo Belgrano en un antiguo depósito. Si hay ubicaciones privilegiadas, existe una demanda atenta a comprar este tipo de propiedades, es gente que vive en zona norte o en countries que quiere tener una alternativa en Buenos Aires. Hoy, la demanda prefiere un loft más completo y terminado con baños y cocina", subrayó Fernando Cancel, de Kantai.
Nacidos a fines de la década del 80 en nuestro país, y 10 años antes en Estados Unidos, el loft representa un estilo de vida diferente, moderno y, pese a que no son elegidos por grupos familiares, ofrecen una solución de vivienda para personas que viven solas, profesionales o parejas sin hijos.

Juan Fernández Mugica, 17 de enero de 2004
Publicado en La Nacíon

 

Indice de Novedades