Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top


San Telmo, con espíritu joven

El Casco Histórico de esta antigua zona se anima a los cambios que impulsa el turismo

Una escena que gana posiciones y nuevos comensales de diversas procedencias

El impulso por desarrollar el Sur, los valores por debajo de otros barrios y el encanto de los edificios del área histórica convirtieron a San Telmo en una zona de alto interés inmobiliario.
 "El puntapié inicial lo dio justamente el Gobierno de la Ciudad, cuando generó una movida cultural y comenzó con un plan de obras en el Casco Histórico, que al día de hoy se realiza --se están renovando calles, veredas y luminarias--. Hoy, también apareció la inversión privada que analiza una relación de costo-calidad y elige San Telmo", explica Gustavo Prelato, de Santiago Obarrio Propiedades.
Los operadores hablan de un segundo eje comercial en San Telmo. El primero es el tradicional de Defensa, regido por el rubro de los anticuarios y que, según un estudio del Centro de Estudios para el Desarrollo Económico Metropolitano (Cedem), tiene una de las tasas de ocupación más altas de la ciudad, con el 98%. Ahora, Balcarce, entre Belgrano y Chile se consolida como un polo gastronómico y cultural, que atrae tanto a quienes trabajan por el barrio --jóvenes profesionales, muchos provenientes de empresas informáticas-- como a los turistas que han encontrado en San Telmo otro rincón de la ciudad para recrearse.
"Todas las transformaciones y los reciclajes en edificios fueron acompañados por cantidad de restaurantes, algunos franceses, mexicanos y confiterías; compitiendo en buen gusto y precios; por ejemplo, sobre Balcarce hasta la avenida Independencia se habilitaron más locales: cafés concert, salones de tango, cafés literarios, donde también el turismo encontró otro rincón de esparcimiento en Buenos Aires", explica Ricardo Vinelli, de la tradicional firma. "Hoy, conviven las propuestas culturales de locales como Michelángelo o La Trastienda, con nuevas ofertas gastronómicas que se instalan en casas viejas recicladas --asegura Prelato--. Al mediodía, son los profesionales que trabajan en la zona los principales consumidores, mientras que la noche está regida por el turismo."
Vinelli apunta a la desregulación en el Código de Planeamiento del barrio. "Los valores se incrementan en virtud precisamente de esa elasticidad en las habilitaciones; por ejemplo, la zona netamente comercial de anticuarios, es decir, Defensa desde avenida San Juan hasta avenida Independencia ahora se amplió sobre Bolívar de Humberto Primo a Independencia, y por ésta con sus transversales. Así tuvieron su desarrollo Palermo Viejo y Puerto Madero."
Carlos Rodríguez, de la firma homónima, aporta datos: "Es una zona que estuvo estancada, pero en los últimos meses multiplicó las consultas: los precios son buenos, algunas zonas están libres de piqueteros, las facilidades de acceso son evidentes e incluso el estacionamiento es más barato. Por otra parte, el Casco Histórico le da una impronta pintoresca, bohemia".
Dadas estas condiciones, el mercado residencial impulsa al comercial. Los edificios reciclados desatinados a oficinas atraen a empresas de informática, mientras que tanto galpones como inmuebles viejos con techos altos son vistos como excelente mercadería por las constructoras para convertirlos en loft --residencias que escasean y son muy buscadas por los profesionales jóvenes--.
Finalmente, la flexibilidad en las habilitaciones impulsó el mercado de locales gastronómicos y culturales, que encuentran en casonas, los lugares ideales donde instalar novedosas propuestas temáticas.
"Esto demuestra una vez más que donde se dejó hacer y crear a la actividad privada el crecimiento es constante", concluyó Vinelli.

Sebastián Stupenengo, 15 de marzo de 2004
Publicado en La Nación

 

Indice de Novedades