Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top

Hotelería, en fuerte expansión

En Ushuaia, el sector de la construcción promete transformar el actual paisaje urbano
Así será la magnífica vista que tendrá el visitante que se aloje en el nuevo Los Yámanas. Se utilizan materiales de la zona: madera, chapa y piedra

USHUAIA.- La ciudad más austral del país espera para el próximo verano un aluvión de turistas argentinos y extranjeros. Por eso, a toda velocidad y casi sin reparar en los costos, se están construyendo cientos de nuevas plazas hoteleras de todos los niveles, desde cinco estrellas hasta bed & breakfast.
Aquí, el sector de la construcción vive una revolución que promete transformar completamente un paisaje urbano enmarcado en la geografía seductora de este confín fueguino. Un solo dato lo dice todo: en proyectos que están en diversas etapas de ejecución, en la actualidad se construyen 1354 plazas hoteleras. Y sólo en el último semestre, la municipalidad local otorgó 119 nuevos permisos para este tipo de obras. Cuando los trabajos iniciados hayan concluido, esta ciudad tendrá más de 4600 plazas, una buena parte de ellas de nivel internacional.
Nadie ni del ámbito público ni del privado se atreve a estimar una cifra que sintetice el volumen de las inversiones, pero hay un elemento que revela la magnitud de los montos: el metro de construcción puede costar hasta 2000 pesos. Juan Martín Fernández, gerente de ventas del hotel Los Yámanas, reconoce: "El apuro por terminar el plan de obras a veces obliga a pagar costos más altos".
Por otro lado, también se empieza a percibir el interés internacional. El secretario de Turismo municipal, Julio Lovese, confirmó que algunas reconocidas cadenas se mostraron interesadas en edificar nuevos hoteles cinco estrellas, entre ellas Sheraton y Howard Johnson. Además, varios de los emprendimientos existentes pertenecen a capitales europeos y chilenos".


Muy intenso
  
En la ciudad, la actividad es evidente por el ir y venir de obreros, maquinarias y camiones con materiales. Incluso, el hotel Mónaco sobre la céntrica calle San Martín encaró trabajos de movimiento y consolidación del suelo, tarea para la que no faltan técnicos y obreros especializados. Allí nomás, a pocos metros sobre la misma arteria, Villa Brescia Hotel también está levantando una nueva ala de habitaciones. Ushuaia, con poco más de 60.000 habitantes, creció desordenadamente en los años 80 y 90 a partir del efímero desarrollo industrial de la isla. De hecho, los gobiernos municipal y provincial ahora acuerdan acerca de cómo emprolijar el descontrol urbano.
El principal inconveniente y, a la vez, el mayor atractivo radica en la ubicación de la ciudad, encerrada entre la Cordillera y el Canal de Beagle. Por eso, las nuevas obras se materializan sobre la ladera de la montaña o hacia el Sudoeste, en las inmediaciones del aeropuerto.
En la última década, el turismo de verano creció el 500 por ciento. Y para el próximo año se esperan 196.717 personas, casi un 7% más que el anterior. Una buena parte de ellas arribará a este impactante lugar de la Argentina en los 300 cruceros que atracarán esta temporada. Otros llegarán vía aérea, ya que para esa época el moderno Aeropuerto Internacional Malvinas Argentinas recibirá hasta siete vuelos diarios. El promedio de estada se ubica en torno de los tres días.

A toda marcha, a pesar del frío


Razones del éxito
  
¿Por qué tanto interés en este sitio aparentemente tan alejado? Más allá de los atractivos que en sí mismos tienen Ushuaia y su entorno, el puerto de esta ciudad es escala obligada para el 96% de los barcos que van a la Antártida. El continente blanco está de moda, aunque por ahora sólo europeos y norteamericanos pueden darse el lujo de llegar allí.
La contracara del auge turístico es el agravamiento del problema habitacional. A los residentes permanentes les cuesta cada día más conseguir propiedades disponibles en venta o alquiler. Por ejemplo, la renta de una casilla -como llaman aquí a viviendas de madera de dos ambientes instaladas sobre la ladera-, puede costar más de 1000 pesos por mes.
También se siente la falta de inversión en infraestructura pública, sobre todo en la consolidación de veredas y calles. Una necesidad que la administración municipal deberá resolver pronto si quiere mostrar a los visitantes mayormente ingleses, alemanes, estadounidenses y españoles, una ciudad moderna y en desarrollo. Ese camino parecen haber tomado las autoridades locales, que buscan contener la usurpación de espacios naturales sobre la montaña o junto al canal, y regularizar la tenencia de las tierras. Durante los años de la promoción industrial, muchos de los recién llegados plantaron bandera donde pudieron. Allí comenzó el desorden."

Cientos de obreros en toda la ciudad

El valor del entorno
  
Aquí, en este rincón del Sur, el componente central de todo proyecto arquitectónico es el entorno: la montaña, el bosque y el canal. Luego, piedra, madera y chapa, materiales de construcción típicos de la zona, hacen el resto. El resultado es un ambiente cálido y sereno, ideal para el descanso del cuerpo y el alma.De hecho, no es casual el nombre de la ciudad. En yámana, Ushuaia significa bahía que mira hacia el poniente.Además, en muchos casos, vestigios de la cultura indígena o de los primeros exploradores europeos que recorrieron los canales completan la gama de atractivos. Y si todavía falta, la nieve en invierno y el omnipresente sol en verano completan el paisaje. Las Hayas, por ahora el único hotel cinco estrellas de la provincia, aprovecha al máximo su ubicación en medio de la montaña. Tanto que labró en la roca cordillerana una bodega para sus vinos y hasta un rincón de su piscina desnuda el color ocre de Los Andes.
Está en el camino del Martial, que asciende a uno de los últimos restos de la era glaciaria, en una zona de reserva hotelera en la que también está el hotel del Glaciar. Este último integra la lista de habitaciones cuatro estrellas junto con el Ushuaia, sobre la Cordillera, al noroeste de la ciudad; el Canal Beagle, en Maipú al 500, y Los Yámanas, en el extremo sudoccidental de la planta urbana.
Casi un centenar de empresas ofrece servicios de hotelería, hospedaje, albergues y cabañas cuyos valores diarios oscilan entre los 50 y los 600 pesos por persona. "Actualmente, la mayor oferta está en las tres estrellas. Pero el fenómeno es el caso de los nuevos hostels, modalidad que se extendió en los últimos meses", explicó Lovese, titular del ente de promoción municipal.
Ushuaia es consciente de que su futuro es el turismo y de que necesita prepararse para responder a las exigencias de visitantes con muchas millas, a los que sólo les falta conocer el fin del mundo. O, según se lo mire, su principio.

José Crettaz (Enviado especial), 23 de agosto de 2004
Publicado en La Nación

 

Indice de Novedades