Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top

El PH, un regreso con gloria

Los reciclados tienen mucha demanda y en los barrios crecen las propuestas por estrenar
Diferentes niveles internos y frentes que logran un impacto visual que los distancia de sus antecesores de los años 60

Paradojas de la vida. Los creativos del siglo XXI parece que buscan vivir con los pies en la tierra. Como todas las generalizaciones, ésta también es bastante arbitraria, aunque tenga algo de cierto. Porque la movida del diseño tiene bastante que ver con que los PH se conviertan en las "nuevas estrellas del mercado inmobiliario", como los llama Carlos J. Puente, de Puente Inmobiliaria.
Hoy hablar de ellos no es referirse sólo a las unidades producto de la fragmentación de la tradicional casa chorizo, sino también a unidades por estrenar con muy variadas características. En las décadas del 60 y 70, cuando sólo los departamentos diferenciaban su status, hablar de PH era referirse a una casa de origen modesto remodelada en varias unidades de mayor o menor aire bohemio, donde alguna sensibilidad espacial solía sacar provecho a dobles alturas y ambientes poco convencionales y las convertían en un estudio canchero. Esto producía extraños fenómenos de convivencia, como el de viejitos materos y jóvenes o parejas forzosamente inconformistas.
El arquitecto Claudio Mazur, de Mazur Arquitectura Inmobiliaria, explica que "con el correr de los años, no sólo estos vanguardistas valorizaron el estilo de vida propio de estas unidades: mayor expansión, costo inferior al de una casa sobre terreno propio, menor cantidad de copropietarios, ausencia de expensas comunes. Así, la demanda se acrecentó. Incluso, como esta construcción exige relativamente baja exposición de capital, son muy buscados por arquitectos que los reciclan y venden".


Venta rápida
  
Al ser un modelo de vivienda que surge de construcciones que no se realizan desde los años 50, son bastante difíciles de encontrar. Por eso, una unidad para reformar, si está en precio, se vende en 10 o 15 días, por no decir una semana. Hay que invertir entre 20.000 y 40.000 dólares, lleva tres meses de obra y tiene una alta rentabilidad en el corto plazo, pues el precio promedio del metro cuadrado reciclado es de 850 dólares aproximadamente", continúa explicando Leandro Man, también de la empresa Mazur.
Todo perfecto, salvo la opinión de algunos acerca de que siempre se tratará de una "casa nueva en una construcción vieja". Para ellos, la solución son las unidades por estrenar, una apuesta tan novedosa como fuerte dentro del mercado.
Para Carlos Fiks, titular de Fiks y Cía., comercializadora de PH Urbano, ésta es una evolución del concepto tradicional que, incluso, lo supera. "Cuando nos referimos a PH por estrenar hablamos de aire, luz, el mejor diseño, mucho confort y ningún gasto común. Una suerte de mini- complejos habitacionales donde todas las unidades tienen expansión, ventilación cruzada, independencia visual de los vecinos, y no comparten servicios ni otros gastos comunes. Pueden tener tanto 60 como 160 m2, y el valor del m2 oscila alrededor de los US$ 1000", dice Fiks.



Movida y proyectos
  
PH. Urbano es un proyecto arquitectónico e inmobiliario del que forma parte, además, el Estudio Arquitectonika. Se trata del diseño, la construcción y venta de unidades, que buscan acompañar la movida de vanguardia que de Palermo Viejo se extiende a Colegiales y, con características algo diferentes, también a Núñez.
"Se compra el lote -explica Carlos Fiks- y se construye a nuevo. Todos son en dúplex o tríplex, con un jardín o terraza, caldera individual para piso radiante y agua caliente, carpintería de aluminio anodizado, muebles de cocina de última generación, decks de buenas maderas, ventanales corridos. Los clientes nos llevan a privilegiar el diseño, la calidad y el servicio posventa."
¿Quiénes son los compradores? "Gente de entre 25 y 45 años que busca las expansiones e independencia propias de una casa, la seguridad de la propiedad horizontal con un estilo de vida que exige no alejarse tanto de los centros de la movida urbana."
Si bien es cierto que en los barrios que incluyen circuitos culturales y gastronómicos de moda los PH a estrenar son muy requeridos, la demanda de unidades de este tipo, sobre todo en dos y tres ambientes, crece a paso firme también en otras zonas. "En Villa Urquiza, Coghlan y Saavedra, arquitectos y empresas constructoras, atentos a una demanda específica, salen a la búsqueda de lotes o casas antiguas que permitan proyectos caracterizados por obras ágiles y de rápida concreción de venta como éstas", confirma Puente.
Como para que no queden dudas, Mazur lo explica sin medias tintas: "Como se sabe, en Buenos Aires el elemento crítico -la figurita difícil de todo esto- es la tierra, cada vez más escasa. El otro factor fundamental, el virtual organizador, el código. Así, los barrios con zonas de baja densidad, R2B1 FOT 0,8 a 1,6, son las ideales para la construcción de PH porque permiten un máximo aprovechamiento de los terrenos".
Como se ve hay más de un motivo para el reverdecimiento en Buenos Aires de unas siglas que cambian algo más que matices. ¿Será que en la modesta altura de los PH está el espíritu de una ciudad que, ya casi agotados sus espacios, no se resigna a la forzosa fantasía de las orgullosas torres?

Paula Gómez, 23 de octubre de 2004
Publicado en La Nación

 

Indice de Novedades