Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top

Búsqueda: idas y venidas a la hora de comprar

Dar con un departamento usado, listo para habitar, en buen estado y precio se puede convertir en una odisea. Aquí, algunos casos y la opinión de especialistas
 

Arenales y Pueyrredón, departamento de dos ambientes al contrafrente, impecable estado, muy luminoso, bajas expensas, 45 metros, 52 mil dólares. Ver de 15 a 18 horas.
El aviso era uno de los tantos que Alfredo L. había marcado en el diario del sábado para ir a visitar. Está por casarse, de modo que con su novia todos los fines de semana recorren departamentos. Esta vez la oferta parecía interesante, el precio estaba dentro de su presupuesto y la ubicación resultaba muy tentadora. Pero como tantas otras veces, ganó la desilusión.
"La empleada de guardia que me recibió prácticamente no conocía el departamento. Y lo que en el diario figuraba como estado impecable resultó exactamente lo opuesto: las paredes tenían humedad, las ventanas estaban rotas y las persianas no subían ni bajaban; donde estaba el aire acondicionado había un agujero negro con privilegiada vista hacia el edificio vecino. La gran luminosidad se traducía en un débil rayito de sol que entraba desde un costado. Eso sí, los metros eran los publicados, y lo que es peor, el precio también."
El decepcionado comprador cuenta que recorrió durante tres meses no menos de 50 departamentos y este relato, sin exagerar, corregido y aumentado, podría multiplicarse en variedad de ejemplos. "Jamás imaginé que pasaría por tantos avatares a la hora de comprar un departamento. Durante ese tiempo recogí la experiencia de otras personas que como en mi caso habían tomado la misma y difícil decisión: elegir su propia vivienda."

 
Otro caso
  
Lourdes G. hace su aporte. El aviso que más le había interesado era el de Bulnes al 1200, una planta baja, de 65 m2, con tres dormitorios y patio. Decía luminoso, con dos baños; pedían 48.000 dólares. "Llegué al lugar un poco antes de las 6, la tarde era soleada. Por dentro, apenas ingresé en el departamento era toda penumbra. Los tres dormitorios anunciados eran, en realidad, un living y un comedor sin divisiones; el segundo baño estaba dentro del lavadero, el patio era un desahogo, pero francamente era inhabitable.
Decían que se trataba de una gran oportunidad, con expensas bajas, y que los dueños tenían urgencia de venderlo. Al salir, mientras meditaba, con una mezcla de fastidio y desilusión, me pregunté si alguien podría adquirir esa vivienda."
Se sabe que los ejemplos citados seguramente se pueden multiplicar. ¿Qué anima a algunas inmobiliarias a publicar un aviso que no tiene ningún punto de coincidencia con la realidad? ¿Qué actitud debe tomar el comprador después de reiteradas frustraciones en busca del departamento soñado?
¿Cómo pueden solicitar precios que trepan por las nubes por unidades antiguas, oscuras, deterioradas? Interrogantes sobran, pero no hay respuestas.
 

El operador debe asesorar honestamente al cliente

 
Ir a las fuentes
  
Una alternativa es consultar a las entidades que agrupan a las inmobiliarias, como es el caso de la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA).
Héctor D´Odorico, su vicepresidente, responde: "Nosotros aconsejamos a los operadores que la publicidad sea clara y concreta. Especificar si el edificio no tiene ascensor (por escalera); cuando la dirección no es exacta, tratar de informarla, y que el dato sea fidedigno".
Plantea el directivo que "el cliente que se sienta engañado o perjudicado puede recurrir a Defensa del Consumidor, donde se establecen denuncias por falta de lealtad comercial, y también a nuestra entidad, donde funciona un tribunal de ética que juzga aquellos actos reñidos con la honestidad". También comenta que en la medida en que los profesionales se preparen, adquieran cada vez más conocimiento y se perfeccionen habrá menos operadores que actúen indebidamente. "Es importante profesionalizar la actividad; el cliente merece un servicio honesto y jerarquizado."
¿Con cuántos otros problemas debe lidiar un comprador? Además de los temas vinculados con el estado del departamento y del precio, es muy importante tener en cuenta la forma en que el operador resuelve aquellos aspectos legales, que son tan importantes como el resto.
Justamente el caso de Alejandra N. refleja este aspecto, esencial a la hora de comprar: "Había encontrado el departamento que buscaba, con todas las condiciones. Ubicación, precio, cantidad de metros, luminosidad y gran terraza. Era un primer piso en Pacheco de Melo y Austria. El estado era muy bueno, la terraza era para quedarse a vivir (ya me imaginaba el asado con amigos), con vista al verde. Sólo había dos pequeños detalles: la terraza no formaba parte de la unidad, no figuraba en la escritura, porque era común a todo el edificio. Y, además, la vivienda estaba en sucesión".
Fernando Cancel, directivo de la Cámara de la Propiedad Horizontal, comenta que "hay empresas que actúan con la idea de captar más clientes, pero no se preocupan de ser eficientes y responsables. La tarea del operador es muy especializada. Hay que tener en cuenta que en la compraventa de una propiedad, las cuestiones emocionales y personales están tan presentes como los problemas que hay que resolver hasta que se concreta la operación. Estas situaciones generan mucho estrés, de modo que parte del trabajo del operador es asesorar honestamente y ayudar para que el cliente pueda realizar un buen negocio o inversión".

Juan Fernández Mugica, 26 de febrero de 2005
Publicado en La Nación

Indice de Novedades