Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top

Demanda
Ahora, los megalocales

Con espacios de grandes dimensiones se busca ganar liderazgo en áreas de alta concentración de público. La apuesta incluye variedad de servicios
 

Las cifras que definen el resultado de los esfuerzos de cada compañía no sólo son producto del talento de sus CEO, sino que representan el fruto de un largo proceso que se inicia en los mensajes simbólicos y de imágenes que la propia empresa transmite en su relación directa con el cliente.
Así, la idea del megalocal -según afirman los especialistas, basado en el concepto del supermercadismo y afín con un amplio sector de las nuevas generaciones- se instala como una de las virtuales plataformas de lanzamiento hacia el liderazgo.
En los últimos años, determinados rubros han optado por espacios en décadas anteriores impensados a tales efectos. Entre otras, una cadena de librerías de primer nivel acercó a un público antes reticente, al conjugar en su megalocales las áreas de venta de libros con las gastronómicas.
Otra de farmacias cambió el paradigma de ese negocio al optar por poner a disposición de sus clientes un abanico de vastos puntos de venta donde se ofrece el sistema de self service. Otra empresa, en alianza con las principales marcas vinculadas con el deporte, apostó a grandes superficies comerciales, en las que ofrece un pool de etiquetas de primera línea.

Marcas que suman
  
Pero no son las únicas. Compañías argentinas vinculadas con el mundo de la decoración, desde las más tradicionales hasta las recientemente estrenadas, también eligen locales gigantes.
Mobiliarios Fontenla, con más de cincuenta y cinco años en el mercado del diseño, el mueble y la decoración, acaba de inaugurar uno en Puerto Madero.
Su presidente, Roberto Fontenla, comenta de qué manera eligieron esa locación. "Siempre que buscamos un espacio, exigimos superficies que permitan un buen desarrollo interno, después priorizamos aquellos cuyas vidrieras estén casi al nivel de la vereda y tengan buena altura."
Y agrega: "Nuestro local en Bahía Blanca tiene justamente una vidriera de doble altura (casi de dos pisos). Pero, antes que cualquier otra cuestión, nos interesa que la zona sea frecuentada por potenciales compradores de alto poder adquisitivo".
Explica que hay calles absolutamente identificadas con decoración, como Arenales, o que marcan un nivel, como la avenida Alvear.
"Cuando tomamos la decisión de abrir Fontenla New Concept en Puerto Madero, descubrimos el espacio y nos jugamos a la aventura; aunque la zona fuera virgen en el tema, confiamos en nuestra intuición. Hasta hace un par de años conseguir megalocales no era tan complicado; hoy es prácticamente una hazaña."
Un desafío que los responsables de Okko también superaron de manera singular.
La empresa, que nació con la intención de innovar en el mercado premium de la decoración, acaba de cumplir tres años y cuenta ya con nueve locales en esta ciudad y uno en Rosario.
El que inauguró recientemente sobre la avenida Santa Fe al 1400 recupera un teatro cerrado en la década del 50, considerado monumento histórico, el Versalles, que dejó de funcionar en 1955 y fue después ocupado por La Scala, firma dedicada a la ropa femenina.
Angel Fernández Cortés, titular de Okko, comparte los criterios vertidos por Fontenla con respecto a la búsqueda de grandes locales y agrega que, a la hora de elegir, privilegian "la ubicación, que tenga buena presencia a la calle, que el público de la zona se adecue a nuestro target y que el local se alquile a buen precio".

 Valores
  
Ya desde la perspectiva de los especialistas en cuestiones inmobiliarias, Armando Pepe, titular de la compañía que lleva su nombre, afirma: "No hay locales gigantes en venta, salvo en barrios periféricos. Y tampoco es sencillo encontrarlos en alquiler, cuando se trata de ubicaciones exclusivas".
Según agrega, un local de 3000 metros cuadrados, en Corrientes y Florida, se alquiló recientemente en un monto cercano a los 50.000 dólares mensuales.
Y, de acuerdo con un estudio de la firma L. J. Ramos, en Cabildo y Juramento, uno de 1000 metros cuadrados distribuidos en dos plantas, se cotizaría en alrededor de 20.000 dólares mensuales.
No es de extrañar, entonces, que el grupo Pegasus, propietario de Freddo, haya anunciado a principios de año que, durante 2005, desembolsaría 12 millones de pesos para abrir dos megalocales, uno en Puerto Madero Este (ya inaugurado) y otro en Paseo Alcorta. O que el mismo fondo de inversión haya invertido 800.000 pesos sólo en la apertura del Musimundo de Rivadavia al 4900. Como sintetiza Armando Pepe, "quienes invierten en megalocales consideran que parte del costo de los mismos opera como inversión publicitaria, y que estos espacios son fundamentales para consolidar su imagen corporativa".

 
Para ir haciendo cuentas
  

No todos los locales de más de 400 m2 se cotizan en dólares. En el mercado se puede encontrar propuestas en alquiler como las siguientes:

  • Tucumán y Esmeralda, 816 m2, 25 m de vidriera, $ 15.000
  • Tucumán y Reconquista, 405 m2, 27 m de vidriera, $ 17.000
  • Santa Fe 3000, 775 m2, $ 45.000
  • Córdoba 4200, 750 m2, $ 23.000
  • Libertad entre M. T. de Alvear y Paraguay, 721 m2, $ 18.000
  • Cabildo y Blanco Encalada, 680 m2, $ 27.000

Paula Gómez, 15 de agosto de 2005
Publicado en La Nación

Indice de Novedades