Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top

Vivienda: ¿Un tema o un problema?

  • Entrevista al ingeniero Norberto Pazos, subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda

  • La función específica del Fonavi en las provincias

  • Experiencias en otros países

  • Fuerte_Apache
    El siglo concluye con la demolición del conjunto conocido como Fuerte Apache, a menos de tres décadas de haber sido considerado como un modelo de urbanismo


    Parece imposible referirse a un atributo social básico sin anteponerle la palabra problema Dice Borges que la palabra problema puede ser una insidiosa petición de principio. Hablar del problema judío -afirma- es postular que los judíos son un problema, y añade que "otro demérito de los falsos problemas es el de promover soluciones que son falsas también".
    Se acude a esta cita porque hace muchos, muchísimos, años que en la Argentina no se escucha hablar del tema de la vivienda sin que se anteponga, como ingrediente esencial de la cuestión, la palabra problema. Entonces se refieren los funcionarios al problema de la vivienda, a las vías mediante las cuales se resolverá tal situación, a lo mal que fue encarado el problema por gobiernos anteriores, a la escasez de recursos para resolver adecuadamente las dificultades que plantea esa cuestión.

    Conjunto Habitacional PB y 2 pisos


    Se trata de colocar el tema en una justa escala de valores (sin duda más importante que el asignado a los automóviles, por ejemplo, que gozan de un eco enorme en los medios apenas se rozan algunos aspectos legales o impositivos que podrían afectarlos).

    Y ya que se menciona a los automóviles, apelaremos a una figura mecánica para pintar la situación que vive la industria de la construcción desde hace ya 30 meses. Son dos años y medio con un motor funcionando en punto muerto, consumiendo esfuerzos sin movimiento alguno. O con un desplazamiento apenas visible si se lo compara con el realizado en otros países con igual o menor trabajo.


    Hubo errores, sí, que paradójicamente pueden resultar ejemplificadores para evitar incurrir en esas equivocaciones en el futuro. Pero todavía resuena en nuestros oídos la frase de un brillante secretario de Vivienda del pasado, el ingeniero Ernesto García Olano: "Una cama en una vivienda digna es, en definitiva, una cama menos en una cárcel o en un hospital".

    García Olano tenía clara la ubicación de la vivienda en la escala de valores de una sociedad en evolucion positiva. Lo lamentable fue que en los años siguientes esa claridad se empañó y los lobbies de los constructores no lograron neutralizar los lobbies de los fabricantes de automóviles. Aunque en algunas ocasiones eran las mismas personas.

    Para seguir con la figura automotriz, hay que poner urgentemente la palanca en primera para vencer la inercia de una maquinaria tan vasta como lo es la industria de la construcción (y la de los múltiples insumos que en ella participan) y ponerla en marcha. Una vez que esto ocurra, los cambios ascendentes se producirán de manera automática.


    Luis J. Grossman

    Copyright © 2000 La Nación


    Indice de Novedades