Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top

UNIDADES CHICAS
Inversión segura, con demanda en alza

Logran buenos valores en la zona norte de la Capital cuando son nuevos e incorporan amenities y expensas acotadas
 

Se venden como pan caliente. Viejo refrán que en este caso da cuenta de la rápida comercialización de las unidades monoambientes y de un dormitorio en los circuitos donde más se construyen estos inmuebles, como Barrio Norte, Recoleta, Belgrano, Palermo y sectores de Núñez.
Un segmento del mercado ahora muy activo por la presencia de inversores, que los buscan en muy buenas zonas, ya que son fácilmente alquilables y, por tanto, se valorizan más.
Los monoambientes con superficies de 24 a 40 metros cuadrados pueden tasarse entre 30.000 y 50.000 dólares. Aquellos de un dormitorio con dimensiones no mayores a los 60 m2 superan estas cifras y pueden llegar a los 78.000 dólares.
Los departamentos a estrenar se cotizan en 1300/1500 dólares aproximadamente el metro cuadrado. Los usados, en cambio, con otras características, sin servicios y con un concepto y prestación distintos, pueden costar de 900 a 1100 dólares por metro cuadrado.
Enrique Eggimann, titular de Eggimann & Asociados Brokers Inmobiliarios, opina: "Estas unidades tienen muy buena respuesta entre compradores con efectivo en la mano, dado que los créditos aún resultan inalcanzables para muchos de los que conforman el target de interesados en departamentos pequeños. En materia de valores, estas unidades alcanzan un piso de 1100 dólares según las zonas. Esta tendencia parece estabilizarse, dado que hasta que no aparezcan los créditos la gente no podrá renovar sus propiedades".
Armando Pepe, titular de la firma homónima, señala: "Son compradores genuinos, que invierten en ladrillos porque es lo más seguro. A los departamentos los usan para rentarlos o venderlos cuando están terminados. No existe la burbuja inmobiliaria en la Argentina. Sí en España, donde se compra muchísimo con crédito porque otorgan hasta el 100% de financiación".
Generalmente, estos edificios conforman un mix entre vivienda permanente y apto profesional. Se utilizan como estudios de abogados o arquitectos, consultorios médicos o psicológicos y oficinas. Los que buscan estos espacios reducidos son matrimonios jóvenes o grandes sin hijos, solteros, estudiantes, separados y profesionales.
Agrega Pepe que en todas las zonas de la Capital se construyen departamentos chicos que se volcarán al mercado en los próximos 12 meses. "Hay mucha demanda, pero no hay oferta y los usados que no están en buenas condiciones no se venden."


En construcción
  
La preventa en tiempo de obra tiene un atractivo adicional, que atrae a la gente del interior interesada en comprar un departamento para los hijos que vienen a estudiar a la Capital. En este caso se paga el boleto, se congela el precio y posteriormente se abona en cuotas durante la construcción. Se lo toma como una forma de ahorro inducido. Una unidad de 40 metros cuadrados ronda los 45.000 dólares. Con 18.000 se puede ingresar y luego en 14 cuotas de 2000 dólares se adquiere la propiedad.
Mario Gómez, de Toribio Achával Oncor International, explica: "Con este sistema se puede comprar entre 1100 y 1150 dólares a estrenar. Los profesionales buscan espacios chicos para vivienda y oficina al mismo tiempo".
Daniel Zuker, titular de la empresa homónima, expresa: "El desarrollador actual apunta especialmente a este segmento porque atrae a los ahorristas que en otras épocas apuntaban a la Bolsa, monedas extranjeras, depósitos a plazo fijo o hipotecas. Producen una buena rentabilidad y éste es un momento apropiado para comprar porque todavía los precios están bajos".


Chicos, pero con amenities
  
Los edificios pequeños no necesariamente disponen de cocheras, aunque se los dota de amenities como el salón de usos múltiples, pileta, solárium; algunos poseen gimnasio y parrilla.
Generalmente, estos edificios tienen servicios individuales para abaratar las expensas y algunos no tienen gas. Se lo reemplaza con anafe eléctrico, aire acondicionado, calefacción por piso radiante y la misma caldera sirve para el agua caliente; todo funciona con energía eléctrica.
Eggimann dice: "Esta tendencia se comenzó a observar cuando la gente que se había mudado a la zona norte en busca de tranquilidad regresó a la ciudad para bajar los costos de movilidad sin perder las comodidades del country".
La rentabilidad de este tipo de departamentos y en edificios nuevos de bajas expensas suele llegar al 7% anual en dólares.
Zuker agrega: "Nosotros vendimos en su totalidad y en 40 días, en lo que se denomina del pozo, unidades monoambientes en Roosevelt 1900 y Guardia Vieja al 4100. Ya terminados, en Federico Lacroze al 3100 y Franklin al 400. Son departamentos que en su mayoría compraron quienes desear invertir".
Estas unidades deben tener bajas expensas para asegurarse el éxito de la operación. Los costos rondan entre 1 y 1,20 dólares por m2. Esto se debe a que todos los servicios y amenities tienen un desembolso fijo de mantenimiento muy alto, lo mismo que la seguridad.

Javier Reyes, 8 de julio de 2006
Publicado en La Nación

Indice de Novedades