Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top

Contra la actividad inmobiliaria

Desde hace un tiempo distintos anuncios, decretos, resoluciones, etc., han conspirado drásticamente contra la actividad inmobiliaria. Veamos.
 

Hugo Mennella, presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina


Desde hace un tiempo distintos anuncios, decretos, resoluciones, etc., han conspirado drásticamente contra la actividad inmobiliaria. Veamos.
Corralito urbano. A partir de quejas de vecinos (seguramente atendibles en algunos casos) se estableció muy inteligentemente una organización con indisimulables fines políticos creando un demonio apocalíptico al cual denominaron Torres, centrando el reclamo en un barrio como el de Caballito donde justamente son las menos, ya que para construirlas se necesitan un mínimo tres lotes contiguos de frente y no los hay disponibles actualmente en la zona.
Concretamente, de los que se está hablando es de edificios entre medianeras y dentro de una zonificación permitida por el Código de Planeamiento Urbano vigente. El argumento esgrimido fue que motivado por la construcción de torres colapsan los servicios cuando los responsables de cada área manifestaron públicamente incluyendo al Ministro de Obras y Servicios Públicos que no existía tal problema. Entonces, ¿por qué se produce éste corralito cuando en realidad a través de un recurso de amparo, se había afectado al estudio sólo a 16 manzanas de la zona de Caballito? ¿Por qué se extiende el amparo a otros barrios innecesariamente, exagerando la magnitud del reclamo? ¿Por qué se rompe la confianza en el inversor que se encuentra de un día para el otro sin la seguridad jurídica que lo ampare? Los extranjeros que piensan invertir se retaren y se retrae el mercado en general ante la incertidumbre futura. Se postergan o se cancelan proyectos.
Se podría haber actuado en forma mucho más medida y criteriosa, analizando con tiempo las reformas convenientes.
Resolución de la AFIP. Nadie  puede estar en desacuerdo en clarificar los valores de las escrituras, aunque la tendencia del mercado, en forma natural la estaba corrigiendo. Pero tomar medidas impropias genera una gran dispersión en el mercado y dudas en cuanto a su implementación.
Resultará para los inmobiliarios muy complejo tener que informar sobre datos confidenciales referentes a sus clientes, lo que en definitiva se contrapone con leyes nacionales de protección de los mismos.
Hemos hecho desde la Cámara Inmobiliaria Argentina una propuesta a las autoridades de la AFIP que facilitaría enormemente el tema y la recaudación en general, objeto que en definitiva es lo que se persigue. Proponemos la actualización de la valuación fiscal de las propiedades (sin incrementar el importe a pagar por el contribuyente) adaptando en este sentido la alícuota, y el resultado sería práctico para el usuario y doblemente beneficioso para la AFIP ya que, se escrituraría por valores reales y en la misma medida se ajustaría el impuesto a los bienes personales.
Registro de operaciones inmobiliaria. Parece que no se escarmienta, hemos dicho que el único proveedor de unidades al mercado es el inversor, y nos preguntamos si se piensa que el mismo va a seguir apostando a invertir para renta con todas las imposiciones. Seguro que no.
Vaticinamos nuevamente problemas en el mercado de alquileres con desabastecimiento y suba de los valores. Lamentable. Por último, el día miércoles pasado sale en un matutino una insólita información sobre la iniciativa oficial para crear un "sello de calidad" para inmuebles impulsado  por la Secretaría de Defensa del Consumidor. A la tarde estaba desmentida la misma por el jefe de prensa del Ministerio de Economía, aclarando que la información  vertida por la mañana era falsa.

Hugo Mennella, presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina, 26 de diciembre de 2006
Publicado en Clarín

Indice de Novedades