Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top

Las casas, en alza

En los últimos tiempos se duplicaron las consultas por parte de familias que buscan espacios más confortables y de inversores interesados en levantar edificios o PH
 

En varios barrios de la ciudad de Buenos Aires, lejos de perder vigencia las casas continúan sumando adeptos, entre los que se distinguen dos grandes sectores: las familias, que buscan dejar atrás departamentos y expensas a la vez que se amplían, y los inversores, que se encuentran a la caza de espacios aptos para el desarrollo de alguna construcción, muchas veces de pocos pisos.
"En estos últimos años hay una tendencia cada vez mayor a la compra de casas. Esta circunstancia, que sólo se vio demorada por el problema de la inseguridad, parece reactivarse en algunos sectores de la Capital, como el barrio Inglés, en Caballito. Según nuestros registros, las consultas por las casas se duplicaron. Cada vez resulta más usual que alguien que entra a la inmobiliaria en busca de un departamento de cuatro ambientes termine interesado por una casa", sostiene Rebeca Kaba, asesora comercial de Lepore Propiedades.
Otro sector con gran interés por este tipo de propiedades son los inversores, que buscan oportunidades inmobiliarias. "Los motores pueden ser muy variados; están los que compran estas viviendas haciendo foco en los terrenos (los cuales serían destinados para el desarrollo de distintos emprendimientos) y los que buscan lugares aptos para la instalación de locales comerciales, situación esta última que se observa con mucha fuerza tanto en Palermo SoHo como en Hollywood, donde se multiplican los locales gastronómicos y de indumentaria. Este fenómeno elevó el valor de las casas", comenta Fernando Cancel, presidente de Kantai Operaciones Inmobiliarias y vicepresidente primero de la Cámara de Propiedad Horizontal.
Aunque tradicionalmente la llegada del verano (entre noviembre y diciembre) resultaba el momento ideal para la búsqueda de este tipo de propiedades, según los brokers hoy esa realidad parece haber experimentado un cambio notorio. "Esto es algo que varía según el público. La clase media sale a ver casas en dos momentos específicos: a principios y a mediados de año. Mientras que para la gente con buen poder adquisitivo, menos la época veraniega, cualquier momento resulta bueno", aclara Miguel M. Risso, de la firma homónima.
Según Hernán Oppel, vicepresidente de Oppel SA, la demanda se volvió atemporal. "Esto se debe a que como son productos únicos y no responden a una tipología determinada, la gente sabe que su búsqueda le puede llevar un buen tiempo (aproximadamente, seis meses) y, por ende, el sondeo lo comienzan en cualquier momento del año. Ahora, por ejemplo, hay movimiento en todos los segmentos, desde las casas chicas hasta las más importantes."
 

La compra de estas propiedades es una tendencia que crece 


Tanto Kaba como Oppel aportan una visión interesante y sostienen que paulatinamente se comenzó a vivir en los barrios cerrados un regreso hacia la ciudad, en el cual las casas se muestran en el centro de la demanda de los potenciales compradores.
"Poco a poco, algunas familias que residían en countries vuelven cansadas de los viajes desde el trabajo hacia sus hogares. Si bien al principio estos recorridos no solían ser un problema, con el tiempo terminaron por ser molestos", afirma Kaba.
Además de apoyar la compra de la casa en la reducción de los gastos comunes y de las expensas, los que se deciden suelen sustentar su determinación en la búsqueda de un mejor estilo de vida. "Los matrimonios jóvenes con chicos pequeños son los que optan por las casas urgidos por la necesidad de ofrecerles a sus hijos espacios verdes y superficies más amplias que les permitan mejorar el estándar de vida con respecto a lo que ofrecen los departamentos. En la actualidad, lo más buscado son las casas de dos o tres dormitorios, jardín y garaje", dice Risso.
Los brokers coinciden en que a pesar de no existir un valor para este tipo de propiedades, el precio -en general- sufrió un leve incremento con relación al año último. "Aunque el valor está en íntima relación con la zona, se podría decir que ninguna casa con jardín, bien ubicada -no importa tanto el estado en que se encuentre-, logra bajar los 300.000 dólares. Hay que pensar en 400 dólares el m2 de terreno más el valor del m2 construido, el cual varía según el estado y la calidad", explica Oppel.
A pesar de que cada zona determina el valor de la propiedad existen propuestas para cada bolsillo. "Por ejemplo, en Caballito, las casas más accesibles se pueden encontrar a unos 120.000 dólares", comenta Kaba.
Carlos J. Puente, de la inmobiliaria homónima, sostiene: "En Villa Urquiza, Parque Chas, Parque Saavedra, Coghlan o Villa Pueyrredón -donde prevalece el cielo abierto- el perfil de los precios se encuentra entre los 150.000 y los 200.000 dólares".
Y agrega Cancel: "Palermo Chico y Barrio Parque es una zona muy acotada, y los valores de las casas ABC1 o premium están dados por la escasez de la oferta, la orientación, el jardín y la calidad de construcción. Algo similar sucede con el Bajo Belgrano o Belgrano Chico. En el resto de los barrios los precios de las casas son regidos por el valor de los terrenos y éstos, por el factor de ocupación total (FOT) permitido".
Los brokers coinciden en que para aquellos que no logran alcanzar una casa tradicional con terreno propio, los dúplex, tríplex y los proyectos multifamiliares de dos o tres niveles con jardín, quincho y pileta -fenómeno que se había puesto de moda en la década del 70, según Cancel- terminan por convertirse en una tentadora opción, a partir de los 1100 dólares el metro cuadrado.
Los referentes del sector coinciden en que esta tendencia aún está lejos de alcanzar su techo y que, por ende, continuará en crecimiento.


Según los inmobiliarios, la gente regresa a los barrios 


Crear un nuevo espacio: hacia el sur

Fernando Cancel, de Kantai, ofrece una visión diferente sobre el tema de las casas. "La ciudad de Buenos Aires tiene en la zona sur un espacio ideal para la instalación de este tipo de propiedades. Este sector, entre los que se destacan Barracas y La Boca -dos barrios que hace tiempo prometen experimentar una explosión-, se presenta como propicio para la instalación de casas. Allí, el GCBA debería solucionar un tema básico: la inseguridad. Superado este obstáculo nada impediría la creación de un barrio de casas de grandes superficies y con espacios verdes a pocos minutos del centro porteño."
Y concluye: "En la actualidad mucha gente que busca tranquilidad se ve obligada a mudarse a departamentos".

Leandro Murciego,10 de febrero de 2007
Publicado en La Nación

Indice de Novedades