Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top

Inversiones a la carta

Este rubro es uno de los impulsores del mercado. Desde 2004, sólo en Capital, se abrieron 2500 negocios
 

El reposicionamiento de la economía logró que el segmento de los locales comerciales sea uno de los de mejor recuperación, lo cual ha despertado el interés de los inversores por el negocio gastronómico.
Así, entre 2003 y 2004 comenzó la reactivación que a esta altura no tiene freno y produjo una fuerte absorción de espacios para restaurantes, pizzerías o bares. Un dato que revela esta expansión: entre 2004 y la actualidad, sólo en la Capital se abrieron más de 2500 negocios.
Pero los desarrolladores e inmobiliarios sostienen que la evolución de este segmento ha cambiado dado que ya no hay tantos espacios libres en las zonas top o en los denominados polos gastronómicos. De modo que la tendencia marca ahora el desembarco de inversiones de esta índole en distintos barrios, hasta ahora ajenos al fenómeno. Rafael Pereira Aragón, inmobiliario y a su vez desarrollador de varios emprendimientos, comenta: "El rubro gastronómico se mantiene muy bien y se siguen inaugurando negocios del rubro en los distintos puntos de la Capital."
Una de las problemáticas que afronta esta tipología de inmuebles es que los precios subieron mucho para alquilar como para la venta. Estos valores muy elevados dificultan la decisión final, ya que el negocio gastronómico requiere fuertes inversiones para montar todo, desde los muebles hasta el equipamiento de la cocina y la contratación del personal, entre otros gastos.
Como consecuencia de esta perspectiva de aumentos constantes por la escasa oferta en los principales focos comerciales, propietarios e inquilinos junto con los inmobiliarios tiene que firmar una cláusula que compense la suba de los valores durante la vigencia del contrato vinculada, por ejemplo, con la cotización del café u otro insumo para equilibrar el ajuste del alquiler.
"También hay que tener en cuenta el costo de la inflación que hace variar mucho los precios. Hasta ahora a la mayoría le pareció razonable este tipo de ajuste", agrega Pereira Aragón.


Hacia los barrios

Al estar ocupados la mayoría de los espacios en las zonas gastronómicas como Puerto Madero, Palermo Hollywood, Las Cañitas, entre otros puntos, los inmobiliarios afirman que ahora la búsqueda se orienta a otros barrios.
"Esto sucede porque la gente necesita servicios cerca de la casa y también apuestan por una salida cercana. Otro factor clave para garantizar cierto éxito en el negocio -bares, pizzerías o restaurantes- es que tengan cocheras o un espacio para estacionamiento, ya que el cliente se moviliza con preferencia en su auto por la inseguridad." Según Tomás Dianda, broker del área retail de L. J. Ramos Brokers Inmobiliarios, uno de los ejes que puede crecer en relación con el sector gastronómico para este año y el próximo es el denominado Palermo Queen, en el límite con Villa Crespo.
"Calles como Aráoz, Gurruchaga, Aguirre y Loyola -que en la actualidad concentran varias marcas de indumentaria así como también más edificios de vivienda- también convocarán al sector de servicios y seguramente llegarán los locales gastronómicos. Justamente en esta área, los espacios para venta no bajan de los 500 dólares el m2 y para alquilar, en 40 pesos por m2 por locales de 150 metros cuadrados que aún se consiguen", amplía Dianda.
En los últimos tiempos Rafael Pereira Aragón junto con otros socios reabrió Selquet, una esquina emblemática en la intersección de la avenida Figueroa Alcorta y La Pampa.
Es un lugar de 2300 metros cuadrados que funciona todo el día y donde poco a poco se suman los clientes que se deleitan con el café o los platos de comida.
Muy cerca de esta esquina también próximamente se reciclará el restaurante La Tranquera, pero todavía se están evaluando las modificaciones que se realizarán allí.
 

Selquet fue reacondicionado en la esquina de Figueroa Alcorta y La Pampa

En el ámbito de los negocios gastronómicos -teniendo en cuenta todos los detalles desde el costo del local, las refacciones hasta el equipamiento para que pueda funcionar adecuadamente-, el promedio de la inversión es de 1000 dólares por metro cuadrado.
Uno de los restaurantes que se amplió en lo que va del año es 1816. Recientemente inauguró otra casa en el barrio de Belgrano, en Federico Lacroze y 11 de Septiembre.
Este nuevo local tiene una capacidad de 170 cubiertos (distribuidos en el interior y el exterior del restó), en una superficie total de 300 metros cuadrados.
En esta apertura se invirtieron 200.000 dólares, aproximadamente. "En esto se incluye todo lo referido al acondicionamiento del espacio en general y la cocina en particular. Si bien 1816 está pensado para un público masivo, nuestra comida es de alta calidad. Para eso invertimos no sólo en materias primas de primera, sino también en herramientas y tecnología que nos permitan brindar lo mejor a nuestros clientes y, a su vez, cuidar nuestra estética", dice Javier Cainzos, socio director de 1816.
En cuanto al tiempo del contrato de alquiler, la mayoría trata de acordarlo a largo plazo (10 años), como una manera de tener tiempo suficiente para recuperar la inversión y obtener una rentabilidad. "Elegimos lugares porteños bien tradicionales, en barrios característicos de la Capital y que tengan una considerable densidad de población. Esto se tuvo en cuenta en 1816, además de rescatar y enaltecer la cocina tradicional argentina, pero a su vez actualizarla", concluye Cainzos.


Un relevamiento indica números satisfactorios


La expansión del rubro de locales gastronómicos no se vincula sólo con la creciente presencia de turistas en la ciudad. Tanto operadores inmobiliarios como desarrolladores sostienen que el crecimiento está más ligado con el mayor poder adquisitivo de la población para concurrir a restaurantes o pizzerías.
Un relevamiento del Centro de Estudios para el Desarrollo Económico Metropolitano (Cedem) indica que la actividad está entre los principales generadores de ocupación de locales.
El informe precisa que en el último trimestre de 2006 se evaluaron 31 ejes comerciales y el primer lugar corresponde al rubro de ropa de vestir y textiles, que representa el 26,5% de las aperturas con 1551 casas; el segundo es la venta de muebles y artículos para el hogar y la oficina, con el 8,1%, seguido por la venta de calzado, cuero, marroquinería, paraguas y afines, con el 7,4%; mientras que restaurantes, bares, cafés y casas de comida registró el 6,5%, con 381 nuevos negocios sólo en diciembre último.
Otro eje que analizó últimamente el Cedem es el de Colegiales, que comprende la avenida Federico Lacroze entre las calles Conesa y Villanueva y la avenida Cabildo, entre Aguilar y Maure.
En cuanto a los rubros comerciales predominantes en esta zona se observa que los tres principales son: ropa de vestir y artículos textiles para el hogar (con el 15,2%), venta de alimentos y bebidas (10,2%), y restaurantes, bares, cafés y casas de comida (8,6 por ciento).
La zona analizada se encuentra cerca de Las Cañitas y Palermo, observándose en las calles vecinas al eje Colegiales locales de gastronomía y de diseño similares a los comercios de
Palermo Hollywood. Este fenómeno responde al alto precio de los alquileres en Palermo, lo cual hace posible el derrame de algunos comercios hacia Colegiales.

Cocina clásica y actualizada entre las propuestas


Hacia otros puntos

Este avance no parece detenerse. Incluso el interior surge como otra alternativa para el desarrollo de nuevos proyectos.
Pero en este caso la expansión del rubro está ligada con la visita de los extranjeros que se suman a los turistas argentinos. Prueba de eso son las refacciones en numerosos restaurantes y hoteles de San Martín de los Andes, Mendoza y Salta, entre otros centros urbanos provinciales.

José Luis Cieri, 2 de abril de 2007
Publicado en La Nación

Indice de Novedades