Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top

El mercado local, sin riesgos

Los operadores minimizan el efecto del temblor bursátil español por la caída de una compañía de Real Estate, aunque admiten un suave ajuste de los precios
 

En Buenos Aires, el ritmo del sector se mantiene


El sostenido crecimiento por años del Real Estate en España ha dado en más de una oportunidad lugar a planteos acerca de hasta cuándo se mantendrá esa bonanza, que llegó por cierto después de tiempos de crisis y estancamiento del sector. Pero la fuerte expansión y la euforia con inversiones millonarias en euros abrió las puertas a la industria de la construcción y al crédito hipotecario en uno de los mejores momentos de su historia tanto en el área residencial, el plato fuerte, como el comercial.
Aunque algunos especialistas españoles el año último sugerían la posibilidad de que esa plaza ingresara en una meseta -sin ningún hecho que lo ocasionara, sino por los ciclos propios de todo mercado-, la noticia en estos días de una empresa vinculada con el sector que perdió ganancias en la Bolsa sembró, como ocurre siempre, fuerte preocupación sobre el efecto rebote o lo que algunos llaman el fin de la burbuja inmobiliaria.
"Hasta el momento todo parece indicar que los valores no se han modificado. Lo que sucedió es una fuerte caída de una empresa desarrolladora, y en definitiva siempre que esto ocurre en el mercado bursátil produce temor y desconfianza", interpreta José Azpiroz Costa, de Bullrich. Aunque de todos modos hay que comprender que el hecho es reciente y que cualquier impacto en el sector inmobiliario no sucede en forma inmediata como en otros más volátiles. ¿Pero cómo puede afectar esta situación en nuestro país?
"Tal vez -explica Mario Gómez, de Toribio Achaval-, en el futuro lo que podría suceder es que si los inversores-desarrolladores españoles consideran que por la saturación de ese mercado es más beneficioso colocar dinero en otros países tal vez vean la Argentina como una buena alternativa." Al margen de este hecho en particular, es cierto que los ladrillos se mantienen firmes, pero que los valores a veces se incrementan por una cuestión especulativa. En el caso de España habrá que esperar cómo evoluciona en los días sucesivos.
Acerca de cuál es el escenario en Buenos Aires, Horacio Mieres, de Mieres Propiedades, explica: "Nuestro mercado también tiene sus ciclos. Ahora, por más que se hable de crecimiento económico se nota una diferencia con relación a cómo estábamos en 2005. El escenario es otro, el comportamiento está más pausado, en parte porque siempre un año electoral siembra dudas, además de las que plantea la nueva normativa tributaria". Con respecto a la famosa burbuja inmobiliaria, Mario Gómez analiza: "Estamos tan acostumbrados a esa expresión que ya nadie discute sobre su existencia, cuando en realidad tendríamos que pensar qué quiere decir. El concepto económico de burbuja se refiere a un crecimiento injustificado de una determinada variable económica, en particular, del valor de una acción. En los mercados bursátiles este concepto se usa de forma extensiva cuando un cierto valor se infla por encima de lo que debería (no tiene un respaldo de beneficios esperados). Entonces el precio de las viviendas crece porque hubo una demanda acorde con la que se absorbe. Luego, si la suba de precios tiene una clara justificación, ¿por qué hablar de burbuja?
En el mercado inmobiliario existen ciclos de largo plazo y los precios siguen el comportamiento de la economía en su conjunto. Por lo tanto, cuando la economía evidencia signos de menor crecimiento es dable esperar una desaceleración progresiva de los precios de los inmuebles. Lo que significa que en un determinado momento no subirán tanto como hasta ahora, y que puntualmente podrían incluso bajar".
Por su parte, el arquitecto Fernando Burone, especialista en emprendimientos inmobiliarios, considera: "Una buena parte de la oferta actual está orientada al mercado extranjero. Es importante pensar en concretar alianzas permanentes con empresas o brokers del exterior para comercializar nuestro mercado fuera del país. De modo que alguien que quiera adquirir una propiedad fuera de la Argentina encuentre accesible esa oferta a través de esas empresas". Al margen del crecimiento de ese sólido segmento de Real Estate, Burone comenta que hay también una demanda que hoy concreta operaciones por montos más accesibles, de buenas viviendas usadas en barrios como Caballito, Villa Urquiza, Almagro o Colegiales.

Adriana B. Anzillotti, 28 de abril de 2007
Publicado en La Nación

Indice de Novedades