Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top

Pausa tras el pico de marzo

Las operaciones se concentran en unidades chicas, en un rango de 50.000 a 70.000 dólares y en buenas ubicaciones
 
Pone titulo

Mientras la demanda se muestra sostenida en departamentos chicos y bien ubicados, en un rango de inversión en el orden de los 50.000/70.000 dólares, la anotación de las escrituras muestra cierta desaceleración de la actividad.
Durante abril último se anotaron 6595 actos notariales en el Registro de la Propiedad Inmueble en comparación con los 7100 del mes anterior.
También desde el Colegio de Escribanos de la Capital, que informa sobre los actos de compraventa realizados por notarios de esta jusrisdicción, se indica que fueron 4453 sobre los 6111 que se anotaron el mes anterior. En abril, el monto de las operaciones totalizó 875 millones de pesos.
Si bien las respuestas de los operadores no son del todo coincidentes, se considera que la suma de precios altos, una semana menos en abril por un fin de semana largo y la mayor presión de la AFIP demoraron algunas decisiones.
"El movimiento es normal para la época, pero más tranquilo como producto de los mayores requisitos para construir y de la presión de la AFIP que enfrió algunos ánimos", opina Carlos Sotelo, presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina.
Explica, además, que este amesetamiento de la actividad es provocado por una demora en la toma de decisiones ya que el criterio selectivo de la demanda es mayor. "La mayoría de los inversores ya cubrió sus expectativas y se encuentran a la espera de los nuevos proyectos. Es una simple consecuencia de la ley de oferta y demanda: la primera es abundante y la segunda ahora se toma su tiempo."
Agrega que en esta ecuación lo único que falta es el crédito para la clase media y clase media baja.
Para Jorge Toselli, titular de JT Inmobiliaria, "lo que más cuesta vender son los departamentos arriba de los 100.000 dólares. Como siempre, las unidades más chicas, entre 50.000 y 70.000 dólares conforman la mayoría de las operaciones actuales".
También coincide en que hay un amesetamiento en la actividad, que pareció comenzar a remontar el último fin de semana. "La AFIP sigue provocando no pocas dudas. Hay que considerar simplemente un dato: con un departamento de dos ambientes y un auto, ya hay que pagar bienes personales." Toselli considera que el mercado seguirá en los niveles actuales hasta después de las vacaciones de invierno.
Claudio Mazur, en tanto, comenta que la firma lanzó en preventa un edificio en Riobamba y M. T. de Alvear. "Tuvimos más que colmadas las expectativas, con operaciones que promediaron los 1600 dólares el m2. Estamos sorprendidos por la reacción de la demanda."
Agrega que las perspectivas son buenas. "Muchos de los que compran son productores agropecuarios que se deciden por la buena renta del ladrillo, frente a la falta de otras opciones de inversión."
Coincide en que las nuevas normas de la AFIP causaron un primer impacto, "que luego se fue amortiguando".
En tanto, los permisos de construcción presentados en la ciudad siguieron su crecimiento. En marzo se presentaron 185 por 347.896 m2, en comparación con los 157 de febrero por 264.639 m2. Corresponde a un total de 2544 viviendas, sobre todo en los barrios de Coghlan, Saavedra, Villa Pueyrredón y Villa Urquiza, que totalizaron 40 permisos.
Se nota el efecto derrame desde el tradicional eje norte, producido por desarrolladores que buscan terrenos de menores cotizaciones para mejorar la rentabilidad de las futuras construcciones.
Palermo, con 18 permisos, fue el barrio más buscado.

R. G., 2 de junio de 2007
Publicado en La Nación

Indice de Novedades