Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top

Para disfrutar todo el año

Las casas de estilo o modernas, rodeadas de parques e insertas en zonas residenciales, son parte de un mercado que, con sus altibajos, atrae a una demanda que también incluye a los extranjeros, que eligen San Telmo y San Cristóbal
 

Hasta no hace mucho, el mercado de casas era considerado temporal y se abría con la llegada de la primavera, época entonces considerada ideal para la búsqueda de este tipo de inmuebles. Según los brokers, hoy ya no es así.
"El mercado se ha vuelto atemporal, la gente sabe que la búsqueda de una casa puede llevarle un buen tiempo, alrededor de seis meses y por ende, el sondeo lo comienza en cualquier momento del año. Este año, hasta aquí, fue muy movido respecto de las casas y se espera buena actividad para lo que resta del año", asegura Hernán Oppel, director de Oppel SA, experto en uno de los barrios residenciales más tradicionales de la ciudad, Belgrano.
Por su parte, Miguel Risso, titular de M. Risso SRL, explica que en Villa Devoto, otro de los barrios porteños que todavía conserva un elegante sector residencial, "a comienzo del año hubo un movimiento de compra-venta positivo y hoy atravesamos una meseta. Creo que hay expectativas asociadas con las elecciones y mucha gente prefiere esperar para tomar decisiones".
Héctor D´Odorico, responsable de Héctor D´Odorico Negocios Inmobiliarios, especialista en el área de Caballito y Flores, aporta otro enfoque: "El mercado de casas no tiene la agilidad que mostraba años atrás".
En apariencia, tres versiones diferentes que no lo son tanto. Ninguno de los consultados pondría en duda que ciertos cambios en las costumbres han incidido en el mercado de casas. "Hace ya un par de décadas que ciertas familias eligieron vivir de lunes a viernes en un piso en Capital y los fines de semana en una casa en el country. Después de 2000, algunas optaron por instalarse definitivamente en la casa que antes era para el tiempo libre y ahora, que empiezan a retornar a la ciudad, muchos buscan edificios con amenities que, en cierto modo, ofrecen ventajas que en otro tiempo eran privativas de las las casas y suponen mayor seguridad", asegura D´Odorico.
Así y todo, difícilmente un vecino de Belgrano R renunciaría al placer de vivir en una de sus casonas, reunirse con amigos en cualquiera de los barcitos y pubs con aire genuinamente irlandés que rodean la plaza Castelli, o caminar a la sombra de sus árboles centenarios. En definitiva, como insiste Hernán Oppel: "Belgrano R tiene todo y su gente defiende un estilo de vida distinto del de cualquier otro sector de la ciudad. Quienes buscan casas en la zona valoran tanto las tradiciones como el confort de la modernidad; son personas que disfrutan su tiempo de ocio y prefieren no perderlo en largos traslados. Aquí hay verde, silencio, seguridad, sin necesidad de viajar horas para ir y venir del trabajo, o llevar a los chicos al colegio".
Algo parecido a lo que ocurre en ese retazo de Caballito que se conoce como el Barrio Inglés, de calles adoquinadas, con casonas Tudor que aún muestran escudos heráldicos en inconfundibles vitraux y el nombre de sus arquitectos grabado en las fachadas. Allí, lo mismo que en Belgrano R, el código de edificación asegura al comprador de una casa que ningún edificio de propiedad horizontal amenazará su tranquilidad, le quitará luz natural a su vivienda o perturbará su intimidad. "En estos sectores, el factor de ocupación de la tierra es bajo y no rinde como para tentar a los inversores. En otras zonas, en cambio, la piqueta de los constructores no deja casa en pie. Lo que vale es la tierra y los inmuebles se demuelen para levantar, en su lugar, torres de departamentos. Por eso, muchas casas se cotizan en valores altísimos que desalientan a quienes pretenden comprarlas como viviendas unifamiliares", esclarece D´Odorico.
"De todos modos -aporta Risso-, en las zonas residenciales la oferta es escasa y los precios se mantienen porque la demanda sigue siendo superior a lo que aparece en venta."
Como las casas son productos únicos, para tasarlas correctamente se necesita un estudio exhaustivo del lugar donde están emplazadas y de las características del inmueble. Sería poco serio estimar su costo en virtud de los metros cuadrados, algo factible en la propiedad horizontal. Sin embargo, los entrevistados coinciden en que, en cualquiera de las zonas mencionadas, es casi imposible encontrar una casa por menos de 300.000 dólares.
"Las casas, como el resto de los inmuebles, están manteniendo sus valores. Los precios no se han incrementado ni bajan. En los sectores premium, eso reactiva el mercado y en otros favorece la elasticidad de los precios", afirma Risso.
En definitiva, sea cual fuere la estación del año, con más o menos movimiento según los barrios, las buenas casas siempre serán el objetivo de aquellos que no están dispuestos a resignar espacio, verde y privacidad.

Grandes casas y plazas a mano, un buen complemento, como en Devoto



Preferencias por San Telmo y San Cristóbal


En San Telmo y San Cristóbal el mercado de casas se ha activado gracias a la demanda del público extranjero. Algunos europeos, enterados de que una buena parte de ese sector ha sido declarado monumento histórico, se muestran interesados en adquirir propiedades en la zona. Buscan inmuebles de estilo, sin importarles demasiado ni el estado ni el valor, ya que el cambio los favorece. Dicen los que saben que muchos de los nuevos compradores son holandeses, y entre ellos, una de las grandes amigas de Máxima.
"El de casas no es un mercado muy común para la renta. Hay muy poca oferta de casas en alquiler", informa Oppel. Sin embargo, Risso considera: "En la medida que los tiempos de venta de una casa sigan estirándose, la oferta y la demanda de alquileres será ascendente". En Belgrano R, una casa, de 2 dormitorios, patio, cocina, office, baño, toilette y jardín al frente, se alquila en 2500 pesos. Un chalet relativamente moderno, con gran recepción, 4 dormitorios, playroom, garaje y patio, en 3000 dólares. Según comenta Miguel Risso sobre otras áreas de la ciudad, en Recoleta y Barrio Norte prácticamente no quedan casas y en Palermo han pasado casi con exclusividad a usos comerciales.


Venta
  • Belgrano R. Superí y Avenida de los Incas. Living comedor, escritorio, 4 dormitorios (suite), 3 baños y toilette, playroom, comedor diario, parque, pileta, quincho y garaje. US$ 460.000
  • Belgrano R. Tronador y Juramento. 3 dormitorios, estar, living y comedor, quincho con parrilla, terraza, 3 baños y toilette, cocina comedor, cochera para 2 autos cubierta. US$ 250.000
  • Caballito. Riglos 500. 5 ambientes, con dependencias. Valor: US$ 980.000
  • Incas y Heredia. Living comedor en desnivel, hogar, 4 dormitorios, escritorio, dependencias, parque, pileta, jardín de invierno, quincho, garaje para dos auto. US$ 980.000

Paula Gómez, 29 de septiembre de 2007
Publicado en La Nación

Indice de Novedades