Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top
Entrevista al empresario Armando Pepe. «Los bancos no pueden regalar plata», dijo

"Sin seguridad jurídica no habrá más crédito"

Armando Pepe dice que la demanda sigue sostenida en el sector, pero que desde junio del año pasado los valores están amesetados.

 
Pese a que el sector inmobiliario siempre reclamó mejores condiciones crediticias, Armando Pepe, fundador de la Cámara Inmobiliaria, considera que el problema no son las tasas de interés sino la falta de seguridad jurídica. La suspensión permanente de los remates judiciales es un factor que impide que el sector financiero sea un activo participante del desarrollo inmobiliario, asegura. Por otra parte, señaló que desde 2001, prácticamente no se construyeron nuevos edificios para alquiler de oficinas. Asimismo, el empresario señala que cambió la tendencia: ahora las empresas buscan volver a instalarse en el micro y macrocentro. 
Los que siguen son los aspectos más salientes del reportaje que otorgó a este diario.


Periodista: El Presidente estableció medidas para que se bajen las tasas de interés, ¿cuál es su opinión?

Armando Pepe: Hay un tema previo fundamental: el sector no tiene seguridad jurídica. Me refiero a que si otorga un préstamo hipotecario y el tomador no paga, no existe ninguna seguridad de que se pueda rematar la hipoteca. En la provincia de Buenos Aires hay 480.000 casos de remate que vienen siendo suspendidos desde 2002. Como cada dos años hay elecciones, siempre aparece algún diputado que presenta un proyecto de prórroga. Con este escenario, ¿quién puede prestar dinero?
Antiguamente, en la década del 80, cuando los bancos no daban crédito, las empresas constructoras financiaban hasta 120 meses, pero hoy no lo pueden hacer porque no existe la seguridad jurídica en el país. También esto frena los préstamos que otorgan los privados. Otro aspecto es que los grandes inversores que tienen sus dineros en el exterior dicen: si el presidente de la Argentina tiene sus capitales en el exterior y no los trae, ¿por qué yo voy a traer los míos?

P.: Con el nuevo gobierno que asuma en diciembre, ¿cree que el tema jurídico se modificará?

A.P.: No lo sé, es lo que esperamos todos y venimos reclamando en forma constante al presidente Kirchner desde los sectores privados, las cámaras inmobiliarias, los colegios de escribanos...

P.: ¿Qué respuesta obtuvieron?

A.P.: Ninguna. Y, respecto del reto presidencial a los bancos, o a los supermercados, nos reta como si fuéramos chicos en el colegio, pero después de los retos, no sé si los resultados son efectivos. Le quiero aclarar que yo he sido uno de los que siempre han criticado a los bancos por no dar créditos y no ser más flexibles, pero los bancos no pueden regalar plata.


Seguridad


P.: El escenario del sector inmobiliario se mantendrá estable, aún sin crédito bancario; ¿por qué la gente busca invertir en propiedades?

A.P.: La única seguridad que tenemos los argentinos es invertir en inmuebles, en un terreno, en ladrillos, en lo que sea. Cuando la gente puso la plata en los bancos, se la robó el Estado; si la puso en cajas de seguridad, se la robaron los boqueteros, y todos los días vemos que matan a gente en su casa para robarle dinero.

P.: Informes sectoriales señalan que se están construyendo unos 30.000 metros cuadrados de oficinas. ¿Considera que esta cifra es suficiente para abastecer la demanda?

A.P.: No, para nada. La demanda es muy importante y desde el año 2001 que prácticamente no se construyen edificios para oficinas en la Capital. Actualmente existe muy poca oferta y mucha demanda, no sólo de empresas nacionales sino también de extranjeras. Por ejemplo, hay dos o tres cadenas de televisión muy importantes que están buscando inmuebles para instalar sus estudios en Buenos Aires.

P.: ¿Qué zonas buscan este tipo de empresas?

A.P.: El microcentro o Palermo Hollywood.

P.: ¿Qué pasó con el boom de las empresas por irse lejos de la Capital e instalarse en lugares como Pilar?

A.P.: El boom de trasladar las oficinas a Pilar sirvió cuando mucha gente optó por vivir en esa zona. Incluso los desarrolladores pensaron que la demanda iba a seguir sostenida pero, sin embargo, se planchó. La razón es que mucha gente que se fue a vivir a los barrios privados está volviendo a la Capital.

P.: ¿Hay un retorno de las empresas al centro?

A.P.: Totalmente, incluso al microcentro. Numerosas empresas que se instalaron en lugares como Belgrano, Pilar, Olivos, Vicente López, están volviendo. Esto está generando que muchos edificios del microcentro se estén reciclando y convirtiendo en edificios de última generación, y le aclaro que están totalmente ocupados.

P.: ¿Usted diría que las empresas tienen como límite Olivos?

A.P.: Hasta ahí es el límite. Existe una demanda muy importante en el micro y macrocentro, y no hay oficinas para ofrecer. Salvo algunos pocos casos (ver recuadro), no hay nuevos edificios que estén en marcha.

P.: ¿Qué pasa con la zona sur -los barrios de Barracas, Parque Patricios?

A.P.: Los desarrolladores dudan de invertir en estos barrios por la falta de seguridad y problemas de infraestructura. No obstante, la semana pasada se vendió el edificio de Alpargatas sobre la avenida Patricios con 40.000 m² de construcción, donde se hará un desarrollo de viviendas, oficinas y minishopping. No descarto que en algún tiempo esta zona mejore, y sin duda, ofrecería muchas posibilidades para los desarrolladores.

Preferencia

P.: ¿Por qué razón las empresas prefieren alquilar?

A.P.: Todas las empresas alquilan por una cuestión impositiva. El alquiler representa un gasto que es deducible del Impuesto a las Ganancias. En cambio, si el inmueble es propio, no solamente debe pagar más Ganancias, sino también el Impuesto a Bienes Personales. La otra ventaja, como lamentablemente lo vivimos durante la crisis, se presenta cuando las empresas deciden irse del país, en este caso, simplemente cancelan sus contratos, mientras que vender un activo es más complicado.

P.: ¿Hay demanda de inmueblespara fábricas?

A.P.:
No demasiada. Sí hay demanda de grandes predios para empresas de logística, pero los galpones existentes en oferta no son buenos y no hay nuevos desarrollos de este tipo de infraestructura.

P.: ¿Observa cierta desaceleración en su sector?

A.P.: No, la demanda sigue siendo sostenida, aunque desde junio del año pasado los valores están amesetados.

P.: ¿Usted cree que debería haber incentivos fiscales para la construcción?

A.P.: Totalmente. Sin incentivos fiscales es difícil desarrollar una zona, como por ejemplo, el sur de la Capital. Le cuento un caso. En Miami, hace tiempo, la zona del downtown era tierra de nadie, es más, no se podía transitar por la noche. El alcalde decidió dar incentivos para aquellos que reciclaran edificios, consistentes en la exención de impuestos municipales por cinco años, y también incentivó a los menores de 40 años para que compraran inmuebles en esa zona premiándolos con el pago de los intereses de las hipotecas, también durante cinco años. Esta iniciativa la propuse varias veces al Gobierno de la Ciudad, pero nunca pasó nada.

P.: ¿Ha mantenido conversaciones con la gente de Mauricio Macri?

A.P.: Sí, con el arquitecto Chain, quien creo estará a cargo del área de Planeamiento, pero estas conversaciones no son de ahora, sino de hace varios años. El viene trabajando en un nuevo código de planeamiento urbano y también para revitalizar la zona sur.

P.: ¿Han tomado en cuentalas sugerencias del sector inmobiliario?

A.P.: Creo que sí, vamos a ver si las ponen en práctica.

P.: ¿Cuál es la situación del mercado de locales? A.P.: No hay locales, acabamos de hacer una operación de un supermercado que alquiló un estacionamiento pues justamente no hay oferta en este rubro.

Liliana Franco, 31 de octubre de 2007
Publicado en Ambito Financiero

Indice de Novedades