Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top

Los extranjeros, demanda creciente

El porcentaje de los que invierten en la Argentina varía según los operadores y los proyectos que comercializan. Los barrios elegidos, Recoleta, Puerto Madero y Palermo; el rango de valores se calcula entre los 1800 y 4000 dólares
 

Ante los ojos del mundo, la Argentina está considerada como un país europeo en América latina, y la ciudad de Buenos Aires, su capital, como una de las metrópolis más atractivas del planeta. Los extranjeros cada vez que pisan esta ciudad quedan encantados con la gente, el estilo de vida. Pero además, si hacen cuentas, también se sienten atraidos por la relación del cambio peso a dólar, y peso a euro más aún.
La ecuación se acerca a la perfección cuando además de precios interesantes a la hora de invertir pueden elegir en cotizados barrios como Recoleta, Puerto Madero o Palermo, emprendimientos con todos los servicios modernos o coquetas propiedades de estilo. Empujados por todas estas variantes y por valores muy tentadores en el nivel internacional, son cada vez más los extranjeros que compran propiedades en Buenos Aires y otros lugares de la Argentina como, por ejemplo, la Patagonia. Frente a cotizaciones que llegan a 12.000 dólares por metro cuadrado o más en Nueva York y 18.000 en Londres, Buenos Aires queda muy lejos, con valores que en esos segmentos rondan los 3000 dólares y en algunos casos alcanzan los 5500. Puerto Madero, el más nuevo de los barrios porteños, es uno de los iconos de las inversiones extranjeras, ya que allí entre un 20 y un 30 por ciento de las ventas de las mejores unidades en los emprendimientos más exclusivos se destina a compradores procedentes de países como España, Estados Unidos, Francia y algunos latinoamericanos: México, Brasil y Venezuela.
Nicolás Arana Parera, de la firma homónima, sostiene: "Los extranjeros buscan lo que les resulta atractivo para renta. Sucede que hay una muy buena aceptación de los proyectos argentinos en el exterior. La gente se anima a colocar su dinero en un proyecto diferencial y de calidad. La inversión promedio de los extranjeros ronda entre 350 y 450.000 dólares, aunque hay mayores montos. También invierten muchos argentinos residentes en el exterior".
"A nosotros -agrega- nos representa un 20 por ciento de las operaciones. Los extranjeros en general buscan unidades de tres dormitorios con dependencias; lo adquieren para luego alquilar y así obtienen un beneficio muy superior al que tendrían en Europa. Les encanta Buenos Aires, también porque tiene aire europeo a diferencia del resto de las capitales latinoamericanas. Recientemente tuvimos una compra en el edificio de Torres del Yacht de un español que adquirió como inversión un departamento de 63 m2 a 200.000 dólares."
Los nuevos proyectos de Madero los consume un público ABC1, de alto poder adquisitivo; eligen propuestas consideradas paradigmáticas, como el caso de Mulieris y Renoir, que exigieron inversiones de entre 80 y 50 millones de dólares, y son muy requeridos por gente del exterior. Así lo confirma Martín Rodríguez Etcheto, Proyect Manager de Mulieris: "El 30 por ciento de los compradores, que a su vez representan el 37 por ciento de la inversión, son extranjeros que compran los departamentos más caros. La mayoría son españoles, aunque ahora se está viendo un movimiento de latinoamericanos, llegados de Brasil y Paraguay, que se entusiasman con el edificio ya avanzado. Casi todos adquieren una unidad, pero si compraran una estándar hubiesen adquirido cuatro". Informa que los dos penthouse de ese edificio se vendieron a extranjeros a 5500 dólares el m2. "En Mulieris -continúa-, la inversión promedio oscila entre 600.000 y un millón de dólares. A todos les atrae la renta anual, que puede llegar al 7 por ciento, cuando en Europa no alcanza al 3. Lo alquilan en forma temporal y cuando vienen al país tienen su lugar, su refugio. Saben que se trata de un proyecto diferente a todo y que lo pueden vender sin problemas en el momento que quieran. Todos los que compraron tienen alguna relación con la Argentina. En el caso de los alemanes, por ejemplo, es para inversión. Compran también los argentinos que viven afuera y en algún momento planean regresar. Ahora apuntamos a los que están radicados en Miami." El desarrollador Issel Kiperszmid, presidente de Dypsa y mentor del emprendimiento Torres Renoir, con valores del m2 promedio de 4000 dólares, en el Dique 3, explica: "Nosotros tenemos una oficina de venta en Madrid, otra en Barcelona, y agentes en Londres y Estados Unidos. Hay que tener un contacto directo y un vínculo permanente con el comprador extranjero. Ahora seguimos vendiendo a un ritmo razonable. Renoir está muy bien posicionado en el exterior, más de un 60 por ciento de las unidades se vendió a gente de afuera, en su mayoría europeos, españoles, italianos, alemanes, ingleses y chinos. Lo compran para alquilar, o como tercera o cuarta vivienda. También la Patagonia es un destino en el que se invierte mucho desde el exterior. Es un mercado que exige una presencia permanente, brindar seguridad y garantía para adecuar la forma de venta a extranjeros".
Recoleta es otro de los lugares mejor posicionados ante la mirada extranjera. Tomás Montoreano, de la inmobiliaria FAM, subraya: "El que compra es muy concreto; nosotros hicimos operaciones con españoles y norteamericanos, que quedan fascinados con el circuito de Recoleta, los edificios de estilo, una calidad similar de construcción en París o Madrid. Buscan propiedades como un pied à terre y pagan entre 1500 y 3000 dólares el m2 cuando en sus países abonan entre 12 y 15.000 euros. Los norteamericanos prefieren las torres con amenities. Invierten desde 200.000 dólares hasta un millón". Los operadores aseguran que, junto con el precio, otro factor que torna más atractivo al mercado inmobiliario local es la seguridad. Puede parecer extraño a los porteños, pero para muchos extranjeros Buenos Aires se mantiene como una ciudad segura lejos de los grandes conflictos internacionales. Fernando Cancel, director de Kantai, admite: "Entre un 20 y un 30 por ciento de extranjeros compran en el mercado inmobiliario argentino. Son turistas que vienen recomendados, que tienen gente de confianza en el país que les sugiere invertir aquí. En Recoleta o Barrio Norte compran viviendas de entre 100 y 200 m2, por montos que oscilan entre 300 y 400.000 dólares. Un 10 por ciento de las operaciones las concretamos con gente de otros países".


Atractivo del peso con relación al euro

Julián Martínez, español, dueño de una empresa de programación y marketing, adquirió un departamento en la zona de Tribunales. "Compré cuando aún estaba el corralito financiero, en plena crisis y lo que me decidió fue el precio; los extranjeros compramos porque la relación peso-euro nos es muy conveniente."
Lo mismo ocurre con Jordi Castello, que invirtió en una casa en Palermo. "El Real Estate es toda una oportunidad si lo comparamos con Europa, más con un dólar devaluado frente al euro."
La empresa FDI se dedica al gerenciamiento de patrimonios de empresas e individuos, entre ellos inversores que compran inmuebles en la Argentina. Mariano Sardáns, su presidente, explica que asesoran a varias inmobiliarias: "Manejamos un promedio de 35 operaciones semanales", refiere Sardáns. Respecto del volumen de las operaciones, el promedio hasta mediados de 2007 era de 180.000 dólares, mientras que actualmente se ha incrementado a 225.000. Los clientes provienen mayormente de Estados Unidos, un 62%; siguiéndoles Europa como bloque, con un 35%. Respecto de este último se atendieron a residentes de Inglaterra, Francia, Italia, Irlanda, Suiza, Suecia, España y Alemania.

Juan Fernández Mugica, 8 de diciembre de 2007
Publicado en La Nación

Indice de Novedades