Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top

MERCADO
Mayor cautela en la demanda

Las búsquedas se concentran en unidades chicas como una especie de commoditie que asegure una renta futura  

La propiedad, una opción en tiempos de crisis


Los operadores coinciden en que la demanda de propiedades se concentra hoy en el primer escalón inmobiliario, es decir, en inmuebles de uno a tres ambientes, y admiten que la complicación en estos últimos días de la crisis con el campo y su incidencia en la economía sumó un factor de incertidumbre que provocó cierta retracción en las búsquedas.
Pero el tema político no es el único que inquieta a los operadores. La percepción de una inflación que no decae, que incide sobre los costos de construcción y el poder adquisitivo de los salarios, y la obligatoriedad de la inscripción en el Código de Transferencia de Inmuebles (COTI) cuando la venta supera los 300.000 pesos, sumaron también algunos puntos críticos.
Sin embargo, los valores de venta en buenas ubicaciones continúan en los niveles de los últimos meses, sin evidenciar un retroceso, salvo el que se registra durante el clásico regateo entre el primer valor de oferta y el que propone el comprador, alrededor de un 8 o 10% menos.
Lo que se diluye en este contexto es la posibilidad de obtener créditos bancarios por sumas que alcancen para comprar, por lo que se mantiene el interés por los fideicomisos que proponen la compra desde el pozo, es decir, desde antes de que se inicie la construcción, como una manera de autofinanciarse mientras dura la obra.
¿Qué es lo que explica que los valores se sostengan, aun con una demanda menor? "La gente no quiere colocar sus ahorros en el banco y entonces sigue en la búsqueda de propiedades, que les dan mejores garantías", dice Miguel Altgelt.
Admite que la demanda disminuyó. "Hay menos compradores, pero también menos departamentos buenos en venta. Se produce, además, una situación que en los últimos años no se daba tanto: cuando se visita un departamento, generalmente está ocupado por el dueño. Quiere decir que el que sale a vender es porque necesita comprar tanto para agrandarse como para achicarse."
Altgelt cree que los valores seguirán en el nivel actual. "Salvo que se produzca alguna alteración en la cotización del dólar. En lo inmediato, no creo que suban ni que bajen porque es un mercado en el que una operación está encadenada con otra. El propietario dice: Vendo si puedo comprar, con lo cual una cotización se condiciona con la otra."
Jorge D Odorico, por su parte, coincide en que los teléfonos suenan menos. "Pero se realizan operaciones con las unidades que están correctamente tasadas. Con esta situación política, el público se mantiene expectante y busca unidades chicas muy bien ubicadas como una especie de commoditie, que será fácil de comercializar en cualquier momento."
Asegura que en buenos lugares de Palermo, las cotizaciones actuales parten de los 1500 dólares el metro cuadrado, como el primer escalón. "También son buscadas las unidades nuevas, con algún amenitie, especiales para obtener una renta."
Agrega que el segmento donde se da la mayor actividad es el que está entre 70.000 y 90.000 dólares. "Nos están faltando departamentos chicos y buenos, que es lo que más se busca en esta época de incertidumbre, como un reaseguro para el futuro."
Alejandra Covello dice que si bien a principios de la semana hubo una sensación de enfriamiento, "la gente siguió refugiándose en los ladrillos. Hay operaciones en todos los fideicomisos, que le permiten al comprador hacerlo en cuotas, algo especialmente atractivo para el pequeño ahorrista, que compra un departamento nuevo con el nivel de pago mensual que, en otra época, hubiera pagado en un banco por una unidad usada". Para la empresaria, si bien el movimiento es menor, se mantiene en niveles interesantes en las dos puntas, es decir, en las unidades chicas y en las más grandes, con amenities. "En este contexto creemos que los terrenos para construir edificios no seguirán subiendo más allá de donde están actualmente, porque la inflación cambió el escenario y complicó los costos de construcción."
Explica que, en toda la zona cercana a la avenida Dorrego, los costos de incidencia de los terrenos no superan los 400 o 500 dólares por metro cuadrado. "Más arriba se complican los emprendimientos porque habrá que vender a más de 2000 dólares el metro cuadrado, con lo que se achica el segmento de potenciales clientes."
Un relevamiento de los valores realizado entre reconocidas firmas de plaza permite verificar que actualmente en departamentos usados es difícil encontrar cotizaciones por debajo de los 1000 dólares el m2, y en nuevos por debajo de los 1300.
En todos los casos, el principal factor diferencial es la ubicación.

R. G., 31 de mayo de 2008
Publicado en La Nación

Indice de Novedades