Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top

Incertidumbre al finalizar el semestre

El efecto campo desaceleró la actividad; las operaciones de hasta 100.000 dólares, las más frecuentes  


Está por finalizar el primer semestre del año, que comenzó con un ritmo esperable, pero que se fue desacelerando, con una demanda selectiva, que en muchos casos adquiere propiedades como refugio de inversión. Jorge Toselli, presidente de JT Inmobiliaria aporta su análisis: "Un balance de este primer semestre permite concluir que la actividad inmobiliaria estuvo, como nunca, regida por la política y la economía. El año comenzó de manera atípica; en enero y febrero hubo un ritmo de ventas inusitado por el período estival. La clave estuvo en el último trimestre de 2007, signado por dos elecciones, la de jefe de Gobierno Porteño y la presidencial. Esto determinó que vendedores y compradores se mantuvieran expectantes y postergaran sus operaciones hasta conocer con qué programas asumirían los ganadores de las elecciones. Ese retraso determinó el avance en el verano. En marzo amagó con ser la continuidad y hasta con elevar los niveles de venta. Pero el decreto del 11 de marzo impactó en nuestra actividad y se desaceleró el ritmo del mercado; es obvio que el campo influye en forma directa en el mercado inmobiliario, aun comprando unidades de uno y dos dormitorios". Toselli agrega: "Paralelamente, la implementación del COTI generó más dudas, rechazos y apatías, que determinaron la exclusión de muchos vendedores, con lo cual la oferta se hizo cada vez más escasa. La inestabilidad influyó también en los alquileres, hizo retroceder a los oferentes y generó una meseta muy pronunciada". Según el operador, "los últimos tres meses no hicieron más que acentuar la tendencia, los números continuaron en baja, tanto en ventas como en locaciones. Es preocupante que haya pocas propiedades en oferta, con niveles de precios elevados y escasa respuesta de la demanda. Esto se presenta en todos los subrubros del mercado: ventas, alquileres, locales en venta y alquiler, terrenos, casas". Agrega: "Hoy por hoy las negociaciones se han tornado más duras; los créditos más caros, y el humor social, más tenso y susceptible. Las operaciones se tornaron más difíciles, antes firmar un boleto de compra tardaba una semana como promedio, hoy ese plazo se extendió hasta casi 15 días, lo que causa un desgaste muy marcado en todas las partes involucradas. ¿Qué puede esperarse para el segundo semestre? Todo dependerá de la solución de los conflictos sociales, políticos y económicos, y sobre todo de la vuelta de la confianza y el buen ánimo, claves para proyectar cualquier cambio de vivienda. La experiencia dicta que será un poco más activo el segundo período que el actual".
Para Carlos Puente, de la firma homónima, "la concreta sensación de angustia y preocupación que vivimos los argentinos se refleja por estos días en el silencio de los teléfonos. El mercado de hasta 100.000 dólares todavía mantiene cierto ritmo de concreciones, pero cuando se habla de valores importantes las operaciones quedaron ad referéndum de la soja y de la crisis. No obstante, los días difíciles que atravesamos y con la esperanza de una solución definitiva y en paz a la crisis, la sensación a futuro del ladrillo está enmarcada por el optimismo."
Mario Gómez, director de Toribio Achával, analiza la situación actual: "El mercado se ha desacelerado, pero no se detuvo. La demanda es selectiva y el movimiento se registra en operaciones de menos de 100.000 dólares. Es que la gente no sabe dónde colocar el dinero y no tiene muchas alternativas. Es un segmento dificil de poder acceder a otras inversiones. En un rango de entre 20.000/50.000 dólares se vuelca a lotes en un barrio cerrado, y entre 50/100.000 dólares, a un departamento". Admite el operador que "muchos compran para renta; no es gente que tenga mucho dinero, pero suma a fin de mes el producto de una locación. Quita incentivo incluso el hecho de que se puedan gravar las rentas financieras (por ejemplo, en un plazo fijo), con lo cual dejará esa opción de ser atractiva. El mercado inmobiliario entonces se mantiene vigente como una opción de respaldo. Lo que sucede ahora es que la gente tiene pocas expectativas y muchas dudas".

21 de junio de 2008
Publicado en La Nación

Indice de Novedades