Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top

Una solución cada vez más necesaria

Los operadores observan con preocupación la muy dilatada crisis con el campo porque le resta sustento a la toma de decisiones, especialmente cuando se involucran montos importantes  


Los operadores observan con preocupación la muy dilatada crisis con el campo porque le resta sustento a la toma de decisiones, especialmente cuando se involucran montos importantes.
Coinciden, sin embargo, en que los inmuebles chicos se cotizan en los mismos valores que hace un par de meses, y se han convertido, como siempre en circunstancias similares de incertidumbre, en un refugio entre 50.000 y 90.000 dólares.
Uno de los desarrolladores definía el momento actual de esta manera: "Hoy faltan compradores genuinos y los que actúan en el mercado son ahorristas".
Este segmento de clientes, el de los ahorristas, que no confía demasiado en las instituciones financieras ni en un dólar que pierde terreno frente a la inflación local, hace su contraoferta con la intención de asegurar sus ahorros con ladrillos
Hasta abril las estadísticas siguen una curva positiva que se inició en enero último y que anticipaba una temporada favorable. Hoy, los testimonios de los operadores dan cuenta de una menor cantidad de operaciones, y casi todas muy disputadas por varias razones. En primer lugar, quien vende se hace firme en su cotización porque en casi todos los casos tiene a la vez que comprar. Y el que compra, también tiene que vender para alcanzar su nueva vivienda. En el medio de esta cadena se establece una brecha entre las posibilidades de uno y otro que es difícil superar.
Dentro de los departamentos usados, se da algún margen de contraoferta para iniciar las negociaciones, pero los nuevos están muy acotados por los elevados precios de los terrenos y el crecimiento en el costo de los insumos que se requirieron para la construcción, a lo que habrá que sumar la rentabilidad de los inversores, que esperaron varios meses la culminación de la obra.
Según el Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires, se anotaron en abril 6040 escrituras (fueron 4577 en marzo) por un total de algo más de 1600 millones de pesos. Si se toma el promedio se establece un monto que ronda los 88.000 dólares, algo mayor, aunque no mucho, que los promedios de los meses anteriores. Quiere decir que la demanda presiona sobre los departamentos chicos, aunque el nivel de precios los hace prácticamente inalcanzables para la clase media, aun con los exiguos créditos actuales.
Todos saben, que la financiación será una asignatura pendiente hasta que al menos comience a vislumbrarse una solución a la crisis que afecta a un amplio sector de la producción agraria argentina.

Rafael Giménez , 28 de junio de 2008
Publicado en La Nación

Indice de Novedades