Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top

Un gasto difícil de controlar
Las expensas con subas que inquietan


Con costos de mantenimiento y reparaciones en alza, más la incidencia del sueldo de los encargados, el desafío de los consorcistas para el año próximo será cómo acotar los gastos sin afectar el cuidado y la seguridad del edificio  

"Todo debe salir del bolsillo de los copropietarios. Los consorcios no son empresas, no fabrican producto alguno, no generan ganancias", explica Alicia Giménez, vicepresidente de la Unión Consorcistas de la República Argentina (UCRA), al ser consultada sobre un comportamiento en las expensas que muchos califican de ingobernable.
"El aumento -continúa Giménez- se disparó en abril pasado con los incrementos en sueldos y cargas sociales del personal de encargados, y desde entonces no ha cesado. Fue del 19,50% sobre los básicos; incluyo un 25% para adicionales, retiro de residuos, por ejemplo, y un 173% en el rubro antigüedad. Pero la cosa no terminó ahí", asegura.
Y otro entrevistado, Osvaldo Loisi, presidente de la Fundación Liga del Consorcista, redondea la idea. "No terminó ahí, porque además del impacto significativo de los últimos aumentos de sueldos y cargas sociales del personal de encargados, algunos ítems sufrieron curiosas alteraciones al hacer los cálculos. El rubro antigüedad dejó de ser una suma fija y se estima en un 2% del salario del ayudante permanente sin vivienda. El sistema incide, proporcionalmente, en el cálculo de horas extras, vacaciones y aguinaldo."


Reparaciones

Enrique Abatti, presidente de la Cámara de Propietarios de la República Argentina, agrega que los aumentos otorgados a trabajadores de otros gremios produjeron también una suba en el monto de los abonos por mantenimiento y en el costo de las reparaciones.
"Al comenzar el año la incidencia de las expensas en el presupuesto familiar oscilaba entre un 5 y un 10% y ahora alcanza hasta el 15%. Muchos abonos son obligatorios según la reglamentación: ascensores, limpieza de tanques de agua y análisis del agua, recarga y verificación de matafuegos, mantenimiento de caldera y termotanques, seguros. Y no se pueden desconocer los aumentos de los materiales y artículos de limpieza. Aunque los índices del Indec los desconozcan, en los últimos seis meses la inflación arreció y eso colaboró en que las expensas hayan subido exponencialmente."
¿Cuál es ese aumento? "Según nuestras estimaciones, en el curso de este año las expensas han aumentado un 80%", acota Loisi.
La cifra asombra y el entrevistado lo advierte, pero insiste. "Hemos hecho un estudio comparativo y arrojó ese resultado, el incremento alcanza hasta el 80%. Aunque haya quien pueda discutir tal número, nadie duda de que para ciertos sectores las expensas se han transformando en una suerte de espada de Damocles. Por ejemplo, para muchos jubilados.


Desequilibrios

Abatti explica: "No todos los consorcistas tienen remuneraciones reguladas por paritarias, como los encargados (ver recuadro). Basta pensar en los haberes de jubilados y pensionados que han ido por un camino muy diferente del de la inflación. Las expensas provocan un gran desequilibrio en la economía de la gente mayor. Algunos no pueden hacer frente a este pago y se arriesgan a que rematen sus viviendas".
"A pesar de los esfuerzos de los consorcistas, la morosidad crece mes a mes. No es fácil establecer el número concreto de morosos. Salvo que la deuda se lleve a Tribunales, esos datos difícilmente trascienden el ámbito de cada edificio. Además, en la práctica, un gran número de deudores suele negociar con la administración de su consorcio distintas formas de pago y tratan de regularizar su situación", explica Loisi.
Por otra parte, frente a los incrementos, comienzan los recortes presupuestarios. "Eso significa que, como ocurre en cualquier casa de familia, cuando los gastos son excesivos, el único camino que queda es reunirse y encarar un estricto control en la gestión administrativa del edificio, imponiendo las normas de transparencia y medidas de austeridad que el caso requiera. A veces hay que suprimir horas extras, o fijar topes en los servicios de luz, gas o teléfono que se proporcionan al personal, y establecer un número determinado de voltios o de pulsos.
"En casos extremos, se despide al personal que resulta demasiado oneroso, alquilando o vendiendo eventualmente la unidad de portería, para lo que se requiere la decisión unánime de los propietarios expresada en asamblea. Expensas demasiado altas constituyen un serio problema para el valor de la propiedad, cuando el propietario necesite alquilar o vender su unidad", explica Loisi.
El cuadro de situación trazado por los entrevistados no permite albergar demasiadas esperanzas para los próximos meses.
"Qué pasará en 2009 parece ser la pregunta del millón. Tal vez el enfriamiento de la economía haga que los precios de ciertos servicios y materiales se contengan. Pero, por el momento, lo mejor es tomar todos los recaudos: tratar de bajar los gastos sin que eso afecte notoriamente el estado del edificio, ésa es la única manera en que el propietario-consorcista puede hoy protegerse", concluye Loisi.


Paritarias

Hace ya mucho tiempo que las organizaciones que agrupan a los consorcistas reclaman ser parte de las paritarias en que se juegan muchos de los intereses de los propietarios e inquilinos de viviendas en propiedad horizontal. Al respecto, Enrique Abatti, expresó: "El Ministerio de Trabajo hace oídos sordos a este pedido y nosotros calificamos a esa paritarias de espurias. Porque los propietarios y los inquilinos son los que pagan los sueldos y cargas de los trabajadores de los edificios y ninguno de nosotros está representado cuando se discuten los Convenios. Sólo se acepta a los administradores que no son más que mandatarios de los propietarios"

Paula Gómez , 8 de noviembre de 2008
Publicado en La Nación

Indice de Novedades