Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top

Se afianzan los parques industriales


A pesar de que la crisis demora decisiones, los parques industriales tienen buen ritmo de consultas

Acceso al Parque Cañuelas, lanzado este año sobre 100 hectáreas

No se puede excluir el movimiento de los parques industriales de la crisis internacional o incluso de la desaceleración de la economía local. Aun así hay que rescatar que al menos hasta septiembre último el panorama ha sido positivo. "A partir de entonces notamos una lentitud en la toma de decisiones por parte de las empresas que están en la búsqueda de plantas industriales para comprar o alquilar. El efecto de la crisis mundial ha comenzado a impactar en nuestro país, por lo que vemos un futuro incierto para los próximos meses; a eso se suman las expectativas creadas por el Gobierno en relación con los créditos blandos para las pymes, venta de automotores, por ejemplo, que hasta la fecha no se han implementado", dice Ricardo Costa Chiappe, de la división industrias de L. J. Ramos Brokers Inmobiliarios.
Otro aspecto complicado que observa Costa Chiappe se relaciona con la instalación de empresas en los parques industriales. "Hay que considerar que los que están fuera de los parques enfrentan el problema de la falta de provisión de energía eléctrica y gas industrial", aclara.
Mariano Tenaglia, de TyT Corporate, inmobiliaria que junto con Cadema comercializan el Parque Industrial Campana, comenta: "Cumplimos satisfactoriamente los objetivos de 2008, y tenemos tres proyectos muy avanzados para que se radiquen empresas en el primer trimestre próximo. Seguimos con muchas consultas, lo que marca una tendencia firme de búsqueda en parques, ya sea para relocalizaciones o nuevas unidades de compañías ya existentes", agrega.
Este parque, ubicado en el kilómetro 70 de la ruta nacional 9, de 130 hectáreas, posee 49 lotes de entre 10.000 y 70.000 m2. Los valores actuales de los terrenos, a partir de 27 dólares el metro cuadrado.
Operan las fábricas y compañías, que ocupan naves para logística. Por ejemplo, Megatone (con su centro de distribución), Sigdopack, Granix, Madergold y Erc Latinoamérica.
Para Guillermo González, de la inmobiliaria Santiago González, el panorama de la zona oeste, igual que el resto del Gran Buenos Aires, está transformando las zonas industriales preexistentes y desarrollando proyectos para albergarlas dentro de un marco más seguro y sustentable en el tiempo.
"Los proyectos de parques que comercializamos están en una situación privilegiada por la ubicación geográfica, en una franja donde el flete que se paga es accesible. Esto permite al inversor de estos proyectos ampliar la posibilidad de tenerlos siempre arrendados", agrega.
Dentro de la zona oeste el proyecto más importante es el del Parque Industrial del Buen Ayre-Moreno, que se desarrolla en 38 hectáreas y que podrá albergar a 31 empresas, con una superficie promedio de lote de 8500 m2. "Está muy bien ubicado, en el Acceso Oeste y Camino del Buen Ayre, con una amplia infraestructura de servicios. En cuanto a los valores, todavía no se inició la preventa, pero están registradas 22 empresas en lista de espera, para tomar su espacio en el momento oportuno", cuenta González.
Los valores de venta de tierra en el proyecto del Parque Industrial Morón rondan los US$ 220 el m2, y para galpones, en el caso de Cantábrica (Haedo), de US$ 500 a 550 el m2.
Entre los lanzamientos de 2008 hay que mencionar el Parque Industrial Cañuelas, en la ruta 6, a tres kilómetros de esa ciudad y a 65 de la Capital, que se desarrolla sobre 100 hectáreas.
La superficie total para comercializar (descontando calles, banda forestal y espacios comunes) es de 778.000 m2 (casi 80 hectáreas).
Tendrá 162 terrenos de 3000 a 10.000 m2, pero en la primera etapa se comercializan 80 a un valor promedio de US$ 32 el metro cuadrado.
"El mercado está sostenido. Si bien ha decaído el nivel de operaciones, nos sorprende la cantidad de consultas telefónicas y las visitas de empresarios que han elegido radicarse en un parque industrial", dice Carmelo Matrogiovanni, titular de Impacto Operaciones Inmobiliarias, la comercializadora.
En el parque ya se construyó la primera nave, que operará un depósito. Otras empresas se encuentran en la etapa de movimiento de suelo y planos de obra.

Vista aérea del Parque Industrial Campana



Desarrollos desde el Norte hacia el Sudoeste

Esta tipología de inmuebles se multiplica en los distintos puntos de la provincia de Buenos Aires.
Uno de los ejemplos es el Parque Logístico Industrial Zárate (PLIZ), sobre 120 hectáreas, ubicado a 5000 metros del km 91 de la ruta nacional 9.
Posee 78 parcelas, de 10.000 a 50.000 m2, y los valores actuales del m2 de los terrenos se calculan desde 18 dólares.
La crisis internacional afectó decisiones en acuerdos de fin de temporada. "Tres proyectos que estaban muy avanzados quedaron para 2009. Pero seguimos con consultas y hay empresas interesadas en radicarse en nuestro parque, ya que muchos prefieren estar en un mismo sitio para compartir gastos y operar juntos", comenta Oscar Crespo (h.), gerenciador del PLIZ.
Hasta ahora ya confiaron en el lugar una autopartista brasileña, dos logísticas, una química y una fábrica de pisos de madera.
También en 2008 se presentó el Parque Industrial La Matanza, de 255 hectáreas, ubicado a la altura del kilómetro 42,5 de la ruta nacional 3.
Hasta ahora y en poco tiempo de lanzamiento ya se comercializó el 65 por ciento de los lotes, desde 3000 hasta 7000 m2. El valor promedio es de 35 dólares el m2. Actualmente trabaja un depósito y están en construcción otras plantas. En cuanto a los rubros que motorizan las búsquedas, además de las industrias hay interés en las compañías de logística.
Sobre el futuro habla Carmelo Mastrogiovanni, titular de Impacto, inmobiliaria que lo comercializa:
"Lo vemos positivo, porque el primer paso de una inversión es comprar el terreno, y en ese caso existen amplias facilidades para poder llegar con un buen valor de venta, y en el mediano plazo se agilizará el proyecto de inversión, instalación y relocalización de la empresa, lo que podría ocurrir en un período de entre dos y cuatro años, ya que en ese tiempo la situación económica debería estar normalizada".

José Luis Cieri, 29 de diciembre de 2008
Publicado en La Nación

Indice de Novedades