Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top

Mercado
Más locales a la espera


Los alquileres muy altos y una marcada retracción en el consumo transforman el paisaje porteño, donde ahora se multiplican los carteles de liquidaciones por cierre y de espacios en alquiler

No hay duda de que hay más locales vacíos que antes. Basta recorrer las principales arterias de la ciudad para darse cuenta de ello. La causa es fácil de desentrañar. En los últimos meses, dos azotes para el comercio -el incremento de los valores locativos y la baja en el consumo- se han unido para limitar la rentabilidad de muchos de estos espacios que deciden cerrar sus puertas o buscar otro tipo de locaciones sobre arterias secundarias, de menor superficie y menor valor.
La consecuencia es un aumento de espacios desocupados, especialmente en avenidas como Corrientes, Santa Fe, Córdoba y Las Heras. En algunos casos se trata de locales tradicionales, como el caso de Exedra, una confitería de grandes dimensiones que, abierta las 24 horas, iluminaba en la noche la hoy oscura esquina de Córdoba y Carlos Pellegrini.
Al explicar este fenómeno, Martín Boquete, director comercial de Toribio Achával SA, comenta que hoy se notan dos tipos de propietarios: el que prefiere esperar y el que opta por bajar el precio para mantener ocupado sus locales. "Esta diferencia de actitud -observa- es lo que hace que el mercado se esté moviendo, ya que los inquilinos que no logran mejoras en los alquileres que están pagando buscan mudarse y encontrar propietarios mas flexibles."
Según Boquete. hay que destacar el hecho de que "tener un local vacío por tres meses y medio equivale a bajar el precio un 10%". Asimismo, agrega, "las corporaciones que suelen ocupar ciertos espacios de retail no tienen presupuesto para mantener las posiciones actuales y están buscando ajustar lo que pagan de alquileres".
A su juicio, esta situación hará reposicionar a muchas marcas: "quien sepa ver la oportunidad mejorará su situación competitiva".
Por su parte, Fernando Ledo, de Inmobiliaria Bullrich SA, tiene la impresión de que, a pesar del contexto, no tienden a bajar, sino a subir.

Un aumento en la oferta de espacios comerciales libres



Afirma que entre los que permanecen cerrados los rubros predominantes son textiles sin marca conocida y gastronomía. Respecto de la demanda, refiere que actualmente se busca mucho el módulo de locales de 50 a 70 m2 para el uso gastronómico de alto tránsito, o bien locales ya de mayores superficies (200/350 m2) para obras sociales o entidades bancarias. En estos momentos, Bullrich SA comercializa un inmueble en Figueroa Alcorta y Tagle, 1° y 2° piso, 400 m2, para gastronomía, por 15.000 dólares más IVA, más gastos.
Para Gregorio Berberián, de Inmobiliaria Shenk, "la bonanza de los últimos años había impulsado una gran demanda de locales comerciales, que lamentablemente ha comenzado a desacelerarse desde finales del año pasado. La realidad -indica- es que la baja en la facturación no resiste el incremento de los precios de la locaciones, sumado a ello las excesivas cargas impositivas".
En su opinión, es el rubro textil, el que se ha visto más perjudicado. Según Berberián, la cantidad de locales ociosos impone la búsqueda de un equilibrio en el que ninguna de las partes, locador y locatario, vea perjudicada su posición.
Carlos D´Odorico, de D´Odorico Propiedades, atribuye el aumento de espacios vacíos al hecho de que son muchos los contratos vencidos. "De todos modos -sostiene- se trata de un círculo vicioso: si muchos empiezan a dejar locales la oferta aumenta y si ésta crece la consecuencia es que los precios se adecuan."
No son pocos los locales vacíos comercializados por la firma D´Odorico: uno en Juramento y Conesa, de 45 m2 por 2500 mensuales de alquiler; otro en Gorostiaga y Migueletes, de 60 m2, por un valor de 5000 pesos mensuales. Y otro en Monroe y Balbín, de 60 m2, por 2700 pesos.

Bartolomé Vedia Olivera, 2 de febrero de 2009
Publicado en La Nación

Indice de Novedades