Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top
Las nuevas medidas: los avatares de los consumidores

Vuelve a ser atractiva la inversión en inmuebles

La venta de autos sigue estancada

La costumbre de los abuelos de invertir en ladrillos podría volver a tomar vigor en los próximos días como consecuencia de la pérdida de credibilidad en las inversiones financieras, opinaron empresarios vinculados con el mercado inmobiliario.

"En este momento, por un lado, hay mucho interés de los vendedores por concretar operaciones después de tener las propiedades en venta durante muchísimo tiempo y, por el otro, un interés de los compradores que hasta ahora no veíamos", opinó el arquitecto Alejandro Marolda, titular de Marolda Inmuebles y presidente de Fiabci Argentina, el organismo que nuclea a las cámaras del sector.

"La preocupación por tener los plazos fijos inmovilizados durante 90 días motivó consultas y se está buscando el respaldo del ladrillo, que pese a todas las medidas es seguro", dijo Armando Pepe, titular de la inmobiliaria homónima.
Pepe fue el precursor de una modalidad que están adoptando otras inmobiliarias: alentar a los propietarios para que tomen plazos fijos en parte de pago.

"Hay dos tipos de plazo fijo, transferible o intransferible. Si es transferible, se endosa como un cheque y lo puede cobrar el vendedor a su vencimiento. Si no, se consigna en la escritura el número del plazo fijo que se entrega en parte de pago y se aclara que, a su vencimiento, el tomador recibirá el monto que liquide el banco. De esta manera, ante una eventual devaluación, el vendedor acepta correr los riesgos", explicó.

Según afirma, esta modalidad despertó un mercado dormido: "Hay más interés por propiedades baratas, cocheras y departamentos o terrenos en Punta del Este", dijo.

Gabriel Sorkin, de Sorkin Propiedades, también percibió mayor interés de los compradores: "Recibimos más ofertas que en otro momento, más propuestas concretas. Sin embargo, la gente no quiere comprar a cualquier precio y las ofertas siguen siendo jugadas", dijo.

La incertidumbre sobre el futuro de los depósitos bancarios cambió algunas reglas del mercado. Algunos compradores no están dispuestos a firmar un boleto de compra con anticipación a la escritura, por temor a lo que pudiera ocurrir en ese lapso.

"Lo que se está haciendo es la escritura directamente. Se piden los certificados de dominio e inhibición y en una semana se puede concretar la operación", explicó Gladys Romero Areco, gerente de ventas de Kantai, que agrega: "Aumentaron las consultas, pero todo es muy reciente".

Guillermo Rivanera, vicepresidente de Tizado, también midió sus palabras: "No es una avalancha ni nada parecido. Hay medidas todos los días y la gente está un poco lastimada. Además, las propiedades bajaron entre un 30 y 40 por ciento desde septiembre de 1998. Están en el piso de su valor y no podrían bajar un 30, 40 o 50 por ciento más".

El interés por invertir en ladrillos por el momento no tuvo su correlato en el mercado automotor. "Todavía es muy pronto -opinó Omar Daneri, director comercial de Car One-. No hemos tenido mayor movimiento. El lunes fue pésimo, con una caída del 50 por ciento. Después fue mejorando, pero igual el movimiento está más bajo que antes de los anuncios."

Valeria Burrieza, 8 de diciembre de 2001

Publicado en La Nación

 

Indice de Novedades