Como ser parte de TOP INMOBILIARIO ¡Publicación GRATUITA!
blog top

Expensas, cómo pagarlas

Las nuevas medidas afectan una parte de la demanda; el pago con cheque, según los montos

La realidad de los consorcios no es homogénea proque refleja el segmento social y económico; formas para afrontar la nueva metología

Sobre llovido, mojado, se lamentan en las administraciones de consorcios. A los problemas económicos que sufría la gente y provocaban algunas moras en el pago de las expensas ahora se suman los inconvenientes de tipo financiero, como consecuencia de las nuevas medidas económicas.

"La realidad de los consorcios no es homogénea. Depende del segmento económico y social al que pertenecen los copropietarios, aunque esta crisis es más justa que otras en el sentido que involucra a todos", ironiza Alejandro Marolda, de Marolda Inmuebles.

"El consorcio es el país en chico, con las mismas virtudes y defectos de la Argentina -agrega-. En cada reunión de copropietarios se nota que vivimos en una comunidad muy agredida. Hay que tener en cuenta que el administrador no sólo se encarga de cuestiones económicas, sino también de convivencia. Por todo esto, debemos ser comprensivos ante las dificultades transitorias de los copropietarios."

Medios alternativos

Uno de los modos de enfrentar las dificultades del pago en efectivo es la adhesión a alguna forma de débito automático.

Se busca facilitar la tarea de los propietarios a la hora de pagar

Otra modalidad, hasta hace poco rechazada por muchos administradores, es el uso de cheques de terceros. José Luis Ferrari, de Administración Ferrari, afirma: "Los consorcios eran remisos a aceptarlos, pero ahora se flexibilizaron y están más dispuestos a tomarlos. Se busca el cumplimiento, no tanto la ortodoxia del pago".

Lo insólito es que, a veces, el cheque tiene un valor más alto que el monto por pagar. La gente prefiere dejar la diferencia a cuenta, antes que desprenderse de efectivo.

"Muchos consejos de consorcios que quieren seguir más de cerca los números del administrador iniciaron un proceso de bancarización -agrega-. Obligaron al administrador a abrir una cuenta a nombre del consorcio, para que la gente haga el depósito allí. Algunos lo hacían en efectivo, pero con un cheque hay más control, porque el propietario recibe una constancia adicional."

Según Ferrari, en el 80 por ciento de los consorcios que administran las expensas ya se pagaban por intermedio de bancos.

En estos días, más consultas en las administraciones

Antes de las nuevas medidas, los que abonaban con cheque llegaban a alrededor del 50 o 55 por ciento, sobre todo en los montos que superaban los 150 pesos. "Esto varía mucho según la zona, el edificio y la categoría de los servicios incluidos", explica.

En el segmento de expensas más bajas hubo más morosidad, precisamente porque en estos casos era más frecuente el pago en efectivo.

"En estos momentos, muchos edificios han llegado a un convenio para postergar el pago de expensas hasta el 20."

En varios consorcios, las expensas se incrementaron entre un 18 y un 20 por ciento más, para hacer frente a la baja de ingresos por causa de la morosidad. Una vez más, se puede apreciar aquello del país en chico: los pagadores en término deben hacerse cargo de quienes no cumplen con sus obligaciones.

Otra opción de pago, poco elegida hasta la fecha por los usuarios, es la ahora redescubierta tarjeta de débito, que permite ir a la ventanilla del banco y hacer un transferencia. El cheque cancelatorio tampoco tiene muchos adeptos, a pesar de ser otra posibilidad para los poseedores de cajas de ahorro.

Miguel Garía Muro aporta un dato que parece paradójico: "Hay gente que se ha volcado a pagar en efectivo, porque no tenía cuentas bancarias y todavía no pudo abrirlas. Creo que esto se debe a que todavía queda circulante en la calle, pero es necesario agilizar el sistema para que la gente pueda acceder más fácilmente a los servicios bancarios".

Otro problema que afecta a los consorcios es que los proveedores de servicios, en su mayoría autónomos, sólo pueden sacar 250 pesos por semana, lo que les impide mantener sus estructuras.

García Muro coincide en resaltar el uso de cheque de terceros. "La gente hace malabarismos para cumplir con sus obligaciones. La grilla de deudores no tiene relación con la crisis. También flexibilizamos las fechas de pago. Lo único es que no recibimos bonos Lecop o patacones, porque en la ciudad de Buenos Aires no podemos pagar ningún servicio con ellos."

Los administradores esperan que, con las semanas, amengüen las colas en los bancos y todo vuelva a encauzarse. Mientras las reglas se modifican todos los días, la gente se preocupa por conseguir el medio más cómodo para hacer frente a sus obligaciones.

Fabián Sopher, 22 de diciembre de 2001

Publicado en La Nación

 

Indice de Novedades